fbpx
Fútbol

Jeffren Suárez, auge y caída de una joya de La Masia

Jeffren Suárez ha tenido una carrera con más bajos que altos / AFP

El 20 de noviembre del 2010 será una fecha difícil de olvidar para los fanáticos del Barcelona y Real Madrid. El clásico de esa fecha tuvo un sabor especial. Una goleada de 5-0 de los catalanes de Guardiola sobre los merengues de Mourinho fue la explicación perfecta de un año perfecto. El quinto gol de ese partido lo marcó un venezolano de nacimiento, Jeffren Suárez.

Jeffen Isaac nació en Ciudad Bolívar un 20 de enero de 1988. Sus ojos vieron la luz en un estado donde desde el suelo brotan las piedras preciosas, listas para ser pulidas. Al año se marchó junto a sus padres a Tenerife en búsqueda de una vida mejor. Eran años turbulentos para Venezuela, pero la migración no era tomada como la primera opción, aunque sí lo fue para los Suárez Bermúdez.

Efrén, su hermano, también jugaba fútbol, pero Jeffren parecía ser el más talentoso. El tiempo le dio la razón. No solo llegó al primer equipo del Barcelona, ganó tres ligas, una Champions, un Mundial de Clubes, una Supercopa de Europa y dos de España; jugó junto a Messi y una lista de estrellas que fueron la base de la España campeona del mundo, pero una década después, aquel prometedor zurdo navega en la mediocridad del fútbol de segunda división de Emiratos Árabes.

Jeffren al momento de ser presentado por el Al Thaid de EAU / Al Thaid

Sí, no solo es la segunda división de los Emiratos, el venezolano firmó recientemente con el Al Thaid. El equipo es colista de su liga y por mucho, solo ha sumado un punto en nueve encuentros y tiene el peor ataque entre sus rivales, al anidar solo cuatro goles y recibir 15.

De esa firma, para empezar, hay dos noticias, una buena y otra mala. La buena es que Jeffren anotó en su primer partido, la mala, que parece más bien peor, es que el equipo perdió por quinta fecha corrida, esta vez ante el Al Urooba.

Cuando Jeffren fue el recambio de las estrellas

Aquel Barcelona del 2010 es inolvidable. Es conocido como el equipo del “sextete” luego de ganar la Copa del Rey, Champions, Supercopa de España y de Europa, además del Mundial de Clubes.

Ese equipo era dirigido por Pep Guardiola y tenía en su plantilla estrellas como Lionel Messi, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Gerard Piqué, Carles Puyol, Sergio Busquet, Javier Mascherano, Víctor Valdés, entre muchos otros.

En Barcelona, el venezolano se codeó con estrellas / AS

Pero dos canteranos pintaban para ir ganando espacios entre ese bosque de pinos altos. Jeffren Suarez y Bojan Krkić. El venezolano ya había debutado con el primer equipo, pero parecía ir abriendo camino entre muchos mediocampistas ofensivos de alta factura.

Ese día del clásico, el hispanovenezolano, aunque solamente español para la fecha, marcó el quinto gol. El resultado dio la vuelta al mundo, pero nadie, ni el mismo Jeffren, se pudo imaginar que sería el último tanto como culé; de ahí en adelante su carrera iría en franco descenso, la parte que produce mayor adrenalina en una montaña rusa.

Su paso por los clubes, donde no se consolidó

El talento nunca le ha faltado. Su pierna zurda, explosividad y agresividad en el uno contra uno ha llamado la atención, si bien no de clubes gigantes, sí de equipos donde pudo reimpulsar su carrera. Hasta ahora, a los 33 años, no lo ha logrado.

Al salir de Barcelona recaló en el Sporting de Lisboa. Allí en dos temporadas jugó 24 partidos, 10 como titular, para anotar solo cinco goles. La falta de protagonismo lo obligó a buscar un nuevo destino y así escogió al Real Valladolid como su hogar.

“Futbolísticamente, pienso que estando aquí voy a mejorar otra vez”, le dijo a la prensa española. También les aseguró que su estadía en Portugal fue “bastante mala”. Y es que los números hablan por sí solos.

Jeffren se perdió 241 días por lesiones. La larga lista de padecimientos incluye problemas musculares, cansancio muscular, lesión de rodilla y problemas de muslo. Demasiados días para un jugador que llegó al equipo portugués como una de las joyas, aún sin pulir, de la cantera más brillante del mundo.

En el Real Valladolid quiso recuperar el nivel, no lo logró / AFP

Luego fue al Real Valladolid y a la liga que ya conocía. Allí se perdió 33 días por una lesión de muslo, pero en dos temporadas solo anotó tres goles. Ese equipo fue el inicio de su periplo por equipos de segunda línea en Europa, que incluyó tres años con el KAS Eupen de Bélgica, Grasshopper de Suiza, AEK Larnaca de Chipre y Slaven Koprivnica de Croacia.

Aunque el equipo croata es cuarto en su liga, el círculo cercano de Jeffren decidió ir al colista de la división de plata de los Emiratos.

Su indecisión con la vinotinto

El tema de la migración y la descendencia venezolana en jugadores de fútbol no es nueva. Ya la selección nacional había tenido jugadores formados en otros países como Massimo Margiotta y Jonay Hernández. Cuando se conoció que el de Ciudad Bolívar despuntaba en la cantera del Barcelona muchos se ilusionaron con su llegada.

De allí se forjó uno de los episodios más largos del anecdotario del fútbol venezolano. El jugador aseguró haberse entrevistado con Richard Páez en Barcelona, pero le pidió un día para pensar su decisión. “Por lo visto, me negó la camiseta y nada más”, declaró en su momento.

Al ser consultado en 2010 por el periodista venezolano de ESPN, Richard Méndez, Jeffren fue tajante. No fue incluido en la lista para la Copa América del 2007 por lo que explicó que aun teniendo la certeza de que España no lo convocaría, no deseaba vestirse de vinotinto. “Por aquel momento que me negaron la camiseta, ya no quiero saber más nada de Venezuela. Y ya está”.

Los partidos con la vinotinto fueron buenos, pero la actualidad en sus clubes no lo ayudó / AFP

Para el 2015, con el KAS Eupen y bien lejos del radar español, Jeffren aceptó sacar sus papeles venezolanos. Se enfundó la vinotinto y debitó en un partido amistoso ante Panamá. Dos años después jugó un par de partidos de Eliminatorias, con buen nivel, y nada más. También desapareció del radar venezolano.

La decisión de acudir a la vinotinto o esperar a España no es cuestionable. Su nivel apuntaba a grandes cosas luego de ser campeón de Europa sub 19 en 2006 y sub 21. Pero las lesiones y la poca continuidad en los clubes en que ha estado lo han llevado de ser valorado en cinco millones en 2012, a 250 mil en 2021; año en el que espera ser el salvador de una Al Thaid que parece una causa perdida, aún en la segunda división de los Emiratos Árabes Unidos.

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.