fbpx
Fútbol

Noruega, Alemania… ¿Y el próximo?

Alemania y Noruega han protestado por los Derechos Humanos en Qatar / AFP

Las camisetas de Noruega en el primer choque eliminatorio al mundial de Qatar dijeron poco, pero a la vez mucho. Cuando el mundo tuvo la vista puesta en la joven y talentosa selección escandinava, en la que Erling Braut Haaland es la gran estrella, ellos decidieron protestar. Salieron a cantar el himno en el partido ante Gibraltar con una camisa de presentación que decía “Derechos Humanos, dentro y fuera del campo”.

Alemania les tomó el testigo, salió vestida de negro con camisetas que formaban la frase “Derechos Humanos”. Pero este sábado la protesta continuó en Noruega, aunque esta vez subieron la apuesta. Los chicos rubios mostraron franelas que decía, “Noruega, Alemania… ¿Y el próximo?”.

En un mundo globalizado, dominado por las telecomunicaciones, la protesta de ambos seleccionados es importante. Los noruegos están aprovechando que todo el mundo sigue a la selección de los Haaland y Martin Ødegaard para llamar la atención. ¿Por qué protestan? Pues por un tema que es tan dramático como obviado. El respeto a los derechos humanos de los trabajadores que construyen los estadios en Qatar.

Según el periódico británico The Guardian, más de seis mil quinientos trabajadores migrantes han muerto en Qatar desde el 2010. Precisamente esa fue la fecha en la que la FIFA, de forma sorpresiva, eligió la sede de los mundiales del 2018 en Rusia y 2022 en Qatar. Estos dos países se estrenarían en la organización de la importante cita del balompié.

Años después comenzarían a conocer aspectos turbios a raíz de esa decisión. La FIFA enfrentaría su desafío más grande luego de descubrirse la trama de corrupción que resquebrajaría sus cimientos. El FIFA Gate haría rodar las cabezas de los altos jerarcas de la institución de otras tantas federaciones alrededor del mundo.

Pero ahora, en Europa, levantan la voz contra denuncias de explotación por parte de Qatar. Un Emirato muy adinerado y que ya ha mostrado las maravillas de sus instalaciones y organización. Eso sí, sin dar detalles de cómo ha barrido la basura por debajo de la alfombra.

Una elección bastante controvertida

FIFA aplicó el sistema rotatorio para elegir la sede de los mundiales y es así como África montó su primero en 2010, en Sudáfrica. En 2014 el turno fue para Brasil, evento que volvería a la casa del “jogo bonito” después de aquella famosa final del “Maracanazo”.

Para el Mundial del 2018 las candidaturas fueron varias. Inglaterra, España-Portugal, Bélgica-Países Bajos y Rusia. Entre las opciones para el 2020 estuvieron Australia, Corea del Sur, Japón, Estados Unidos y Qatar.

El 2 de diciembre de 2010 en Zúrich, la FIFA eligió a Rusia y Qatar como las próximas sedes. Años después, una larga lista de denuncias de soborno por parte de sus comités organizadores mancharía la imagen de ambos países.

En ese recordado año 2015, el FIFA Gate salpicaría a los más poderosos del fútbol mundial. Jack Warner, vicepresidente de la FIFA, fue acusado de recibir cinco millones de dólares a través de compañías rusas para apoyar la candidatura de ese país.

Qatar también se encontró en el ojo del huracán Ricardo Teixeira y Nicolás Leoz fueron acusados de haber recibido dinero para apoyar a los qataríes. Aunque ambos países han negado los señalamientos, la sombra de dudas quedó sobre ellos.

Qatar: la joya árabe que es acusada de cometer abusos

Aunque el Mundial de Qatar comenzó nació en medio de la polémica, la majestuosidad de sus estados deslumbra. Su territorio solo tiene 11.400 kilómetros cuadrados y 1,7 millones de habitantes.

