fbpx
Baloncesto

Jeremy Lin decepcionado del racismo en Estados Unidos

Jeremy Lin prefirió jugar en la G-League en busca de regresar a la NBA
Jeremy Lin prefirió jugar en la G-League en busca de regresar a la NBA / Foto AFP

La carrera de Jeremy Lin ha tenido varios tropiezos. Después de haber sido reconocido como una estrella en ascenso en la NBA, se fue desapareciendo del papel. Luego, prefirió dejar a un lado los millones que ganaría en China, por volver a Estados Unidos, pero no ha sido fácil de disfrutar, pues desde el último año se ha visto “atacado” con actos racistas por sus rasgos físicos.

Lin pasó 43 días y 42 noches como miembro de los Santa Cruz Warriors, jugando en la burbuja de la NBA G League en un intento por regresar a la mejor liga del mundo por primera vez desde la temporada 2018-19.

Después de una temporada de estadísticas llamativas y trato como estrella de rock con los Beijing Ducks en la Asociación China de Baloncesto, Lin pasó por alto millones de dólares en China para jugar por 35.000 dólares en la liga de desarrollo de la NBA y brindar a los cazatalentos una amplia oportunidad de estudiarlo.

Lin, de 32 años, terminó la temporada abreviada de la G League con 19.8 puntos por juego con un 50.5 por ciento de tiros y con un fuerte 42.6 por ciento de tiros desde el rango de 3 puntos. Pero se perdió seis de los 15 juegos por una lesión en la espalda. Mientras espera a ver si hizo lo suficiente para que un equipo de la NBA lo contratara, Lin una vez más se encuentra en el centro de atención como una voz líder en la comunidad asiático-estadounidense.

Después de que otro jugador de la G League lo llamara “coronavirus” en la cancha, Lin, que es taiwanés-estadounidense, ha estado hablando en contra del racismo y la intolerancia que han enfrentado numerosos asiático-estadounidenses desde que el expresidente Donald J. Trump comenzó a referirse al coronavirus. como el “virus de China” el año pasado.

Lin también repudió el reciente ataque en Atlanta

Jeremy Lin vuelve a utilizar su plataforma para enviar amor y esperanza a la comunidad asiática tras un acto de violencia.

Lin saltó a las redes sociales el martes por la noche después de enterarse de los tiroteos en tres salones de masajes en el área de Atlanta. Ocho personas murieron en los ataques y seis de ellas eran mujeres de ascendencia asiática. Lin tuiteó un mensaje de apoyo a la comunidad asiáticoamericana, instándoles a cuidarse y seguir luchando por el cambio.

Los incidentes de odio y violencia contra los estadounidenses de origen asiático y los isleños del Pacífico (AAPI) están aumentando en los EE. UU. Según un estudio realizado por Stop AAPI Hate, se reportaron casi 3.800 incidentes de acoso, agresión, discriminación y más durante el año pasado. En julio de 2020, una encuesta del Pew Research Center mostró que 3 de cada 10 estadounidenses de origen asiático informaron haber experimentado insultos o bromas raciales desde el inicio de la pandemia de COVID-19.

Una campaña para los asiáticos en Estados Unidos

Lin, que ha estado jugando para los Santa Cruz Warriors dentro de la burbuja de la G League, no ha sido inmune. Reveló en febrero que otro jugador lo llamó “coronavirus” durante un juego.

Al revelar el incidente en la cancha en el que lo llamaron “coronavirus”, decidió realizar una carta para apoyar la campaña #StopAsianHate:

Con todo lo que ha sucedido recientemente, siento que necesitaba decir algo. El odio, el racismo y los ataques a la comunidad asiático-estadounidense son obviamente incorrectos, por lo que es necesario afirmarlo y eso es parte de mi papel. También siento que parte de mi papel es brindar solidaridad y unidad, por lo que necesito educarme y continuar aprendiendo más y también apoyar a otros grupos, otros movimientos y otras organizaciones, al mismo tiempo que hago conciencia sobre la difícil situación asiático-estadounidense.

Y luego otra parte es jugar baloncesto y jugar bien, porque creo que hay muchas cosas subyacentes acerca de que los estadounidenses de origen asiático son callados y pasivos y simplemente, sí, les diremos qué hacer y no responderán. Entonces, para mí, jugar baloncesto al más alto nivel va a hacer más de lo que las palabras mismas pueden decir.

Lin resolvió el problema con el jugador que lo insultó, sin llegar a mayores problemas. “Todo está bien. Fue una conversación realmente genial. Sentí que se manejó de la mejor manera. Al final del día, a eso se reduce todo. Pudimos discutir todo”, comentó.

El ex jugador de los New York Kniks, Lakers de Los Ángeles y Toronto Raptor, aseguró que mejor es enfocarse en el verdadero problema.

“Quería compartir que todo el mundo es susceptible a este tipo de cosas y al racismo, pero para mí ese no es el enfoque principal. Los problemas reales en este momento son las personas que están muriendo, las personas a las que escupen, las personas a las que les roban, las personas que las queman, las personas a las que apuñalan. Ahí es donde debe estar la atención”, puntualizó.

Acerca del autor

Pedro Hernández

Creyente de lo que veo. Venezolano, periodista, redactor y reportero del deporte. Si hay un juego de beisbol en el estadio Universitario, seguramente me consigas allí. Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Católica Santa Rosa, con experiencia laboral de una década entre la web y medios impresos.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.