fbpx
Fútbol

La Liga Sudamericana de Clubes: un antecedente de la Superliga

En 2016, la Conmebol pasó por el mismo evento. / El Clarín.

El fútbol de Europa se encuentra en pleno revuelo gracias al anuncio de la creación de la Superliga. Algo que muchos apoyan, un grupo está en contra y otros todavía no entienden. Pero lo cierto es que en la Conmebol, esto fue una idea pasada que no llegó a mayores. En 2016, varios equipos importantes del continente anunciaron la creación de la Liga Sudamericana de Clubes.

Esto ocurrió específicamente el 12 de enero de aquel año, meses después del inicio del llamado FIFA Gate. En Montevideo, Uruguay, fue el lugar donde un grupo conformado por quince instituciones históricas firmaron el acta constitutiva de lo que parecía ser una nueva competición.

Los clubes eran: Boca Juniors, River Plate, San Lorenzo y Racing de Argentina; Universidad de Chile, Universidad Católica y Colo Colo de Chile; Liga de Quito de Ecuador; Olimpia y Cerro Porteño de Paraguay; Melgar y Sporting Cristal de Perú; y Nacional, Peñarol y River de Uruguay.

La intención de la Liga Sudamericana de Clubes era simple y tenía mucha similitud con la Superliga de Europa: más dinero para los equipos grandes del continente. Ya que todos ellos, se quejaron de las condiciones económicas que había en este lado del mundo, por lo que se organizaron para volver a tener más poder, del que tenían en ese momento.

Aunque hasta entonces, todo iba paso a paso. Las cosas se comenzaron a complicar con el pasar de los meses, ya que otros grandes e históricos de la Conmebol se unieron a la idea de separarse del organismo para crear una competición paralela y organizada por ellos mismos con el fin de recuperar más dinero de lo que daba la Libertadores y la Sudamericana.

Liga Sudamericana de Clubes, Superliga de Europa, FIFA, UEFA, CONMEBOL
Copa Libertadores y Copa Sudamericana. / La Unión.

Con los meses llegaron más equipos: entre ellos Caracas FC

No todo parecía un capricho de unos pocos equipos. La idea cada vez iba a agarrando más y más fuerza, aprovechando incluso la inestabilidad que había en la Conmebol. Sobre todo por un período de transformación y limpieza que había iniciado a mediados del año anterior (2015).

Para marzo, se unieron más clubes históricos a la idea de realizar la Liga Sudamericana de Clubes. Entre ellos, nada más y nada menos que los de Brasil, tales como Corinthians, Gremio, Inter de Porto Alegre y Sao Paulo. Asimismo, el Caracas FC de Venezuela también se incorporó a la idea.

Y tras varias reuniones en distintas partes de Sudamérica, para julio de 2016 se decidió dar un paso hacia adelante: formar la junta directiva. Aquella estaba liderada por Daniel Angelici (presidente de Boca Juniors) como su presidente; Romildo Bazán Jr. (Gremio) como primer vicepresidente; Álvaro Martínez (Deportivo Cali) como segundo vicepresidente y Freddy Tellez Claros (The Strongest) como el tercero.

Esto creaba una preocupación en la Conmebol. No obstante, aunque los grandes del continente tenían una sola idea en conjunto, muchos otros no estaban seguros de si esta idea iba a ser la mejor. Sin embargo, aunque el ‘monstruo’ que estaba por crearse podía convertirse en una realidad, se quedó solo en una pesadilla.

Daniel Angelici. / Foto: El país

Aumento de premios: antídoto contra la Liga Sudamericana de Clubes

Tal y como está sucediendo ahora en Europa, las cosas en Sudamérica se habían tambaleado. La creación de la Liga Sudamericana de Clubes era un golpe muy fuerte para la economía y estabilidad de la confederación y, sobre todo, de la Copa Libertadores y Sudamericana, las dos competencias más destacadas del continente.

Pero con los meses la idea se fue diluyendo. Todo gracias a una importante movida por parte de la Conmebol. Inicialmente, las quejas y motivos por los que se creaba esta nueva competencia eran para buscar mayores ingresos económicos. Sin embargo, esto llegó.

Quintuplicar los premios a los participantes de las competencias y aumentar los patrocinantes, apaciguaron en gran parte los ánimos de aquellos equipos, que bajaron su intensidad y la necesidad de independizarse de la Conmebol.

Asimismo, según expone El Clarín, también tuvo mucho que ver los cambios dirigenciales en algunos de los principales equipos y el cruce político que había en la Asociación de Fútbol de Argentina, que fue intervenida en su momento. Más aun tomando en cuenta que la Junta Directiva estuvo liderada por un equipo de este organismo.

Lo que sí, es que sirvió para poder darle más vida a los clubes del continente, dentro de las decisiones de la Conmebol. La gran pregunta que surge con respecto a la Superliga de Europa: ¿Tendrá el mismo final? Esto parece ser solo el comienzo.

Acerca del autor

Alberto Gardeazabal

Nací en Caracas, Venezuela. Lasallista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad Monteávila. Gerente Deportivo FIFA de la Universidad Metropolitana. Con cinco años de experiencia en medios web, periodismo institucional, locución y producción radial.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.