fbpx
Columnistas

Ondas de Choque Extracorpóreas para espasticidad tras Accidente Cerebrovascular

Recientemente han surgido investigaciones que estudian la eficacia de la aplicación de la Terapia de Ondas de Choque Extracorpóreas.
Archivo Kevy Oropeza

Recientemente han surgido investigaciones que estudian la eficacia de la aplicación de la Terapia de Ondas de Choque Extracorpóreas (TOCE), en el tratamiento de la espasticidad muscular en patologías neurológicas como la parálisis cerebral, la esclerosis múltiple y el ACV. Todo indica que es una terapia segura, no invasiva, indolora y sin complicaciones. 

De igual modo, también se encuentran ciertas estadísticas en el que se analiza el efecto de la TOCE en la espasticidad producida por las lesiones cerebrales. Aunque no se centra en la misma etiología de la espasticidad, comparte muchas de sus características.

Las Ondas de Choque Extracorpóreas (OCE) se definen como una onda acústica caracterizada por picos de alta presión (500bar) que se alcanza en menos de 10 nanosegundos; un corto periodo de latencia de menos de 10mseg y un espectro de frecuencia entre los 16-20Hz1. Durante la fase positiva, las OCE atraviesan los tejidos y pueden desencadenar fenómenos de absorción, reflexión, refracción y transmisión de energía. Esto es denominado efecto directo de las OCE. 

La fase negativa es la causante de los efectos indirectos en el tejido celular. Esta presión negativa interactúa con el líquido de tal forma que las moléculas que lo componen cambian a estado de vapor formándose burbujas. Las burbujas implosionan causando ondas de presión, también llamadas “corrientes de chorro” o “microjets”, que viajan en el líquido a velocidades próximas a las del sonido, que puede chocar con una superficie y producir cambios en ésta. 

Su efecto sobre el tejido produce modificaciones celulares en la membrana, orgánulos e incluso en el núcleo celular. De esta manera, se activan procesos biológicos como: la estimulación del metabolismo; producción de óxido nítrico; colagenogénesis; angiogénesis; liberación de factores de crecimiento; inhibición neuronal selectiva; reclutamiento de células madre osteogénicas e inhibición de moléculas con papel inflamatorio; entre otros. 

Diferencias de las OCE 

Además, las OCE se diferencian en dos tipos: focal y radial. Las OCE de tipo focal, dirigen las ondas generadas hacia un solo punto de actuación. Existe muy poca dispersión de la energía y una gran penetración en los tejidos. Esta focalización de la energía evita daños en tejidos alrededor del foco terapéutico. Para ello, es necesario realizar la técnica mediante guía ecográfica o radiológica. 


Lee también:


En el caso de las OCE de tipo radial, las ondas no son focalizadas y existe una mayor dispersión de la energía y una menor penetración en los tejidos. Los tipos de generadores radiales son electroneumáticos. Estos generan las ondas de choque a través de la aceleración de un proyectil en el interior del dispositivo de tratamiento, transmitiendo la onda radialmente desde la punta del aplicador a la zona objetivo. 

ACV: uno de los principales problemas de la salud pública 

El Accidente Cerebro Vascular (ACV) representa uno de los principales problemas de salud pública en todo el mundo, especialmente en los países industrializados. Los ataques cerebrales son una causa frecuente de hospitalización; primera causa de discapacidad motora, segunda causa de demencia y la tercera causa de mortalidad general. 

Por tanto, es necesaria la investigación en técnicas de tratamiento que sean efectivas a la hora de tratar la sintomatología. En términos de disminución de la capacidad de autonomía del paciente en la realización de las actividades de la vida diaria, uno de los síntomas más importante es la espasticidad.

La espasticidad definida por Lance

En 1980, Lance definió la espasticidad como: “un trastorno motor caracterizado por un aumento del reflejo tónico de estiramiento (tono muscular), con reflejos tendinosos exagerados, debido a una hiperexcitabilidad del reflejo miotático”. Además, las contracturas musculares en la etapa inicial del daño cerebral o de la médula espinal, y la retracción conjunta, en una etapa posterior, favorecen significativamente a esta hipertonía muscular.

Este problema da lugar a un acortamiento de la musculatura que produce una pérdida de sarcómeros, cambios degenerativos en las Uniones Musculotendinosas (UMT) y la acumulación de tejido conectivo y grasa intramuscular. 

Actualmente hay evidencia de que la aplicación de ondas de choque radiales permite la relajación muscular en pacientes espásticos. La terapia de ondas de choque radiales (RSWT®️) es un método eficaz en la relajación de la tensión muscular espástica. Estudios recientes demuestran que la eficacia es igual o mejor que la aplicación de toxina botulínica.  

Les recomiendo la lectura de los siguientes estudios: 

  • Radial extracorporeal shock wave therapy (rESWT) in the treatment of spasticity in cerebral palsy: A randomized, placebo-controlled clinical trial. Xavier, Antonio Morral, Lluís Costa and Miriam Tura
  • Cerebral Palsy Association (ASPACE), Centre Pilot Arcangel Sant Gabriel, Barcelona, Spain.
  • Blanquerna School of Health Science, Universitat Ramon Llull, Barcelona, Spain.

En conclusión, la terapia de Ondas de Choque Extracorpóreas en el tratamiento de la espasticidad en pacientes tras el accidente cerebrovascular es efectiva en la reducción del tono espástico debido a su acción directa sobre la rigidez intrínseca de la musculatura espástica e indirecta sobre la excitabilidad medular. Sin embargo, son necesarios un mayor número de estudios para verificarlo. Como efecto adverso, solo hay constancia de dolor durante su aplicación.

Acerca del autor

Kevy Oropeza

Venezolano. Licenciado en Fisioterapia, egresado del Colegio Universitario de Rehabilitación May Hamilton. Tengo 15 años laborando como fisioterapeuta en el FutVe y actualmente soy el fisioterapeuta de la selección absoluta de Venezuela, la Vinotinto.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.