fbpx
Curiosidades

El fútbol pudo salvar a Bob Marley de la muerte, pero su creencia se impuso

Bob Marley tenía gran amor por el fútbol. / El Universal.

El deporte puede darle grandes beneficios a tu estado físico. También puede alejarte de los vicios y de los malos pasos, sin embargo la historia de Bob Marley con el fútbol es muy particular. Gracias a una lesión que sufrió en el pie durante un partido de fútbol, se dio cuenta que tenía cáncer. Pese al pronto diagnóstico, el Rey del reggae no pudo salvar su vida.

Todo sucedió en el año 1978, según reseña la web española ABC, específicamente el día 26 de junio, cuando el cantante jamaiquino se reunió junto a los músicos de su banda y un grupo de periodistas para disputar un encuentro amistoso en Londres.

Esto parecía una acción habitual en las rutinas de Bob Marley mientras estaba de gira. Pero una mala jugada hizo que el cantante saliera lesionado del pie derecho, específicamente en el dedo pulgar del pie, perdiendo la uña.

Tras intensos dolores, no le quedó más remedio que asistir al médico con la intención de ver qué le pasaba. Todo sin imaginarse que la vida le estaría dando, en esta consulta de emergencia, otra oportunidad para seguir viviendo. El rey del Reggae fue diagnosticado con un melanoma maligno y por ello, fue aconsejado en su momento para amputarle aquel dedo que recibió el pisotón en el partido de fútbol. Pero su religión, es decir el movimiento rastafari, se lo impedía. Por ello continuó con su vida normal.

Bob Marley: un acérrimo hincha del Boys Town FC

Para nadie es un secreto que Bob Marley y el fútbol tenían una relación bastante fuerte. El artista oriundo de Jamaica y quien estaría llegando a sus 76 años de edad este sábado 6 de febrero de 2021, frecuentemente practicaba esta disciplina. Lo hacía como delantero o volante de creación y todo tiene sentido, con la gran imaginación que tenía.

Asimismo, era aficionado del equipo Boys Town FC. Entre las décadas de los 70 y 80, estuvo peleando la competición de Jamaica y esto posiblemente fue lo que atrajo al cantante de reggae. Por otra parte, también seguía al Santos de Brasil. Era simple: admiraba mucho a Pelé y para la época este revolucionó al mundo del deporte, tal y como Bob Marley lo hizo con la música.

Muchos dicen que, de no dedicarse al reggae, hubiese podido ser un gran deportista. Al menos para la historia de su país. Sin embargo la realidad es otra y hoy día, sus mensajes e ideologías son considerados por muchos conocedores como una ley. Sus letras y su forma de vivir la vida, llamaban mucho la atención y esto se repite con el pasar de las décadas.

bob marley
Bob Marley. / Revista Libre Directo.

Del mensaje que dejó el fútbol, a la muerte

Después de ese incidente deportivo, Bob Marley solo le quedaron tres años de vida. Falleció en 1981 producto, entre otras cosas, de la metástasis que tenía en diferentes partes del cuerpo. De igual forma disfrutó cuanto pudo de las cosas que le apasionaban, entre ellos también la marihuana y las mujeres.

El jamaiquino falleció un 11 de mayo. Pero aunque el cáncer no había influido mucho en su vida, fueron dos años después de ese accidente jugando fútbol cuando se le descubrió el avance que había tenido hacia el cerebro, pulmones, hígado y estómago. Todo gracias a un desmayo que sufrió en Nueva York y que lo obligó a visitar nuevamente al médico.

Finalmente, a meses de cumplirse cuarenta años de su desaparición física, siguen quedando muchas dudas sobre la influencia de este personaje en la historia de la humanidad. Desde la música hasta el deporte. Todo queda en supuestos, gracias a su temprana muerte.  

Acerca del autor

Alberto Gardeazabal

Nací en Caracas, Venezuela. Lasallista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Gerente Deportivo FIFA de la Universidad Metropolitana. Con cinco años de experiencia en medios web, periodismo institucional, locución y producción radial.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.