fbpx
Columnistas

El béisbol venezolano se hace sentir en El Salvador

El Salvador
/ Carlos Hernández

La pupusa es la comida más tradicional y económica de El Salvador, es un pariente cercano a nuestra arepa ya que se elabora con harina de maíz y es asada. Aunque varía en algunos procesos de su preparación, es consumido a todas horas: desayuno, almuerzo o cena, como nuestro plato predilecto. Al igual que la pupusa, en el llamado “pulgarcito del mundo”, por sus apenas 21. 041 kilómetros cuadrados de superficie (casi lo que mide el estado Lara, 19 800 km²); hay otras algunas similitudes con Venezuela y, aunque no en su gran dimensión como en la tierra de Simón Bolívar, en estos predios de Centroamérica también se juega béisbol.

En un país netamente futbolero, donde la afición, los medios de comunicación y los patrocinantes deportivos no dejan que el deporte “Rey” pierda el mínimo espacio posible. El juego de batear y correr ha luchado por años por mantenerse activo, tanto en la formación de nuevas generaciones de peloteritos; como en la Liga Nacional de Béisbol, la máxima categoría y el torneo que en el último lustro ha albergado a una buena cantidad de venezolanos como jugadores y técnicos en sus filas.

Según los historiadores del deporte, el béisbol se empezó a practicar en este país a mediados de 1910 del siglo pasado. Gracias a que algunos hijos de familias de buena posición económica viajaban a estudiar a Estados Unidos y traían de regreso implementos de este nuevo deporte. En 1921 se disputó el primer Campeonato Nacional de Béisbol en el que se tituló el Club Olímpico Salvadoreño.

Poco a nivel de Grandes Ligas

En el El Salvador se han firmado no más de 15 jugadores a organizaciones de Grandes Ligas en los últimos veinte años. Ninguno de ellos ha podido saltar la cerca más allá de la categoría Doble A; aunque han tomado como suyo el ascenso y carrera del grandeliga nicaragüense Erasmo Ramírez; quien desde pequeño se mudó a ESA y fue formado en este país hasta ser firmado en 2007 por los Marineros de Seattle.


Lea también

Un “hechizo” persigue al equipo venezolano en el Clásico de 2017


A nivel de selecciones, El Salvador cuenta con la gran desventaja de tener como vecinos regionales a Nicaragua y Panamá; equipos que tradicionalmente se pelean los primeros lugares en todos los torneos y categorías del área. El máximo orgullo de la pelota cuscatleta (Denominación al nativo de El Salvador) es la medalla de oro ganada hace 31 años en los Juegos Centroamericanos de Honduras 1990; en la que le derrotaron en dos ocasiones a Nicaragua. Esa gesta recobra mayor valor ya que fue en tiempos de la guerra civil en estas tierras ricas en café, por lo que el proceso de entrenamientos del seleccionado fue muy complicado.

Contingente reducido en El Salvador

La Liga Nacional de Béisbol de El Salvador disputa su XXVI edición. En un formato que precedió a los torneos de la pelota mayor que por décadas se disputaron en el país y que según los historiadores eran tan seguidos por la afición como los campeonatos de fútbol. Incluso, a mediados de los 90 jugó en el torneo mayor salvadoreño el venezolano y ex grandeliga Leonardo Hernández. Sin embargo, después de finalizada la guerra civil en 1992, el béisbol perdió terreno dentro de de las nuevas generaciones.

Con los consabidos problemas económicos en Venezuela, la liga salvadoreña ha sido un objetivo importante para muchos jugadores que están fuera del béisbol organizado y que pueden ganar algunos dólares en la liga semi profesional.

En los últimos años destaca el nombre de Wilmer Alvarado. Un receptor firmado en 2006 por la organización de Cardenales de San Luis, y quien unos años después de ser dejado libre fue contratado por el equipo Santa Tecla de El Salvador. Se ha onsagrado entre los jugadores con cuadrangulares y carreras impulsadas en las cuatro campañas que participó. En la zafra de 2017 Alvarado ganó la triple corona de bateo con average de .437 (71 VB-31 HC) a, sí como fue líder en cuadrangulares (9) y remolcadas (19).

Para la actual temporada de la LNB, la cual ya está próxima a cumplirse la mitad del calendario, se redujo de cuatro a tres la cuota de jugadores extranjeros. Debido a los problemas logísticos generados por la pandemia; lo que a su vez bajó el número de peloteros venezolanos que en los últimos torneos reforzaron la liga. Incluso, los siete se quedaron varados en El Salvador cuando fue cancelada la temporada anterior por el covid-19 y cerrados los aeropuertos, tras disputarse tan solo un mes de juego.

Grupo de lanzadores

Los lanzadores Wilfredo Ramírez (Santa Tecla), Víctor Salazar (Halcones) y José Roca (Utec); el antesalista Ricardo Marcano (Halcones), el receptor Javier Hernández (Santa Tecla), así como los estrategas Iván Colmenares (Halcones) y Jesús “Chichí” Cartagena (Santa Tecla) laboran en el torneo.

El grupo lo encabeza el zurdo del equipo Wilfredo Ramírez, quien en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional tiene experiencia con Caracas, La Guaira y Margarita. Además perteneció a la organización de los Indios de Cleveland, y ha tenido un largo recorrido por circuitos independientes de Estados Unidos, Japón, México y Colombia.

