fbpx
Espectáculos TD

Libro mostró el lado oscuro del fútbol femenino: “Quería erradicar el lesbianismo”

Libro-futbol-femenino
La futbolista Marta Corredera habló de los maltratos que recibió- Foto AFP

Actualmente el fútbol femenino en España alcanzó un auge importante. Los juegos se transmitieron por televisión, clubes como el Real Madrid añadieron una sección a su institución y las competiciones internacionales recibieron una mayor cobertura. Es la actualidad bastante prometedora para disciplina. Pro todo eso llegó luego de una época oscura, llena de maltratos y todo tipo de ataques.

Eso lo que quiso dar conocer el libro “No las llames chicas, llámalas futbolistas“, un texto en el que la periodista Danae Boronat decidió darles una voz a las jugadoras y que mostró cómo un deporte se convirtió en una pesadilla para muchas. Lamentablemente, es un escenario que muchas sufren todavía.

“Al final lo que han hecho las jugadoras es perder el miedo y a mí me lo han contado como una forma de pasar página, de decir ‘nosotras ya estamos en otro plano'”, explicó la autora del libro. “Con el paso de los años cuando una situación te ha dolido o te ha avergonzado, te atreves más”.

Y las deportistas que hablaron no eran parte de ligas lejanas. Fueron futbolistas españolas que, por parte de entrenadores de la selección y de clubes importantes, recibieron un trato “poco humano”, de acuerdo a Boronat.

Jugadoras como la defensa del Real Madrid Marta Corredera, las jugadoras del Barcelona Jenni Hermoso y Vicky Losada. También Verónica Boquete, quien milita en el Milan, o antiguas futbolistas como Alicia Fuentes. Todas aportaron sus testimonios para el libro.

Ignacio Quereda, el gran villano

Dentro del libre hay muchas víctimas. Jugadoras que, por preferencia sexual o estilo de vestir, terminaron señaladas por Ignacio Quereda, exseleccionador de España. El entrenador, según las entrevistadas, humilló y vejó a sus jugadoras. ¿Los motivos? Son desconocidos.

Corredera, central del Real Madrid, relató una vivencia: “No puedo contar la de veces que venía y me levantaba la camiseta. ‘Quítate eso que provoca infecciones… otra vez con eso’, me recriminaba”. Lo que debía removerse era un piercing en el ombligo, que se lo retiraba y colocaba constantemente para que no lo viera Quereda. “Cuando llegaba a la concentración, me tenía que quitar el piercing para decirle: ‘Ya no lo llevo, ya no me la levantes más'”.

Losada, una de las figuras del Barcelona, fue más allá en su denuncia. Aseveró que escuchó a Quereda decir que deseaba eliminar a las lesbianas de sus concentraciones. “Quiero erradicar el lesbianismo y los malos hábitos”, afirmó el exentrenador en más de una ocasión, según la futbolista.

Ignacio Quereda, exseleccionador de España– Foto AFP

La autora del libro afirmó: “Las vejaciones hacia las jugadoras era la tónica habitual en la forma de actuar y expresarse. Aunque realmente creo que la mayoría me lo han contado sin traumas, sin que fuera nada que las haya atormentado, sí que admiten que las perjudicó o que las dejó tocadas anímicamente muy a menudo”.

 Continuamente tuvieron que evitar comentarios, vestimenta, artículos y conversaciones telefónicas para no ganarse improperios de Quereda. “No entendían por qué tenían que pasar ese peaje para estar con la selección absoluta. Cuentan que apenas lo han hablado con sus familias porque son cosas que no te gusta contar, se lo habían tragado ellas, un poco solas”.

Ignacio Quereda, quien fue seleccionador desde 1988 hasta su dimisión en 2015 por la polémica que se produjo cuando las internacionales pidieron su cese, no participó no la realización del libro. Según la autora, fue contactado aunque nunca mostró disposición para dar su versión y verificar los datos de las jugadoras.

Libro abrió una época sin miedo

La intención de Danae Boronat con “No las llames chicas, llámalas futbolistas” no es solo relatar experiencias. Espera que su libro sea el inicio de tiempos mejores para las jugadoras, en el que puedan confesar maltratos e incomodidades sin tener miedo. Después de todo, si una figura del Real Madrid lo vivió y denunció, el resto podrá hacer lo mismo.

Boronat dijo: “creo que ahora son futbolistas empoderadas, que han dejado el miedo y que consideran que ya hemos superado esa época, pero que es necesario poner las cartas sobre la mesa. Que todo el mundo sepa que están aquí habiendo superado situaciones tan lamentables”.

Danae Boronat con su libro- Foto AFP

También que sea el inicio de la apertura de casos y una motivación para futbolistas. “Ojalá esto sirva para destapar otros casos, para que se acabe con unas prácticas que creo que debe haber en otros muchos clubes y estamentos”, añadió Boronat, que consideró “increíble que durante tantos años hubiera tanta impunidad en el trato humano hacia las jugadoras”.

Será una forma de mejorar el producto. Con un fútbol femenino más seguro y menos tóxico el talento aumentarán. Luego se pasará a mejor espectáculo y en conclusión un deporte mucho más popular.

El potencial del fútbol femenino es igual que el masculino, es el mismo público, cuando ellas tengan las mismas condiciones y las mismas herramientas que ellos, no va a haber diferencias”, cerró.

Acerca del autor

Stefania Colina

Licenciada en Comunicación Social, graduada en la Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR). Enfocada en la fuente de farándula y espectáculos. Agradecida con Dios por cada oportunidad que me brinda para crecer personal y profesionalmente.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.