fbpx
Otros deportes

¿Apuesta o una broma muy tonta entre amigos? La identidad e intenciones del espontáneo del Súper Bowl

Yuri Andrade, de 31 años, recibió un fuerte golpe gracias a su locura.

Faltaban cinco minutos para que Tom Brady acrecentara su enorme leyenda con su séptima victoria en la gran final de la NFL. Todo se gestaba para que los Tampa Bay Buccaneers tuvieran una gran fiesta. Y de repente, de la nada –como suele suceder en estos casos-, un hombre semidesnudo corrió por el emparrillado. Un espontáneo había hecho acto de presencia en el Súper Bowl.

Patrick Mahomes tuvo que detener su ofensiva. La defensa de los Bucs solo vio el espectáculo; el objetivo de la noche para ellos fue el pobre Mahomes. El demente ciudadano corrió por la grama del estadio, libre y sin que nadie lo de tuviera. De alguna manera burló por completo las medias de seguridad del Súper Tazón LV. Incluso montó su show, aunque con menos presupuesto que The Weeknd. Solo tenía en el cuerpo su short y un bañador femenino rosa.

Lee también: Todo lo que dejó el show del Super Bowl: críticas, memes y anuncios millonarios

El espontáneo del Súper Bowl tuvo éxito a medias. Ganó unas yardas en loca carrera, burló a un par de agentes de seguridad y luego –como sucede en el fútbol americano- fue tackleado con rudeza y sometido. Hasta allí llegó. Poéticamente rodó cerca de la zona de anotación.

El espontáneo del Súper Bowl encarcelado

Como era de esperarse, su estadía en el Súper Tazón LV terminó justo en ese momento. Los guardias de seguridad y la policía de Tampa lo entregaron a la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough. Según reportes de medios de comunicación de Florida, el hombre necesitado de atención entró a la cárcel a las 9:50 pm, mientras se realizaban los festejos por el título de los Bucs, y al mismo tiempo que Tom Brady se imponía a todos los equipos de la NFL en cuanto a títulos ganados.

El espontáneo del Súper Bowl pasó la noche en la cárcel (se desconoce si con el bañador puesto, lo que no hubiese sido una buena idea). Además pagó una multa de 500 dólares. Luego su identidad fue revelada a la prensa estadounidense. El alocado sujeto es Yuri Andrade, un hombre de 31 años oriundo de Boca Ratón, Florida. Dijo a las autoridades que se dedicaba a “negocios internacionales”.

Lo que no se sabe con exactitud es que si todo el show que montó en el Súper Bowl se trató de un gran negocio o de una muy tonta broma entre amigos. El apretado body rosa que lo vestía le hacía publicidad a un sitio para adultos de uno de sus amigos, o eso fue lo que le dijo a las autoridades de Tampa, según USA Today. Yuri Andrade, que ahora cuenta con sus horas de fama, aseguró que nada de lo que hizo fue por dinero. De hecho, contó que el dueño de la página porno no le pagó por eso, aunque sí le compró la entrada para el partido.

“Solo fue una broma entre amigos, más o menos”, dijo el espontáneo del Súper Bowl a USA Today. “No era ninguna locura del tipo de intentar hacerle daño a alguien o cosas por el estilo”. Pero la prensa estadounidense no está muy convencida de esa versión.

¿Mucho dinero de por medio?

Hay reportes que teorizan la posibilidad de que el loco hombre del bañador rosa en el Súper Tazón LV apostó una enorme cantidad de dinero junto con sus amigos. La idea era tener ganancias si un espontáneo saltaba al emparrillado. Las cifras que son manejadas por la prensa de Estados Unidos están entre los 50.000 y 375.000 dólares.

Yuri Andrade, quien ahora se le conoce como el espontáneo del Súper Bowl, además de todo, se pavonea de su “logro” en redes sociales. Su cuenta en Instagram está llena de publicaciones recientes de él mostrándole los glúteos al mundo mientras era perseguido por los guardias de seguridad notablemente desesperados.

Esa es la historia del espontáneo del Súper Bowl LV, que de todas maneras no le quitó el protagonismo de la noche a las verdaderas estrellas: Tom Brady y la defensa de los Tampa Bay Buccaneers.

Acerca del autor

Andriw Sanchez

La ilusión de ser escritor me llevó por el camino del periodismo. Quise escribir sobre letras y música, pero terminé como reportero y columnista de beisbol. Soy graduado en la Universidad Católica Santa Rosa (2019), con ocho años de experiencia en el periodismo deportivo en medios como Ciudad CCS, El Nacional, El Estímulo, LVBP.com, BeisbolPlay, El Planeta de Boston y América Digital. Fui coordinador de prensa de Leones del Caracas en la temporada 2020-2021.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.