fbpx
Fútbol

Su nacimiento se pagó con camarones: secretos de Ronaldo que reveló Sports Illustrated

Los secretos de la vida de Ronaldo Nazario que desveló Sports Illustrated
Ronaldo Nazário es uno de los más grandes de la historia del fútbol.

Parece obvio, pero igual aquí va: cuando Ronaldo Nazario vio la luz de la vida no lo hizo como una deidad del fútbol, ni como un mesías. Era el hijo de una pareja de Río de Janeiro que tenía tantos problemas económicos que tuvieron la suerte de toparse con un doctor bondadoso. El 18 de septiembre de 1976 el facultativo no le quiso cobrar a la pareja por el nacimiento del niño.

Algo tenía que hacer el nuevo papá. Quizás por vergüenza y agradecimiento logró reunir tres kilos de camarones y así fue que le pagó al médico. Pero no solo eso. El nombre del hombre que tuvo el profesionalismo y la humanidad para entender su situación fue usado para darle identidad a su hijo. Así comenzó la historia de Ronaldo Luis Nazario de Lima, considerado uno de los mejores delanteros de la historia del fútbol, incluso el mejor.

Lee también: La considerable suma que pagó Pogba para recuperar su Rolls Royce

“Supongo que es un nombre que da suerte en el fútbol”, dice en una entretenida y profunda entrevista que le realizó Sports Illustrated. Y quizás sí. Tal vez tiene algo de magia. En la vida del fútbol, Ronaldo Nazario es el ancestro de otros dos de los mejores futbolistas de la historia. Ronaldo de Assis Moreira, mejor conocido como Ronaldinho, es uno. Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro es el otro, aunque este le debe el nombre al expresidente de Estados Unidos Ronald Reagan.

La vida de Ronaldo Nazario

El origen de su nombre no es el único secreto que reveló Sports Illustrated en el encuentro con el actual presidente del Real Valladolid, equipo de Primera División de España. Hay algo que el planeta balompié no sabe. Ese ser imparable que hizo de Brasil campeón del mundo en Corea-Japón 2002, que puso a Europa de rodillas con sus goles precoces, tiene más de tres años que no juega al fútbol ni en broma.

Su estampa ya no es la de un atleta. Durante toda su vida, sobre todo al final de su carrera, Ronaldo Nazario luchó con el sobrepeso. Ya no siendo un deportista se relajó un poco más. Pero lo que quiere hacer es perder algo de masa para volver a jugar en exhibiciones con otras leyendas como él.

“En mi cabeza, creo que todavía puedo hacerlo”, dice Ronaldo Nazario en la entrevista. “Y cuando alguien me pasa un balón dos metros por encima de mí, en mi mente pienso que puedo llegar a ella. Ese es un gran error, porque no puedo. A veces hay buenos partidos para las leyendas y quiero ser parte de ellos. No me importa si la gente me recuerda como ‘Ronaldo el gordo’ o ‘Ronaldo El Fenómeno’. Lo hice lo mejor que pude”.

Una vez, en el verano de 1999, dos dioses del Monte Olimpo se estrecharon las manos. No ocurrió en Grecia, sino en el frío Oregon, en donde quedan los cuarteles generales de Nike. Fue uno de los mejores encuentros en la vida de Ronaldo Nazario. Se cruzó con Michael Jordan, quien ya para el momento era una leyenda.

El encuentro con Michael Jordan

“Me dijo: ‘Entonces, tú eres el Michael Jorda del fútbol’”, recuerda Ronaldo. “Yo pensé: ‘Woow eso es un enorme cumplido’”. Pero como dice el extraordinario trabajo de Sports Illustrated, Ronaldo volvió a mostrar que sí, es el Michael Jordan del fútbol hasta después de su retiro. Así como el mítico 23, que invirtió en los Charlotte Hornets, un equipo pequeño de la NBA, Ronaldo lo hizo con el Valladolid, un club que siempre lucha por la permanencia en Primera.

La vida de Ronaldo Nazario es otra desde que es el presidente del Valladolid. Vive en un lujoso apartamento en Madrid, es cierto, pero al menos dos veces por semana viaja a la ciudad al norte de la capital española para involucrarse con sus jugadores.

“Estoy involucrado en todo”, dice a Sports Illustrated. “Quiero estar cerca de los jugadores y ver qué necesitan, pero trato de no acercarme demasiado, de quedarme en mi lugar. No quiero ser el presidente que dice: ‘quiero esto y aquello, de lo contrario, ¡te despido!’”.

Esas son cosas de la vida de Ronaldo Nazario que, hasta el momento, eran desconocidas. Incluso habló de su horrendo corte de cabello en el Mundial de Corea-Japón 2002, que usó para despistar a la prensa de una lesión que había sufrido.

“Fue horrible. Pido disculpas a todas las madres que vieron a sus hijos hacerse el mismo corte de pelo”, grita durante la entrevista. “Así que me hice el corte de pelo. Vi a mis compañeros de equipo y les pregunté: ‘¿Les gusta?’ Ellos me dijeron: ‘¡No, es horrible! ¡Córtate eso!’. Pero los periodistas vieron mi corte y se olvidaron de la lesión”.    

Acerca del autor

Andriw Sanchez

La ilusión de ser escritor me llevó por el camino del periodismo. Quise escribir sobre letras y música, pero terminé como reportero y columnista de beisbol. Soy graduado en la Universidad Católica Santa Rosa (2019), con ocho años de experiencia en el periodismo deportivo en medios como Ciudad CCS, El Nacional, El Estímulo, LVBP.com, BeisbolPlay, El Planeta de Boston y América Digital. Fui coordinador de prensa de Leones del Caracas en la temporada 2020-2021.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.