fbpx
Fútbol

Chapecoense y la convicción de que el fútbol siempre premia

El equipo de Chapecó ascendió a la Serie A de Brasil. / Chapecoense

Cuando se habla de que el fútbol (y todos los deportes) da segundas oportunidades, hay que hacerle caso a esta célebre frase. Pero sobre todas las cosas, hay que tener la convicción de salir adelante, tal y como lo ha hecho el Chapecoense de Brasil en el último lustro.

Tras el terrible acontecimiento que enlutó al club en 2016, su andar ha estado lleno de altibajos. Sin embargo, en este nuevo año las cosas han comenzado a encaminarse logrando no solo el regreso a la Seria A del fútbol de su país, sino también alzando el campeonato de la Serie B por primera vez en la historia.

Esto lo logró el pasado viernes 29 de enero, en un final de infarto. Chapecoense estaba igualado en puntos junto a América MG (70 cada uno). Incluso en cuanto al diferencial de goles, también las cosas estaban parejas.

Pero la victoria del ‘Chape’ por 3-1 (vs Confiança) le dio la ventaja en la tabla de posiciones por un solo gol, pese a la victoria de su perseguidor por 2-1 (vs Avaí). Cabe destacar que ese tanto decisivo fue marcado en la fracción 90 +7 y por la vía del penal. Su autor fue Anselmo Ramón, quien marcó doblete esa noche.

Asimismo, ya habían conseguido asegurar el ascenso algunas jornadas atrás. El mencionado club de Brasil logró sumar 73 puntos, sacándole 12 de diferencia al tercer y cuarto puesto, quienes también subieron a la máxima categoría.

Merecida copa para un sobreviviente del Chapecoense

De la tragedia aérea que vivió el Chapecoense, solamente seis personas sobrevivieron. Entre ellos el zaguero Alan Ruschel, quien se recuperó del accidente y cinco años más tarde, se encargó de alzar el primer trofeo de la Serie B para el club.

Ruschel es uno de los más veteranos de la plantilla actual y tiene un valor simbólico importante para el cuadro verde, tomando en cuenta el contexto que ha tenido. Sobre todo cuando, pese a los inconvenientes, el defensor de 31 años de edad continúa jugando.

De esas seis personas nombradas anteriormente, tres eran futbolistas (Jakson Follmann, Neto y Ruschel). Además dos miembros de la tripulación y un periodista siguen con vida hasta la actualidad.

Sin embargo, el único activo al menos de forma deportiva sigue siendo el defensor y actual capitán del Chapecoense. En su momento sufrió de compresión de la tibia, abdominal y tenía la vértebra 10 fracturada, pero logró recuperarse con los días afortunadamente.

Neto, por su parte, tuvo diferentes fracturas por lo que tuvo que ser operado en varias oportunidades de las extremidades inferiores. Pudo incorporarse al club brasileño hasta su retiro en 2019. Pero el caso de Follmann fue distinto, ya que sufrió la amputación de su pierna derecha.

Brasil, entre tragedias en la última década

Hay momentos que toda persona quisiera olvidar. Aquel 28 de noviembre de 2016 sigue más vigente que nunca en el pueblo de Chapecó, en Santa Catarina de Brasil. 77 personas abordaron un avión, con la intención de hacer historia en la final de la Copa Sudamericana de aquel año, pero no de la manera en que todo culminó.

El vuelo 2933 de la Aerolínea LaMía se convirtió en un infierno cuando no pudo llegar a su destino debido a la falta de combustible y algunos otros errores humanos, que derivaron en una catástrofe.  La aeronave, que había pedido los respectivos permisos para aterrizar de emergencia en el Aeropuerto José María Córdova de Ríonegro (Antioquia), se estrelló en el Cerro Gordo.

Lamentablemente, solo le restaban unos cinco minutos para llegar a su destino provisional. Sin embargo las diferentes fallas en los motores y la falta de comunicación, terminaron complicando la situación. Han sido múltiples las teorías de lo acontecido, pero todo quedará en una triste anécdota, que fue homenajeada por parte de Chapecoense con un título de campeonato.

El incidente dejó seis muertos. / Twittter: @Sala12

Asimismo, en este 2021 sucedió algo similar pero a corta escala que afectó al equipo de Palmas Futebol e Regatas, un equipo chico de la cuarta división de Brasil. El pasado domingo 23 de enero, una avioneta cayó al suelo nuevamente en el momento en que comenzaba a ascender.

El vuelo iba desde la ciudad de las Palmas hasta Goiania. Habían seis personas y todas murieron, entre ellas cuatro futbolistas del club, el presidente y el piloto. Esto volvió a enlutar al pueblo de Brasil y sus fanáticos del fútbol, tras cumplirse recientemente cuatro años del suceso de Chapecoense.

Acerca del autor

Alberto Gardeazabal

Nací en Caracas, Venezuela. Lasallista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Gerente Deportivo FIFA de la Universidad Metropolitana. Con cinco años de experiencia en medios web, periodismo institucional, locución y producción radial.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.