fbpx
Fútbol

El Liverpool de Klopp y la crisis que podría suceder

Mohamed Salah vive un mal momento ofensivo con el Liverpool / AFP

Previo a la llegada de Jürgen Klopp, el Liverpool había ido perdiendo prestigio. Campaña tras campaña tuvo que ver como otros grandes celebraban mientras los “red devils” luchaban por, por lo menos, llegar a una Europa League. Pero la mano del técnico alemán llevó a los de Anfield a recuperar la grandeza.

Todo era fiesta y alegría. Daba gusto ver al Liverpool limpiando rivales para abrirse camino. Primero fue la Champions ante el Tottenham. Luego el Mundial de Clubes frente a Flamengo. Finalmente llegó la Premier League por la que esperaron tanto. Era el equipo de moda en el mundo.

El tridente conformado por Sadio Mané, Mohamed Salah y Roberto Firmino hacía más goles que cualquiera. Su defensa era un muro de contención que no permitía mayores libertades a sus contrarios. Hasta que llegó el tiempo de las vacas flacas.

La más reciente caída ante el Fulham de local prolongó el mal momento. Cuatro derrotas en los últimos cinco juegos tiene al equipo de Klopp en la séptima casilla, fuera de los puestos europeos. Aunque por la Champions League, consiguieron una victoria de visita ante el RB Leipzig alemán en los octavos de final.

Nada fácil para un Jürgen Klopp que está enfrentando esta crisis de resultados sin centrales. Con toda la defensa lesionada y sus referentes ofensivos apagados. Un panorama que, aunque se vea impensable, algún día podía pasar.

Para colmo de males, la madre del alemán murió antes del partido de Champions. “Estoy lleno de energía, de verdad. Veo un desafío interesante. Lo solucionaremos jugando al fútbol, ​​lo resolveremos juntos, luchando con todo lo que tenemos. Ese es el plan. Nadie tiene que preocuparse por mí”.

Aquella declaración la dio el 15 de enero, antes del empate en casa ante el Machester United. Algunos fanáticos del equipo colocaron una pancarta en los exteriores del estadio mostrando su apoyo al equipo y al mismo Kloop. “Escuché sobre ella sí. La pancarta fue agradable, no siento que necesite un apoyo especial en este momento, pero es agradable. No necesito un descanso”.

Los resultados negativos cayeron uno por uno

El 2021 llegó y con él las malas noticias. Una de las primeras fue más anecdótica que otra cosa. La caída en enero ante el Burnley de local rompió la racha que databa desde el 23 de abril del 2017. Desde aquel día el Liverpool no perdía en casa, pero un penal cobrado por Ashley Barnes acabó con 68 partidos invictos en Anfield. De esos, 55 fueron victorias y 13 resultaron en empates.

Aquella derrota ante Burnley comenzaría ahora otra seguidilla pero de partidos sin ganar. En los siguientes cinco choques, los “diablos rojos” tienen un empate y cinco derrotas consecutivas, un dato que parecía imposible. También tomando en cuenta que en ese período, ganaron dos veces de visita frente a Tottenham y West Ham.   

La racha de derrotas ha sido aderezada por la sequía de su tridente ofensivo. Este año, Mohamed Salah tiene solo tres goles, mientras que Sadio Mané y Roberto Firmino tienen uno cada uno. Pero cuando se piensa que nada puede ser peor, pues sí, algo sale.

De los tres, solo el egipcio ha podido marcar este año en Anfield y fue de penal ante el Manchester City en la derrota 1-4. Eso ha hecho que las críticas se centren en Salah por una supuesta intención de irse en el mercado de pases.

“No me cae mal Salah, adoro a Salah, pero creo que los fichajes dependen de la voluntad del futbolista, así que la pelota está en su tejado. Si quiere irse, debe irse. Si un futbolista quiere irse, hay que aceptar lo que hay. Soy un firme defensor de que si hay alguien infeliz que se quiere ir, debe irse. Klopp ha dicho lo mismo. No quiere a alguien que no quiera estar en el club. Esa fue su actitud cuando sucedió lo de Coutinho, que pidió irse. Si Salah no es feliz, por lo que sea, entonces hay que traspasarlo y utilizar ese dinero para hacer cambios en el equipo. Soy fan de Salah, ¿quién no lo es? Pero el Liverpool no echó mucho de menos a Coutinho, ¿no?

Robbie Fowler, ex jugador de Liverpool

Las lesiones, el motor de la crisis

Jürgen Klopp ha tenido que buscar variantes para hacer frente al enemigo invisible de las lesiones. En el partido ante Fulham tuvo que improvisar a toda su zaga debido a que no cuenta con centrales sanos.

Virgil Van Dijk, uno de los pilares de la defensa, se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha en octubre. A pesar de que fue operado con éxito, Klopp duda que el holandés pueda volver a jugar en un corto tiempo. “Hasta el momento, ningún doctor me ha dicho que hay posibilidades de que Virgil vuelva a jugar esta temporada”.

Fabinho fue otro de los pacientes del hospital. Una lesión muscular lo sacó del partido ante Leicester City y aún no ha regresado. Joe Gómez sufrió una rotura en el tendón de la rótula de su rodilla derecha en la concentración con la selección de Inglaterra. Así como el caso de Van Dijk, parece complicado que regrese en esta campaña.

Joe Gómez fue otra de las grandes bajas de la defensa / Mirror

Por si fuera poco, el camerunés Joel Matip sufrió una lesión en el ligamento del tobillo quedando KO por lo que resta de temporada. Si a eso se le suma la ausencia por problemas físicos de Jordan Henderson, quien fue operado de una lesión del aductor y no regresará hasta abril, forman un peligroso coctel.

Esas bajas obligadas han dejado la defensa central a cargo de Nathaniel Phillips y Rhys Williams. También ante Fulham, Klopp jugó con Neco Williams y Andrew Robertson en los costados. Alex-Oxlade Chamberlain se quedó en la banca, mientras que Trent Alexander-Arnold entró en el minuto 76’.

Cuesta arriba la misión de Liverpool en esta temporada. Haciéndole frente a las lesiones en medio de un bajón de rendimiento desconocido en la etapa del alemán al frente del equipo.

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.