fbpx
Medicina

El corazón le puede decir basta a los deportistas: problemas cardíacos que han costado vidas

/ AFP

Juegan con el corazón” es una de las expresiones más comunes en el deporte, tanto individual como colectivo. Pero nunca se hace referencia a él como un órgano importante de la vida de los atletas. Se suele calificar a los deportistas de alto rendimiento como personas que gozan de una muy buena salud, sin padecimientos o trastornos que pongan en riesgo su vida.

La alta competencia tiene sus buenos momentos y sus bajas, pero estas últimas no son tan conocidas. Muchos de los deportistas sufren de problemas cardíacos desconocidos que pueden interrumpir su participación activa en las disciplinas e, incluso, costarle sus vidas.

El caso más reciente es el de Andrés Felipe Román, lateral colombiano, que iba a ser adquirido por el Club Atlético Boca Juniors de Argentina. En los exámenes médicos previos a su firma de contrato, se le descubrió un padecimiento en el corazón que le podía costar la vida.

Debido a esto, el pase de Millonarios de Colombia a Boca Juniors se cayó y el jugador tuvo que volver a su país. Curiosamente, el club del cual es originario (Millonarios) lo espera para jugar el próximo martes. Sí, a pesar de que se le detectó una anomalía que le puede costar su vida si sigue jugando, el club colombiano emitió un comunicado en el que expresaba el deseo que tenían de que el jugador disputara el encuentro del 23 de febrero.

La vida está siempre por delante de cualquier victoria, derrota o título. Y muchas de las vidas perdidas de deportistas mientras están activos en sus disciplinas se debe a que las organizaciones no prestan la correcta atención a la salud de sus activos, en este caso, jugadores.

El deporte se ha convertido en vida o muerte, más que en entretenimiento. Las muertes quedan como triste recuerdo de que el show, bajo toda circunstancia, debe continuar y no se toman como advertencias para mejorar el área de salud de los clubes. A continuación, algunos de los deportistas fallecidos en los últimos años por afecciones no detectadas a tiempo.

Davide Astori

Davide Astori, capitán de la Fiorentina, fue encontrado sin vida en el hotel de concentración de su equipo. Se determinó que la causa de su deceso fue un paro cardíaco. Ese día, la Fiore jugaba ante el Udinese, encuentro que fue suspendido.

El central italiano era llamado a ser un fijo en las convocatorias de la selección de su país. Además, había sido nombrado capitán de su club esa misma temporada.

Cuando se hicieron las investigaciones, el cuerpo médico del equipo de la Serie A declaró que, aparentemente, los problemas de salud o afecciones con respecto al corazón eran completamente desconocidos por ellos, en el caso de Astori.

Patrick Ekeng

El internacional camerunés Patrick Ekeng falleció tras sufrir un colapso en el terreno de juego durante un partido con su club, Dinamo de Bucarest.

El jugador de 26 años de edad cayó al suelo sin ningún tipo de contacto con otro jugador solo siete minutos después de entrar en el terreno de juego durante el partido de liga contra el Viitorul Constanta.

Ekeng, que se unió al equipo rumano en enero de ese año, fue trasladado al hospital, donde no pudieron reanimarlo. “Se hicieron intentos de reanimación durante una hora y media sin éxito”, ha señalado el médico del Dinamo Bucarest, Liviu Paltinean, a los periodistas.

La muerte de Ekeng no fue la primera de este tipo que se da en el club rumano. En el año 2000, Catalin Hildan fallecía también durante un partido del Dinamo ante el Oltenita a los 74 minutos de partido.

Piermario Morosini

El 14 de abril del año 2012 se jugaba el partido por la jornada número 35 de la Serie B, entre Pescara y Livorno. Piermario Morosini era parte del equipo visitante, que buscaba mantenerse lejos del descenso contra uno de los más fuertes del torneo.

A los 31 minutos del segundo tiempo, en plena carrera cerca de un rival pero lejos del balón, Morosini cayó al suelo de manera repentina. Intentó levantarse dos veces, pero no lo logró.

Los médicos ingresaron al terreno, intentaron revivirlo y, aunque la entrada de la ambulancia fue impedida por un momento por la presencia de un carro policía, finalmente lo subieron, fue trasladado al hospital de Pescara, pero los esfuerzos fueron en vano.

“Un minuto más o menos en la ambulancia no habría significado nada. Su corazón se paró y no volvió a latir”, dijo el cardiólogo Leonardo Paloscia.

Antonio Puerta

Antonio Puerta, jugador español del Sevilla, vislumbraba un futuro espectacular en el conjunto andaluz y en la selección española. Era observado con atención por grandes equipos de Europa, entre ellos, el Real Madrid.

A pesar de mostrarse bien físicamente, en el encuentro del 25 de abril de 2007 ante el Getafe, Puerta sufrió un desmayo por paro cardiorrespiratorio, del que pudo recuperarse, cerca de la línea de fondo. Se levantó y salió por sus propios medios. Sin embargo, al llegar al vestuario, sufrió cinco paros cardíacos más, los cuales resistió, y fue trasladado a un hospital sevillano.

Puerta falleció tres días después en el hospital Virgen del Rocío a causa de los daños colaterales de los episodios cardíacos que sufrió.

Marc-Vivien Foé

El jugador y capitán de la selección de Camerún, Marc-Vivien Foé, disputaba la semifinal de la Copa Confederaciones de la FIFA de 2003 ante la selección de Colombia.

Minutos antes del encuentro, en la charla final antes de entrar al campo de juego, Marc-Vivien Foé se refirió al encuentro como un “partido de vida o muerte”, porque le había prometido a su esposa e hijos que llegarían a la final de la copa.

Al 72´, el camerunés se desplomó en el medio del campo. A pesar de los intentos de reanimación y masajes cardíacos, el jugador no pudo recuperarse y falleció.

Acerca del autor

Gerardo Díaz

Soy estudiante de Comunicación Social (UCAB) mención Periodismo. Apasionado del deporte y sus historias. Busco entender el juego, antes que a los números.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.