fbpx
Otros deportes

Tom Brady hizo lo que solo Tom Brady podía hacer

/ AFP

Tom Brady lo ha vuelto a hacer. Sí, el mismo que en seis meses cumple 44 años y que escogió una franquicia “perdedora”, como Tampa Bay, luego de sus años en New England.

El mariscal de campo disputará su décimo Super Bowl tras imponerse en la Final de Conferencia Nacional comandando a los Buccaneers ante Green Bay Packers por 31-26. Esta será la primera final de la franquicia desde 2002. 

Además, el “Súper Tazón” se jugará en su estadio, algo insólito en la historia de la NFL. Y si le faltara algo a esta historia, Brady y Tampa Bay consiguieron su pase a la final ganando todos los encuentros de playoffs de visitantes. En el camino quedaron Washington, New Orleans de Drew Brees y Green Bay de Aaron Rodgers.

La cita es el 7 de febrero. Los “Bucs” enfrentarán a los Kansas City Chiefs de la joven superestrella Patrick Mahomes. Equipo que viene de ganar la edición LIV del Super Bowl y que derrotó a Buffalo Bills  en la Final de la Conferencia Americana, por marcador de 38 – 24.

Su llegada a Tampa Bay

La leyenda en activo de la NFL finalizó la temporada 2019 – 2020 con una sola certeza. No quería estar más en New England y tampoco ser dirigido por Bill Belichick, histórico entrenador de los Patriots. Es más, ni siquiera el dueño del equipo, Robert Kraft, hizo el intento de convencer a su quarterback de quedarse.

Brady decidió firmar por los Tampa Bay Buccaneers en medio de la pandemia por Covid-19. Esto hizo que conocer el sistema de juego del equipo por reuniones virtuales, al igual que al momento de interactuar con sus nuevos compañeros de equipo. 

En el camino, Brady convenció a su amigo y excompañero de equipo Rob Gronkowski, quien había decidido retirarse luego de ganar su tercer anillo de campeón en el 2019, junto al mariscal de campo y los New England Patriots. 

“Gronk”, como es conocido el ala cerrada, disfrutaba de su retiro siendo superestrella de la WWE. Incluso, llegó a alzar el campeonato 24/7 de la empresa de lucha libre días antes de optar por regresar a los emparrillados junto a Brady.

Por la pandemia, Brady y los Bucs no contaron con juegos de pretemporada, para engranar más el equipo y el sistema. Aun así, con récord de 11 ganados y cinco derrotas, consiguió su pase al juego de comodín de los playoffs

A los 43 años Tom Brady sigue siendo el mejor

A los 43 años no debería nadie estar jugando a un deporte tan físico y propenso al dolor de huesos como el fútbol americano. No es recomendado por especialista ni por exjugadores de la disciplina. 

A esa edad, y más si uno ya es considerado el mejor quarterback de la historia, lo común sería estar retirado, disfrutando el tiempo con su esposa, la popular Gisele Bundchen, y sus hijos. En tal caso, ser analista de televisión de la NFL. Pero, ¿seguir jugando? Muy extraño.

Pero así es Tom Brady. Extraño, pero el mejor quarterback que ha existido, hasta ahora. Nunca fue el más rápido de los jugadores de su posición, tampoco el de más largo alcance y, mucho menos, el de mejor físico. Sin embargo, siempre fue el más rápido de mente, lugar en el que radica todo el juego en sí mismo. 

¿Lo mejor de Brady? Su lectura del juego y su correcta toma de decisión en momentos de apremio. Sin miedo, sin frío”y siempre con los ojos de tigre, así como enseña Rocky Balboa en sus películas.

El mariscal de campo, cuando se retire, dejará una de las mejores enseñanzas de la historia del deporte. De nada sirve ser el más rápido, el de mejor físico o el de más largo alcance en pases si no entiendes el juego.

Acerca del autor

Gerardo Díaz

Soy estudiante de Comunicación Social (UCAB) mención Periodismo. Apasionado del deporte y sus historias. Busco entender el juego, antes que a los números.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.