fbpx
Beisbol

Phillies tienen las manos atadas con Odúbel Herrera

Phillies-Odúbel Herrera
Phillies tendrán que mantenerse a Odúbel Herrera dentro de la organización- Foto AFP

Hay algo que deben tener claro todos los aficionados de los Phillies. No es posible hacer un referéndum para determinar qué se debe hacer con Odúbel Herrera. Es imposible por numerosos motivos. Es un equipo deportivo, no una institución política que necesita conocer la opinión para una decisión de Estado, pero especialmente porque si la opción de dejarlo en libertad es la más apoyada, Filadelfia no puede ejecutarla.

Los Phillies tienen las manos atadas con Odúbel Herrera. Sencillamente no pueden cortarlo y, aunque algunos jugadores creen que no deberá volver a las Grandes Ligas y otros no tienen mayor interés en tomar postura, los cuáqueros parecieran estar obligados a mantener al criollo dentro de su róster para el Opening Day.

Primero, un poco de contexto. Herrera fue suspendido por Major League Baseball (MLB) por violar la política de la violencia doméstica de la liga en 2019. El circuito suspendió al pelotero y los Phillies, debido a la sanción, lo retiraron del róster de 40. Ese castigo ya terminó y ahora en Filadelfia deben tomar una decisión sin utilizar como argumento aquella agresión contra una mujer hace dos años.

Melany Martínez-Angulo, pareja del beisbolista, se negó a presentar cargos por el ataque que sufrió en esa habitación de hotel de Atlantic City en mayo de 2019. Ante eso, la corte de desistió del caso. Actualmente, Odúbel Herrera no está preso, ni investigado, por lo que deben darle las mismas oportunidades que al resto de los jugadores que están en los entrenamientos.

“No puedo decirles que esté al 100 por ciento, pero estarían dispuestos (a darle una segunda oportunidad)”, opinó el presidente de operaciones de béisbol de los Phillies, Dave Dombrowski. “Si compone y hace las cosas necesarias, estará bien. Nadie ha dicho: “Oh, no deberíamos estar haciendo esto”. No creo que sea una distracción. Tiene que ganarse la confianza de sus compañeros”.

Odúbel luce destinado a volver al Citizens Banks Park

La realidad es que los Phillies no pueden dejar en libertad cortar a Odúbel Herrera, independientemente de cómo se sientan los aficionados o los compañeros de equipo. Por eso es inútil consultar qué hacer, porque si la decisión que gana es cortarla, no se llevará a cabo.

Y no se trató de una postura para cuidar la imagen. Cuando los conjuntos de MLB firmaron el convenio colectivo entre la Major League Baseball y su asociación de jugadores, acordaron sanciones específicas por incidentes de violencia doméstica. Además, aceptaron que, una vez el jugador cumpliera su sanción, no lo disciplinarían más. Herrera es un ciudadano libre y bajo ninguna indagación sobre ese caso u otro.

“Lo lamento porque cometí un gran error”, explicó Herrera a MLB. “Sé que algunas personas que no me van a perdonar y eso lo entiendo. Pero pasé los últimos tres años ganándome el respeto de Melany de nuevo y estoy agradecido porque ella me disculpó. Ahora me gustaría hacer lo mismo con mis compañeros de equipo, nuestros fanáticos y la familia de los Phillies”.

Argumentos deportivos, no abundan dentro del equipo para dejarlo en libertad. Es cierto que batea para .240, pero soltó cuatro cuadrangulares y su OPS de .755 no dramáticamente negativo. Quizás por eso se mantienen en el campamento de entrenamiento de los Phillies y, cuando restan horas para el inicio de la temporada regular, sigue con chances de ser el titular del equipo como jardinero central.

Filis están obligados a creer en segundas oportunidades

Jugar béisbol es un privilegio, argumentaron las personas que insisten en que los Phillies deben dejar en libertad a Odúbel Herrera. Están convencidos de que, su error en específico, no merece una segunda oportunidad.

Odúbel Herrera es una de las decisiones complicadas de los Phillies- Foto AFP

¿Cómo satisfacer a los que piensan de esa forma? Imposible. Hacerles caso podría desencadenar en una querella contra el sindicato de jugadores que tiene todas las de perder. Quizás mantenerlo y soportar las críticas de los inconformes será lo que menos daño hace.

“Aprendí mucho en los últimos dos años”, comentó Herrera cuando se reportó al campamento de entrenamiento primaveral. “Me siento maduro. He cambiado mucho. Siento que ahora soy una mejor persona. Quiero jugar al béisbol. Quiero ayudar a que el equipo gane y quiero jugar como sé hacerlo. Les dije que amo este uniforme y estoy contento por vestirlo de nuevo”.

¿Phillies pueden enviarlo a las ligas menores? Claro. Ya en 2020 no lo subieron a las Grandes Ligas y todas partes quedaron satisfechas. Sin embargo, actualmente es diferente, porque el criollo mostró que mantiene condiciones suficientes para jugar en el máximo nivel y la posible competencia no lució.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.