fbpx
Beisbol

Salvador Pérez: de un infield con poco futuro a un receptor estrella

Salvador Pérez-MLB-Olimpo
Salvador Pérez ganó su tercer Bate de Plata. Duane Burleson / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / GETTY IMAGES VIA AFP

El debate sobre quién ha sido el mejor receptor criollo que usó los aperos en las mayores poco a se fue quedando con un solo candidato. Salvador Pérez se convirtió en el venezolano 34 que ha conectado 1.000 hits en las Grandes Ligas, una cantidad a la que no acostumbran llegar los cátchers nacionales y que solo enaltecen la carrera del carabobeño.

Eso mismo lo sabía Pérez. Nunca se imaginó cuando su carrera inició que iba a terminar con tantos incogibles. Ni siquiera porque su primer indiscutible llegó el propio Opening Day, la noche del 10 de agosto de 2011.

“No sabía que íbamos a estar aquí después de 11 temporadas del día que me llamaron”, dijo Pérez, quien firmó una extensión de contrato por cuatro años en los entrenamientos primaverales. “Ustedes saben lo loco que es todo esto, pero planeo quedarme aquí. Solo quiero terminar mi carrera aquí. Soy un Royal para siempre. Estoy emocionado de estar aquí”.

Los 1.000 hits pueden parecer pocos en comparación a los 3.000 que intentará alcanzar Miguel Cabrera esta campaña, pero sí se trata de una cifra importante. Especialmente para un careta que ya ganó cinco Guantes de Oro y poco a poco construye una carrera que tiene vestigios de ser inmortalizada en algunos años.

“Tan pronto como lo golpeé la pelota, quería sumar carreras”, dijo Salvador Pérez a MLB. “Pero cuando miré el marcador, lo mostraron allí, así que fue un momento bastante bonito para mí. Es increíble. Es asombroso. Lo malo es que perdimos, pero es algo que nunca olvidaré: 1.000 hits, muchos años en las Grandes Ligas. Siempre pensé en eso cuando crecí, ahora para ser el jugador en el que me convertí. Estoy muy orgulloso de mí mismo”.

Salvador Pérez y Ramón Hernández, los únicos

La lista de venezolanos con 1.000 incogibles en las Grandes Ligas tiene a muchos. Ahí se encuentran varios campocortos, numerosos jardineros y muy pronto todos detrás de un primera base (Cabrera). Pero muy pocos receptores. De hecho, solo dos. Salvador Pérez y Ramón Hernández.

Es cierto que Víctor Martínez cerró su carrera con 2.153 indiscutibles, sin embargo, la mayoría de sus encuentros llegaron como bateador designado. También estuvo como inicialista durante la parte final de su carrera.

Y no el algo de extrañar. La posición de la receptoría demanda mucho desgaste físico, lo que provoca muchas jornadas de descanso y resta oportunidades ofensivas, por lo que el logro de Pérez y Hernández son importantes. Además, Salvador Pérez es el decimotercer miembro de los Royals con 1.000 imparables.

“Me dio escalofríos cuando lo vi”, dijo el abridor de Kansas City, Brady Singer. “Es exactamente lo que representa ser un Royal. No podría estar más feliz de estar en nuestro equipo. Es un líder increíble y me ayuda muchísimo. Es un tipo al que quieres en la casa club. Él significa el mundo para mí, y ver eso, fue increíble”.

salvador perez-renovacion-royals
Salvador Pérez tendrá un salario promedio de 20.5 millones de dólares por temporada. Foto AFP

Salvador Pérez pasó de ser un joven infielder que los Royals firmaron en 2006 desde Venezuela a uno de los mejores receptores de las Grandes Ligas. Su nombre está grabado en la historia de los Reales: en 2015, fue nombrado MVP de la Serie Mundial después de llevar a Kansas City a su primer título de la Serie Mundial en 30 años. Sus cuatro jonrones en esa postemporada están empatados en el segundo lugar por un receptor en una sola postemporada. Consiguió el tercer hit en la historia de la postemporada de Kansas City con un sencillo productor en la 12ª entrada del Juego del Comodín de 2014.

Con el enfoque en otro anillo

Pareciera poco creíble que el mismo día en el que Salvador Pérez consiguió uno de los hitos más importantes de su carrera, recordara que su meta es sumar otros logros. Espera repetir la experiencia de llegar a la postemporada y, por qué no, sumar otro anillo de campeón de las Grandes Ligas.

¿Terminar su carrera con 3.000 hits? Claro que sería del gusto del venezolano. Sumar otros premios defensivos también, porque eso lo catapultará a ser de los mejores dentro de su posición en la historia del juego, pero nada de eso le equiparará a alzar otro campeonato con los Royals, organización con la que es bastante probable que pasará el resto de su carrera.

“Todo el mundo quiere ganar un Guante de Oro, ir al Juego de Estrellas, ganar un Bate de Plata”, siguió Pérez. “Pero creo que lo más importante es volver a los playoffs con todos estos muchachos. Puedo dejar las tres cosas sobre la mesa solo para llegar a los playoffs”.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.