Los qataríes le hicieron frente a sus limitaciones con su tecnología. Los estadios tienen una infraestructura de avanzada, muchos de ellos con vista al mar. También, las sedes estarán en un radio de 30 kilómetros.

“Gracias por creer en el cambio, gracias por creer en la expansión, gracias por darle a Qatar una oportunidad. No los vamos a defraudar. Estarán orgullosos de nosotros, estarán orgullosos de Medio Oriente. Se los prometo”.

Jeque Mohammad bin Hamad al-Thani, el director de la candidatura de Qatar

Pero entre tanto frenesí por lo bonito, comenzaron a conocerse temas delicados con la violación a los Derechos Humanos. Un aspecto que desde hace años viene llamando la atención de organizaciones como Amnistía Internacional. La misma señala que se siguen violando los derechos de trabajadores, además de las mujeres y la comunidad LGBT.

“Mi vida aquí es como estar en una cárcel”

Según el medio británico The Guardian seis mil quinietos trabajadores han perdido la vida desde 2010. Los focos están puestos en la fuerza laboral que está construyendo los estadios y las instalaciones que servirán para ese mundial.

Investigaciones llevadas a cabo por The Guardian aseguran que una media de 12 trabajadores de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka ha muerto por semana. Pero las cifras pueden ser más dramáticas. Estos datos no incluyen a trabajadores de Filipinas y Kenia, además tampoco se suman las muertes ocurridas en los meses finales del 2020 ni 2021.

Según Amnistía Internacional la fuerza laboral en Qatar es explotada / AI

Amnistía Internacional llevó a cabo una serie de estudios de investigación en las que conversó con trabajadores. Los mismos alegaron condiciones complicadas y poca atención a los accidentes laborales que se han sucedido.

“Mi vida aquí es como estar en una cárcel. El trabajo es arduo, trabajamos muchas horas bajo un sol abrasador. La primera vez que me quejé de mi situación, al poco de llegar a Qatar, el gerente dijo: ‘Si quieres quejarte, adelante, pero habrá consecuencias. Si quieres quedarte en Qatar, cierra la boca y sigue trabajando”.

Deepak (nombre ficticio), obrero metalúrgico de Nepal

Según Amnistía Internacional, los trabajadores migrantes que construyen en Doha el Estadio Internacional Khalifa para el Mundial de 2022 sufren abusos sistemáticos, y en algunos casos, trabajo forzado.

Siendo Qatar un país tan pequeño y que crece muy rápido, adolece de una fuerza laboral propia. Por eso, según la Organización Internacional de Trabajo, el 90% de los trabajadores son extranjeros.

“Sin embargo, a causa de la deficiente aplicación de reformas anteriores, en la práctica las personas migrantes generalmente siguen sin estar protegidas frente a la explotación y los abusos laborales”.

En 2019, un estudio arrojó que el intenso calor de Qatar es uno de los factores que produce más muertes. La OIT tuvo acceso a datos que indican que durante cuatro meses al año los trabajadores se enfrentan a un importante estrés cuando trabajan al aire libre.

El medio español, ABC, aseguró que un grupo de abogados recomendó al gobierno qatarí que hiciera varios estudios. Uno de ellos sobre las muertes de trabajadores inmigrantes por paro cardíaco y que además permitiera autopsias en casos de muertes inesperadas o repentinas. Ninguno de ellos se cumplió. Ni en los juzgados o escritorios se han podido dar resultados. Por eso ahora, las selecciones de Noruega y Alemania pusieron manos a la obra. ¿Servirá de algo más que llamar la atención? ¿Cuál será la próxima selección en unirse a ellas?

Acerca del autor

Miguel Ángel Valladares

Soy periodista egresado de la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto, Venezuela en 2007. Fui fundador y coordinador de deportes del Diario La Prensa de Lara por ocho años. Me apasiona el deporte. Cubrí eventos internacionales como la Copa América 2007 y 2011. Me gusta contar historias.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.