fbpx
Tenis

Abierto de Australia no perdió el optimismo pese a un contagio

Abierto-Australia-Pandemia
El Abierto de Australia comenzará el 8 de febrero. Foto AFP

Ni siquiera la aparición de un positivo por Covid-19 dentro de la burbuja de Melbourne, el calendario del Abierto de Australia está bajo amenaza. Mucho menos bajo peligro de sufrir una modificación. El torneo arrancará el 8 de febrero como está estipulado, algo que “confía absolutamente” el director de la competencia, Craig Tiley.

Hasta 520 tenistas y otras personas acreditadas en Melbourne para el Abierto de Australia fueron aislados. Se sometieron a una prueba el miércoles, después de que un trabajador de uno de los hoteles en los que se alojan diera positivo por el coronavirus, lo que provocó la cancelación de las actividades programas por el evento.

“Confiamos absolutamente en que el Abierto de Australia (8-21 febrero) seguirá adelante”, afirmó Tiley. “Serán aislados hasta recibir un resultado negativo, y este trabajo será hecho este 4 de febrero”, agregó el primer ministro del Estado de Victoria, Daniel Andrews, durante la rueda de prensa. Igual al comentario de Tiley, el funcionario descartó que sea necesario un aplazamiento de la competencia.

Australia-Tenistas-Cuarentena
Novak Djokovic es uno de los tenistas en cuarentena. Foto AFP

Los resultados de las pruebas PCR se conocen 24 horas después. Por eso, el comité organizador espera que los jugadores puedan volver a disputar el viernes los torneos preparatorios para el primer grande del año, con un programa evidentemente muy cargado, tras no disputarse partidos el jueves.

El sorteo de los cuadros del Abierto de Australia sí se aplazó un día. El torneo, que ya movió tres semanas respecto a sus fechas iniciales, obtuvo luz verde de las autoridades australianas con un protocolo sanitario drástico.

Abierto de Australia tendrá prudencia

Si algo dejaron claro las personas que se encargaron de armar el Abierto de Australia durante la pandemia, es que no se correrá riesgo alguno. Con el protocolo, criticado e incómodo para los jugadores, lo demostraron, pero con la aparición de un positivo dentro de la burbuja, lo volverán a transmitir.

El conjunto de los jugadores y de los acreditados (técnicos, entorno, árbitros…) viajaron a Australia a bordo de una quincena de aviones especialmente fletados por los organizadores a mediados de enero. Además, lo sometieron a una cuarentena estricta de 14 días a su llegada que no todos recibieron de la mejor manera.

Solo cinco horas de salida diarios, estrictamente controlados entre tenis, entrenamiento físico y comida, les fueron autorizadas. Las habitaciones no tenían el espacio suficiente y, en algunos casos, tampoco la salubridad acorde.

El primer Grand Slam del año tendrá público. / Australian Open.

Es parte de una política de Estado que ha dado resultados positivos. Victoria no había conocido ninguna contaminación local desde hacía 28 días. El nuevo caso en el hotel de la organización condujo a las autoridades locales a reforzar inmediatamente las reglas relativas a llevar mascarilla y a limitar reuniones privadas.

El ministro de la Salud del Estado de Victoria, del que Melbourne es la capital, Martin Foley, subrayó sobre las 520 personas en aislamiento que “más vale un exceso de prudencia”, necesaria. “Queremos hacer todo para seguir y gestionar a cualquiera que haya estado en contacto con esta persona”.

En Australia, uno de los países que mejor ha reaccionado ante la pandemia, la vida es casi normal. Es uno de los pocos países que se permite tener público en los eventos deportivos. En el Abierto de Australia se esperan entre 25.000 y 30.000 espectadores.

“Es una situación diferente a lo normal, mucho más triste para todo el mundo. Pero al menos nosotros estamos aquí, tenemos la suerte de jugar. El mundo en su conjunto sufre y no nos podemos quejar”, afirmó Rafael Nadal durante una entrevista con la CNN. “Somos privilegiados, tenemos la suerte de poder continuar haciendo nuestro trabajo”.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.