fbpx
Baloncesto Medicina

Jamal Murray, la nueva víctima de LCA: la pesadilla del deportista

Jamal Murray-Ligamentos-Rodilla
Jamal Murray se lesionó la rodilla (Photo by Ezra Shaw/Getty Images)

Es la lesión más temida del deporte. Una rotura de ligamentos cruzados (LCA) es un diagnóstico que ningún atleta quiere escuchar, sin importar disciplina o rol dentro de los equipos. Lamentablemente para Jamal Murray y los Denver Nuggets, esa fue lo le dijeron los médicos tras las pruebas que le realizaron en la izquierda.

De esa forma se confirmó lo que se temió desde que el piloto se desplomó en el tabloncillo y llevó sus manos a la rodilla. Su rostro reflejó que el dolor era intenso y que se había lastimado de gravedad. Fue una realidad. Jamal Murray se rompió el ligamento cruzado y no jugará el resto de la temporada de la NBA.

Tamaña decepción para los Nuggets. Un conjunto que aparentaba ser candidato a ganar el título de la liga, perdió a su base armador y uno de los grandes responsables en la anotación. Además, con el nivel que mostró en la postemporada anterior, se esperaba con muchas ansias ver al estadounidense de nuevo en los playoffs.

/ AFP

“Algunos de los entrenadores (asistentes) dijeron que cuando vieron la repetición parecía que sufrió una hiperextensión. Acababa de regresar (de una lesión en la rodilla derecha), estuvo fuera por cuatro días”, declaró luego del juego Mike Malone, entrenador de los Nuggets. “Su rodilla (derecha) le había estado molestando… es simplemente un sentimiento horrible. Mantengan a a Jamal en sus pensamientos y oraciones, y con suerte recibiremos buenas noticias”.

Ahora se confirmó lo peor. Una rotura de ligamentos cruzado provocará que Murray no juegue de nuevo en 2020. Dejará de ayudar a su equipo en la actual campaña, pero también durante el inicio de la próxima. Del mismo modo, afrontará una dura operación y complicada rehabilitación.

Especialistas tienen buenas noticias para Denver

El procedimiento, según los médicos, no es tan complejo de realizar. Sin embargo, la recuperación tarda nueve meses y alrededor del 30% de los jugadores no recuperan el nivel que tenían antes de lastimarse. No pareciera ser el caso de Jamal Murray.

El joven es todavía joven. Con apenas 24 años de edad su cuerpo asimilará cualquier intervención en este momento y lo avanzada de la medicina invitarán a creer que será una operación satisfactoria. Lo doloroso para Denver y el propio jugador es el tiempo que estará fuera del tabloncillo.

Cuando se le preguntó qué pasó por su mente cuando vio caer a Murray, su compañero Nikola Jokic respondió: “Es realmente triste ver a alguien con dolor. El tipo que es el guerrero, que va a luchar contra todo, estaba sufriendo”.

Y queda la idea de que pudo ser una lesión evitable. A diferencia de la gran mayoría de la rotura de ligamentos cruzado en las rodillas, imprevisibles y muchas veces producto de esfuerzos deportivos, en esta ocasión la rodilla avisó. Murray se perdió los últimos encuentros por molestias y ahora el mal escaló hasta un punto máximo.

Los ligamentos cruzados dan estabilidad a la rodilla

“Para mí el problema es que los jugadores no paran”, dijo a Infobae Omar Lencina, médico traumatólogo y expresidente de la Asociación Argentina de Traumatología del Deporte. “Pocos equipos tienen tiempo para darle los jugadores al médico para hacer un programa de prevención”.

El LCA se encarga de darle estabilidad a la rodilla. Cuando se rompe, la tibia se desplaza hacia atrás con respecto al fémur y se imposibilita caminar con comodidad, mucho menos practicar deportes. Recuperar la inmovilidad es un procedimiento largo que amerita un trabajo físico y mental asesorado por un especialista.

Peor momento

No hay tiempos idóneos para sufrir una lesión, mucho menos del calibre que sufrió Jamal Murray. Pero si los Nuggets hubieran escogido, seria una fecha muy lejana a la actual. Dentro de un escenario hipotético, hay muchos argumentos para pensar así.

Denver venía de ganar 17 de los últimos 20 partidos y tras el traspaso con el que sumaron a Aaron Gordon, los Nuggets parecían uno de los grandes candidatos al título. No solo por los resultados, sino por la imagen que mostraron en la zafra regular y sus antecedentes pasados.

Los Nuggets fueron una de las historias de la última postemporada. Remontaron dos series que estaban abajo 1-3, en gran parte, por Jamal Murray. Salió de la burbuja de Disney World, con unas medias de 26,5 puntos, 4,8 rebotes y 6,6 asistencias.

Por eso es tan doloroso para los Nuggets. Una lesión de tanta gravedad como esta podría provocar que Murray llegase muy justo a los playoffs del año que viene. Y unos Nuggets sin el base son mucho menos candidatos, por lo que pueden perder dos años de estar en las finales de la NBA.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.