fbpx
Otros deportes

Dion Rich, el hombre que asistió a 35 Super Bowls sin pagar

Dion Rich asistió a 35 Super Bowl sin pagar / Infobae

A los 91 años, Dion Rich vive plácidamente en San Diego. Disfruta de la tranquilidad que le da la pesca y la emoción de las carreras de caballos. También hace obras de caridad para ayudar a los menos favorecidos de su comunidad. Pero no siempre fue así, de joven, disfrutó de la adrenalina que lo llevó a ser un gran estafador, capaz de colarse gratis a 35 Super Bowls sin pagar un dólar.

Sí, la historia se ha repetido antes con otros protagonistas y en otros eventos. Hombres y mujeres que burlan anillos de seguridad para acercarse a personajes famosos. Otros se ven frecuentemente saltando a terrenos de juegos desnudos o en traje de baño, solo por el hecho de llamar la atención o por el placer de poder hacerlo.

Uno de esos fue Dion Rich, cuya particular historia fue contada en un hilo de la cuenta en Twitter, @thelinebreaker_ e Infobae. El 15 de enero de 1967 se jugó la primera edición del Super Bowl, por ese año fue denominado Campeonato Mundial de la AFL-NFL. Los Green Bay Packers se midieron a los Kansas City Chiefs.

Dion Rich se fotografió con el expresidente Bill Clinton / Infobae

Rich era un hombre promedio que trabajaba en un bar, sin más ni menos. Pero, además de la habilidad de servir tragos, a aquel personaje se le daba muy bien el tema de relacionarse con las personas y ganarse su confianza. Así fue como conoció a los jugadores de los Chargers, el equipo de Los Ángeles.

Los encuentros en el bar de Dion

El bar de Dion se convirtió rápidamente en un centro de entretenimiento para los jugadores de los Chargers. La simpatía del hombre lo llevó a ganarse el aprecio de los jugadores quienes lo invitaron a las giras que hacía. Es por eso que recorrió Estados Unidos junto al equipo, allí, parado en plena línea, pudo analizar aspectos de juego, pero también el comportamiento de la seguridad.

Pero su habilidad de hacer amigos le dio su primer gran rédito, en la previa al primer Super Bowl, los jugadores de los Chiefs eran sus amigos. Averiguó dónde se quedaban en Los Ángeles para ese primer “Supertazón” y cuadró cómo poder entrar al estadio junto a ellos.

En 2015 le contó a la revista Rolling Stone que “me levanté temprano, encontré dónde se estacionarían los autobuses y llegué justo antes que ellos. Cuando se bajaron del autobús, traje una chaqueta que un jugador de los Chiefs ya me había dado y me bajé del autobús con ellos y me dirigí al vestuario”.

Fue su primer Super Bowl, pero no se conformó con eso, Green Bay terminó ganando el juego y también logró meterse en el vestuario y participar en la celebración.

La experiencia lo quiso quedar con ganas de más

Aquella primera vez fue especial, así la repitió el año siguiente. Para el tercero se fue a pesar con unos amigos y se lo perdió, pero luego retomó la práctica. Usaba pelucas, gafas, bigotes y barbas falsas; pases de prensa caducos, se disfrazó de seguridad y mandó a fabricar una chaqueta especial con su nombre y el logo de la NFL, así lograba pasar como parte de la directiva de la liga.

Su figura se haría tan común que llegó el momento en que no pasó desapercibido. ¿Quién es ese hombre que siempre sale en las fotos?  Estaba en el césped, al lado de la raya, detrás del trofeo, en las celebraciones, era uno más.

Los directivos de la NFL y las autoridades de seguridad decidieron poner manos a la obra. Entonces contrataron a ocho investigadores para seguirle el rastro a Dion Rich, para lo cual tuvieron que invertir unos cientos de miles de dólares.

Rich utilizó acreditaciones de prensa caducas o falsas para poder entrar a los partidos / Infobae

La policía ideó un plan muy creativo en el que un expolicia se haría pasar por periodista y lo buscaría para una entrevista. Dio y el exagente se vieron y hablaron, le contó sobre sus métodos y disfraces para colarse. Pero fue interceptado en el estadio en Miami a donde había entrado en silla de ruedas, con una entrada para personas con discapacidad.

No fue arrestado, pero sí fue advertido de debía parar. Lo hizo, pero en la edición XXXVI del 2002 en el Louisiana Superdome de New Orleans.

Su historia es tan interesante que hasta escribió un libro “La vida de Dion Rich: vive como un millonario sin dinero en efectivo”. Ya con 91 años, la organización no tendrá que preocuparse por buscarlo entre los presentes en el estadio, seguro lo verá desde un cómodo sofá en la sala de su casa.

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.