fbpx
Beisbol

Detroit hará feliz a Miguel Cabrera, ¡arranca en la primera base!

Detroit-Cabrera-Primera base
Detroit debutará en la temporada con Miguel Cabrera en la primera base- Foto AFP

A todo pulmón y haciendo valer su jerarquía, Miguel Cabrera pidió a los Tigers que deseaba jugar más tiempo en la primera base. La excesiva tranquilidad del rol de bateador designado le incomoda, por lo que desea tomar el mascotín y ayudar a sus compañeros en el aspecto defensivo el mayor tiempo posible.

Y el cuerpo técnico de Detroit cumplirá el deseo a Cabrera. A.J.Hinch, mánager de los Tigers, informó que el venezolano estará en la alineación para el Opening Day como primera base, una decisión que sorprendió, pero que tiene como objetivo principal: mantener contento y motivado a Miguel Cabrera.

Claro, Hinch está convencido de que ayudará más al equipo. “Creo que nos da la mejor oportunidad de ganar en la primera base”, comentó el estratega al periodista Jason Beck. No señaló cuál será el rol que ocupará los próximos encuentros de la zafra.

El plan inicial, según explicó el mandamás de los bengalíes, es que Cabrera cubra la primera base tres veces por semana. Sin embargo, eso fue cuando Renato Núñez, quien arrancará la campaña en las ligas menores y dejó baldía la inicial. Seguramente Detroit utilizará más de lo pensado al aragüeño como primera base.

Miguel-Cabrera-Primera
Miguel Cabrera volvió a la primera base. Foto AFP

Esta primavera, Cabrera jugó seis de sus 16 juegos en la primera base; los otros 10 fue el bateador designado. Esa tasa equivaldría a aproximadamente 60 juegos en primera base en la temporada regular.

“Espero que me den más tiempo de juego en la primera base”, aseguró Cabrera a finales de septiembre de 2020. “Necesito estar en el campo. Estoy aprendiendo cómo ser bateador designado en este momento, pero es difícil para mí ir a pararme en la caja de bateo y luego sentarme a pensar qué voy a hacer en mi próximo turno”.

Salud vs. el deseo

Miguel Cabrera jugó 136 juegos en 2019, bateando .282 con 12 jonrones y 59 carreras impulsadas. Ese año, consiguió 26 juegos en la primera base y 107 como bateador designado. Sin embargo, ha lidiado con lesiones en la rodilla derecha, la espalda baja, ingle y los tobillos, lo que le sacó del campo por tiempo prolongado.

Al menos durante el Spring Training mostró condiciones para custodiar la posición sin problemas. Incluso lució en uno que otro lance, lo que demostró que podía colaborar en esa área, sin comprometer su estado físico, que fue el motivo para alejarse el mayor tiempo posible del campo durante las últimas zafras.

Además, las estadísticas muestran que Cabrera no fue un buen primera base defensivo durante 2019. Dejó saldo de -2 carreras salvadas en 219 entradas, números que iban a empeorar si me mantenía jugando lastimado. Del mismo modo, Detroit contaba con opciones más jóvenes y que tiene una mejor proyección para ayudar a la organización en el futuro a largo plazo.

“Miggy es un buen primera base”, analizó Hinch sobre cómo se vio el jugador durante los juegos de exhibición. “Pienso que las personas se sentirían más cómodo si no tuviera un guante, pero él está muy activo. Realmente estoy feliz por él. Se vio bien, aunque fue un día bastante ocupado”.

Cabrera, amo y señor de la banda contraria

El Spring Training sirvió para confirmar distintos detalles relacionados al legendario pelotero. Primero, todavía puede estar a la defensiva sin deslucir como inicialista. La segunda no hacía falta dejarlo claro, pero ahí va: Miguel Cabrera es un experto bateador hacia la banda contraria.

Sí, golpeó para .225, porque apenas ligó nueve inatrapables luego de los 40 turnos que consumió durante la primavera. Pero soltó un doble y dos cuadrangulares, ambos salieron disparados al jardín derecho del estadio. Golpeó la pelota con una contundencia similar a los últimos años, en los que la mala suerte perjudicó sus estadísticas individuales.

“Sabe que puede jalar lanzamientos cuando comience la temporada si busca conectar las rectas dijo Hinch. “Lo que no se puede hacer es jalar la pelota durante tres o cuatro semanas y luego esperar rastrear las pelotas en lo profundo de la zona a medida que se acerca la temporada. Me gusta dónde está”.

De los 487 cuadrangulares que ha conectado Miguel Cabrera en su carrera en las Grandes Ligas, 100 salieron por el jardín derecho. Es un experto en batear hacía la banda contraria y, pese las lesiones, la edad y demás, en Detroit ve como un buen augurio que eso se mantiene en 2021.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.