fbpx
Curiosidades

Apnea bajo hielo se convirtió en una realidad

Apnea-hielo-deporte
Arthur Guérin-Boëri es uno de los grandes nombres de la apnea bajo hielo- Foto AFP

Luce peligroso. Incluso algunos lo consideraron como algo inhumano. Sumergirse en agua helada, bajo una gruesa capa de hielo y recorrer más de 100 metros de distancia se convirtió en una de las disciplinas que aumentó su popularidad recientemente. Se trata de la apnea bajo hielo, una de las grandes curiosidades del deporte.

También es un imán para las personas ávidas por conseguir marcas, esos bautizados como los “cazadores de récords”. El francés Arthur Guérin-Boëri es uno de ellos, quien el pasado jueves 25 de marzo se zambulló en el lago Sonnanen (Finlandia) para recorrer una distancia de 120 metros, lo que provocó un nuevo registro mundial.

Menuda ironía. Cuando el mundo ha batallado durante el último año contra un virus que le quitó la vida a millones de personas porque no les permitió inhalar oxígeno, un atleta se sumergió por una distancia elevada luego de una sola bocanada de aire. Además, lo hizo en un clima gélido, donde dicen los especialistas que el virus se sentiría más cómodo.

“Soy un apneísta indoor, no soy un ‘profundizador’ como se dice, aunque sea el apneísta más laureado en Francia. Vende menos. Este récord bajo hielo hace ruido”, explicó a la agencia de noticias AFP Guerin-Boëri. El galo, por más humildad que decidió transmitir, se convirtió en uno de los baluartes de la apnea bajo hielo.

Y la hazaña es mayor teniendo en cuenta que el agua estaba a dos grados centígrados. Eso solo añadió más mérito a este cinco veces campeón mundial de apnea dinámica, que se realiza con nado bajo el agua en horizontal y en piscina, al contrario que la apnea vertical, consistente en sumergirse en profundidad en los mares.

Probó con unas condiciones que muchos ni consideran intentar. Sin embargo, Guérin-Boëri lo hizo con un traje de baño de cuerpo entero o más clásico, según las preferencias.

Apnea bajo hielo: una disciplina vieja con alma nueva

La apnea bajo hielo se practicó desde hace mucho tiempo. Quizás se escuchó más recientemente porque llegó a los medios contemporáneos. Especialmente en los países nórdicos, y los rusos estuvo entre los más destacados, pero fue ahora que se estructuró.

El finlandés Kristian Mäki-Jussila recorrió 101 metros con traje de baño corto y sin aletas en marzo de 2020, pero no hizo validar su distancia. La pasada semana, la finlandesa Johanna Nordblad recorrió 103 metros en apnea bajo hielo, lo que le permitió firmar el récord del mundo bajo la égida de una federación internacional.

La apnea bajo hielo aumentó su práctica el último año- Foto AFP

Fue tanta el crecimiento de la práctica que llegó la oficialización de la disciplina. La Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (CMAS), miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), ha incluido oficialmente la apnea bajo hielo como deporte.

“Hay cada vez más récords bajo hielo y es gracias, entre otros, al nuevo método Wim Hoff. La Federación Internacional de Natación organiza competiciones en agua fría desde hace dos años. Es un fenómeno de moda, un regreso a la naturaleza”, afirma a la AFP Olivia Fricker, vicepresidenta de la comisión nacional de apnea en la Federación Francesa de Estudios y Deportes Submarinos (FFESSM).

¿Es más fácil romper récord en el frio?

La continuidad en el que se rompen marcas en la apnea bajo hielo es abismal. Cuesta que lleguen récords mundiales en el atletismo u otras disciplinas, pero en el arte de nada bajo agua helada no. Wim Hoff, apodado ‘Iceman’, tiene una explicación con argumentos para esa tesis.

El holandés tiene la convicción de que el entorno glaciar es un potenciador del rendimiento. Hoff ideó un método de bienestar en torno a tres pilares que son la exposición al frío, la respiración y la concentración, por lo que es de extrañarse que atletas descubrieron eso y se cambiarán a la apnea bajo hielo.

“El agua helada aumenta en un 30% los rendimientos en apnea, se puede mejorar de verdad. Es ahí donde hay récords a batir en este momento y los récords van a ir cayendo”, analizó este pionero del nado en aguas frías en Francia.

https://www.youtube.com/watch?v=WPeJOy18WXQ

Claro, tiene su precio. No todo es tan sencillo. “La dificultad es resistir al frío y al mismo tiempo conseguir un esfuerzo físico intenso. La actividad muscular disminuye por el frío, pero el agua capta el calor un 25% más rápido que el aire y la actividad muscular en apnea no es muy intensa. Hasta cinco minutos bajo el agua helada no hay por qué temer”, afirmó Alexandre Fuzeau, presidente de la representación francesa de The International Ice Swimming Association (IISA).

Sin embargo, los especialistas en esta disciplina se exponen potencialmente a un choque térmico que puede provocar un síncope, sensaciones de ahogo, desorientación, reacciones cardíacas y riesgos de frío en la córnea, detalla Fuzeau, que defiende una práctica más ‘purista’, con un traje de baño simple.

Con un tipo u otro de traje de baño, la apnea bajo hielo llegó para quedarse. Las organizaciones la reconocieron y se ganó un espacio dentro de las prioridades de los atletas.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.