fbpx
Baloncesto

¿Y la LPB dónde está?

LPB comienzo
Hicieron una asamblea extraordinaria / Prensa LPB

La LPB, la Liga Profesional de Baloncesto, el circuito que inició en 1992 como continuación de la Liga Especial está desaparecida. Dijeron en noviembre, que comenzarían la acción el 28 de febrero de 2021. A poco más de una semana del supuesto inicio aún se espera una declaración o algo que de luces sobre la situación actual.

Hay que unir las fuerzas de Sherlock Holmes, Perry Mason, Columbo y hasta la pandilla de Scooby Doo para resolver el misterio de la LPB. De las diez franquicias que hacen vida en la liga cinco participarán en la segunda edición de la Superliga de Baloncesto que comenzará en marzo.

Aún no se sabe nada de los equipos; sus plantillas; su cuerpo técnico o si será en formato burbuja. El único equipo que posteó algo fue Toros de Aragua, supuestos entrenamientos, mejoras en el Coliseo El Limón fueron de las cosas que esbozó su gerente, Rafael Escalante, en una nota de prensa de la LPB.

Las reuniones con la Federación Venezolana de Baloncesto no se han dado. Las deudas siguen igual y la LPB está más cerca de su desaparición que de comenzar el torneo.

La estrategia que ha tomado la LPB no les ha dado resultados. Han tenido reuniones, pero no han llegado a buen puerto. La directiva está en un “mutis” total y no parece que eso va a cambiar.

LPB en verano

Hay una posibilidad que la propia liga anuncie un torneo de verano entre junio y agosto. Un formato corto podría salvar la vida de una liga con la que crecimos y en la que vimos desarrollarse a una gran cantidad de jugadores.

Un campeonato corto le daría a los equipos la posibilidad de no gastar tanto dinero aunque sería un reto mantener el espectáculo y el nivel que tuvo la LPB en su momento.

Lo más importante es saldar las deudas. Marinos aún está en la lista negra de FIBA y eso hace que el equipo no compita en igualdad de condiciones. Gaiteros por su parte no aparece en FIBA, pero algunos personajes ligados al equipo furrero han manifestado que le adeudan dinero y por último la LPB, que tiene deudas con la FVB y tendrán que pagar eso para poder salir con todo en regla.

Mientras el presidente de la liga mantiene su idilio romántico, el romance con la LPB parece haberse agotado. En su momento Alinson Chacón aseguró que “la LPB no va a morir en mis manos”, pero parece que el cansancio llegó y la LPB luce como un ancla amarrada a cuerpos que lucen inertes y que no tienen la voluntad de sobrevivir.

La esperanza que se resuelva el misterio de la LPB está latente, pero los mejores detectives de ficción y de realidad tendrán que unirse para poder develar todo lo que está pasando en el circuito.

Acerca del autor

Rowerth Goncalves

Mi pasión el deporte, mi vida el cine. Periodista y crítico cinemátográfico. Baloncesto, boxeo y olimpismo son mi carta de presentación

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.