Wilfredo Ramírez / Carlos Hernández

Es la quinta participación del nativo de Barcelona (33 años) en el béisbol salvadoreño y la cuarta con los tecleños. Finalizó líder en ponches la temporada de 2019 con 111 retirados en 76.2 innings de labor; además de ser segundo en efectividad con 1.16 (10 CL). Es sin duda alguna el mejor lanzador extranjero en en el último lustro en ese circuito.

En las seis primeras aperturas que ha tenido este año con los tecleños mantiene efectividad de 0.69 en 52.0 IL; con récord de 3-1, 73 ponches y solo cuatro boletos.

Aumenta la representación criolla en Santa Tecla

Junto a él hace batería el receptor aragüeño Javier Hernández. Quien hasta hace un par de años se mantenía en las sucursales de los Azulejos de Toronto. Era ficha de los Tigres de Aragua en la LVBP hasta que fue dejado en libertad a finales del año pasado. En 2020 reforzó a Santa Tecla y solo pudo jugar un mes por la suspensión a raíz de la pandemia del covid-19. Sin embargo, en cinco juegos ligó para .556 (18-10), con tres cuadrangulares y 10 remolques. En lo que va de torneo no le ha ido tan bien a la ofensiva al punto que batea .121 (33-4).

Ambos son dirigidos por el veterano Jesús “Chichí” Cartagena, con vasta experiencia en cuerpo técnicos de selecciones venezolanas, y que por cuarta vez toma las riendas de la novena tecleña.

Jesús Cartagena mánager de Santa Tecla / Carlos Hernández

En Halcones

En el equipo de Halcones sobresale el bate de Ricardo Marcano, quien en la 2019-20 jugó la temporada con los Navegantes del Magallanes. El carabobeño fue clave en el campeonato obtenido por Santa Tecla en 2019 tras culminar segundo en average del circuito (.423), en hits (30) y en cuadrangulares conectados (5).

Al año siguiente fue su consagración en el circuito al nuevamente finalizar segundo en cuatro renglones ofensivos. Average (.375), impulsadas (18), dobles (11) e imparables contactados (30). Para cuando se paró la campaña pasada por la pandemia, el exjugador de la organización de los Cachorros de Chicago comandaba a los bateadores con promedio ofensivo de .538 (17-10); así como era colíder en imparables (10) y cuadrangulares (3) junto a su paisano Javier Hernández, con el que conformaron el llamado “Dúo explosivo”.

Hasta la fecha, Marcano liga para .459 (37-17) en sus primeros 10 juegos de la temporada, con dos cuadrangulares y cinco remolques.

Junto a él, estará el lanzador derecho de Puerto Cabello, Víctor Salazar. Inicialmente jugó en la temporada 2018 con el conjunto de Agabeisi y el año pasado trabajó con Halcones; equipo con el que repite esta campaña, no solo como lanzador sino también como antesalista. En cuatro salidas posee efectividad de 0.98, en 21.1 IL, record de 1-0, con 16 ponches y tres boletos. Además, ha jugado un par e ocasiones como antesalista y posee average de .333 (9-3).

Ambos están bajo las órdenes de Iván Colmenares, quien en El Salvador ya ha dirigido a las novenas de Agabeisi y las Águilas de la Utec; así como se desempeñó como coach de banca la zafra pasada con Halcones. Colmenares ha trabajado con varias organizaciones de Grandes Ligas, entre ellas la de los Piratas de Pittsburgh.

Águilas de la Utec

El grupo lo completa el derecho de las Águilas de la Utec, José Roca. En la 2019-20 actuó con los Caribes de Anzoátegui y fue firmado al profesional por los Rays de Tampa Bay. El nativo de Barcelona participó en la campaña inconclusa de 2020, dejando una línea de pitcheo de 1.04 de efectividad en 26.0 innings de labor, con récord de 2-0, nueve boletos y 33 ponches.

En lo que va de torneo Roca ha sido de mucha ayuda para el manager nicaragüense Roger Baberena; quien ante la ausencia de bateadores extranjeros en su roster y aprovechando el pasado como outfielder de Roca, le ha quitado responsabilidad sobre la lomita y se las ha trasferido a la defensa de a posición ocho y en corazón ofensivo de su club. Roca batea para .241 (29-7) en 10 juegos y tiene 1.36 de efectividad en 26.0 episodios.

Sin duda, para estos venezolanos, así como para una decena más que han pasado en los años recientes por esta pelota, el torneo salvadoreño les ha brindado una oportunidad de mantenerse activos y de generar ingresos. Así como las pupusas han pasado ser parte de sus comidas habituales.

Acerca del autor

Carlos Jesús Hernández

Soy un periodista venezolano graduado en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela en 1998. Inicié mi carrera en el mundo periodístico en el Diario El Nuevo País, luego pasé a Últimas Noticias, para dar el gran salto al Diario Líder en Deportes, del cual fui fundador y llegué a ser Coordinador de la Sección Béisbol. Desde 2015 resido en San Salvador, donde he trabajado como jefe de comunicaciones de la Federación Salvadoreña de Béisbol, así como de la Liga Nacional de Béisbol de El Salvador, además de colaborar con varios diarios locales y ser columnista de la revista digital Bengoa.

1 Comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Excelente nunca pensé que se jugara por esos lados y muchos menos que compatriotas venezolanos jueguen en ese béisbol. Buena información.