fbpx
Otros deportes

Alberto Mestre Jr y su ídolo, el que lo llevaba a la piscina

Alberto Mestre Jr busca su clasificación olímpica / COV

En la moda de los 80’s, los chicos usaban el cabello afro, hablando en criollo, alborotado. Eran tiempos complicados para una Venezuela que venía de ser pujante en los 70’s, a tal punto de ser catalogada como “saudita”. El bendito oro negro que impulsó al país y, casi de la mano a sus deportistas. En natación hubo un nombre que despuntó, Alberto Mestre.

Caraqueño como Rafael Vidal, otra leyenda muerta de forma trágica en un accidente inexplicable. Ambos nadadores fueron insignia de una camada de nadadores que pusieron a Venezuela en el tapete mundial. Medallistas de oro en los Juegos Panamericanos de Caracas en el 83, bronce en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles para Vidal. Una pareja irrepetible.

Una fotografía junto al presidente Luis Herrera Campins muestra a los dos chamos de cabello frondoso, el de Vidal un poco más rizado. El más alto de los dos es Mestre. Impresiona que a casi 40 años de aquella gráfica ver a su hijo, también se llama Alberto, es como sacar una copa a color de su padre.

Alberto Mestre, Luis Herrera Campins y Rafael Vidal / El Nacional

No solo es por el físico, rubio, de cara cuadrada. El chamo también nació en una piscina, se mueve como pez en el agua. Es rápido, medallista en el ciclo olímpico para Venezuela y ahora busca igualar a su padre compitiendo en una cita de los cinco aros de colores. El accidentado Tokio puede ser esa oportunidad.

No son tan raros los casos de hijos que siguen los pasos de sus padres en el deporte. El de los Mestre es uno de ellos. Nacidos y formados en piscinas de Caracas, tienen una historia de unión familiar bastante particular. Alberto Jr., dice que no siente presión por llevar el apellido de una gloria del deporte venezolano, pero seguro sí tiene un reto personal de superar las marcas que su ídolo y mentor le dio al país.

Alberto Jr estudia en Stanford, una de las universidades de renombre en los Estados Unidos. Nada para Venezuela y espera ponerse la chaqueta con la bandera en la cita asiática, así como lo hizo su padre en par de oportunidades.

Cuando Alberto Mestre fue bandera de la natación de los 80’s

Con su pinta de rockstar, Alberto Mestre despuntó en todos los eventos de ciclo olímpico que disputó. Según el Comité Olímpico Venezolano, fue el nadador más rápido en los 100, 200 y 400 metros libre en los Juegos Centroamericanos de Ponce 82 y La Habana 86.

En los Panamericanos de Caracas 83 ganó la presea de plata en los 200 metros libre y bronce en los 100 metros; además de otro bronce en los relevos. Con casi 16 años asistió a los Juegos Olímpicos de Moscú en el 80 pero no pudo pasar a las finales en las pruebas de 100 y 200 metros libres.

Su desquite fue cuatro años más tarde, en Los Ángeles. Con más experiencia y rodaje, el caraqueño se metió en la final de los 100 y 200 libres, culminando sexto y quinto, respectivamente. También fue parte de los relevos 4×100, 4×200 libres, además del 4×200 combinados.

Luego de los juegos de Caracas se fue a Estados Unidos a estudiar en la Universidad de Florida donde se graduó en Ciencias del Ejercicio y Deporte. Pero también se llevó otros reconocimientos que no precisamente salieron en el título. Recibió 17 honores de la All American y es parte del Salón de la Fama de esa casa de estudios.

Solo recordar una parte de su historia cansa como si nadaras los 1500 metros, pero su vida tendría luego otros retos. Ya sería en el plano familiar. De su unión con Adriana Vivas nacieron dos varones, Alberto Jr y Alfonso.

Decidir qué deporte practicar

La periodista Eumar Esaa tiene muy fresco en la memoria el día en que entrevistó a Alberto Jr. Ya su nombre estaba bien posicionado como una de las promesas de la natación venezolana, macerándose en Estados Unidos.

“Alberto Jr tuvo la oportunidad de decidir qué deporte iba a practicar. Recuerdo que entrenaba tenis y natación, quizás también otro. El papá no tenía muchas ganas de que escogiera natación porque era como que volver a la rutina de madrugar para ir a los entrenamientos. Pero el chamo se fue por la natación”.

¿Y qué más podía hacer? No siempre puedes ir contra la herencia. Tampoco lo hizo Alfonso, el menor. “Para Alberto Jr ha sido muy importante la influencia de su padre. Una vez me contó que en un High School en Estados Unidos donde estudió notó que en el área de la piscina había unas placas con unos récords, varios eran de su papá y tenían 20 años sin romperse. Él se propuso quebrarlos y lo logró al cabo de un año”.

“Pienso en la carrera deportiva de mi papá y me motiva. Él fue de los más rápidos, y hoy, aunque son tiempos muy diferentes, estoy trabajando duro y poco a poco para seguir la guía que él me dejó. Será bueno tenerlo aquí entre el público apoyándome y apoyando a todos mis compañeros”.

Alberto Mestre Jr en los Centroamericanos de Barranquilla en 2018

Con la bandera de Venezuela en las gradas, en 2017 fue cuarto en los 50 metros libres en el Mundial juvenil con un tiempo de 22.45. También ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta 2017. En los Panamericanos de Lima 2019 cerró cuarto en los relevos 4×100 libre masculino y en el novedoso 4×100 mixto. Nadó la final individual de los 100 metros cerrando en la séptima casilla.

Alfonso sigue los pasos de los Mestre

Si la carrera del Jr impresiona, la de Alfonso, el menor, no es menos. No solo entrena natación a  buen nivel, también es uno de los mejores de su generación en polo acuático. Desde su llegada al High School The Hill, el chamo fue seleccionado cuatro veces para el All American en las pruebas donde su padre y hermano son especialistas; 50, 100 y 200 libres.

Según la web de la institución, el venezolano no solo destacó en natación lisa sino que también fue líder de su equipo de waterpolo al dejar registros de 68 robos, 36 asistencias y 42 goles. El último de ellos en el juego para campeonato en la Eastern Prep.

Así como su padre, Alfonso firmó una carta de intención para unirse a la Universidad de Florida para ser un “Gator”, como lo fue su padre.

“Alfonso es un atleta tremendo, pero su ética de trabajo y su aplomo lo distinguen. A pesar de sus dones, es humilde y muy fácil de entrenar”, dijo Doug Jones, su entrenador de polo acuático. Así también se expresó Amy Agnew, entrenadora principal de natación de The Hill.

“Es un modelo a seguir para sus compañeros. Es un atleta de división uno”.

Alfonso Mestre es una de las figuras de la natación y waterpolo en The Hill / The Hill

El menor de los Mestre rompió un récord escolar en 2017 que tenía una vigencia de 38 años. En las dos temporadas siguientes bajó la marca. También batió la marca en los 200 libres con 1:38.73. También estuvo en el equipo de relevos en 200 y 400 que batieron récords en el Campeonato del Este en 2019. En los equipos que tenían la marca nacional en ese momento estaba su hermano Alberto.

Mientras Alfonso sigue haciéndose un nombre importante en la natación estadounidense, su hermano va por el sueño olímpico. La oportunidad de Tokio es real, pero aún falta un paso. La marca B en los 50 libres es 22:67 y Alberto hizo 22:40, pero la marca A es de 22:01. De pronto y no tendrá que esperar a París 2024 para materializar aquel logro que en 1980 vivió su papá en Moscú.

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.