fbpx
Columnistas

Criollos presentes en la pelota de Guatemala

Moisés Blanco Guatemala
Moisés Blanco forma a los pequeños en Guatemala

Las diáspora venezolana ligadas al mundo del béisbol cada día se hace más grande y con una cantidad mayor de puntos alrededor de la tierra. Ya no es materia de asombro escuchar que un compatriota está jugando, es entrenador o árbitro en países tan poco béisbolisticos como Argentina, Rumania, Inglaterra, etc. Centroamérica no escapa de esa realidad, y aunque hemos escuchado o leído de peloteros que militan en la pelota de Nicaragua o El Salvador; se tienen pocas referencias –o ninguna- sobre los connacionales que trabajan en la vecina Guatemala.

Moisés Blanco, nativo de La Victoria, ex pelotero en las divisiones juveniles en Venezuela, profesional con título en Educación Física, lleva más de un lustro formado nuevos talentos en la pelota infantil de ese país.

“Llegué a Guatemala hace seis años, un primero de mayo. Yo trabajaba en Venezuela en una academia de béisbol en la Victoria, con el equipo Diablos en la Liga Ribas. Quería salir a seguir mi crecimiento en el exterior, tenía ofertas en Dominicana y México, pero no eran atractivas económicamente.  Moví algunos contactos y por cosa de Dios, a través de las redes sociales me contactaron para ver si quería venir a trabajar a Guatemala a las divisiones menores de una academia y me vine para acá”.

Diagnóstico nacional

Blanco es licenciado en educación física y con el tiempo se fue abriendo camino en ese país hasta llegar a trabajar por dos años en la Federación, pero como no era muy rentable ya que en algunas zonas los sueldos no son muy buenos decidió volcar su mirada a la capital donde están las organizaciones con familias de niños más “pudientes” y hasta el sol de hoy labora en la academia Playball, uno de las dos más importantes de Guatemala.

Busca subir el nivel de la pelota por esos lados

“El nivel del béisbol infantil en Guatemala con respecto a los otros países de Centroamérica es muy bajo. Acá hay dos principales ligas y entre ellas hay mucha competencia, no se unen por un bien colectivo. Cada una hace su torneo de forma individual. Cuando hay que asistir a un torneo internacional se enfrentan entre ellas y la ganadora es la que va. Con Costa Rica y Honduras las cosas están un poco más parejas, pero lo que es Nicaragua, Panamá y hasta el mismo El Salvador; donde el nivel también es bajo, siempre están muy por encima de nosotros”.

A subir la vara

Para Blanco lo primero que hay que hacer para mejorar el nivel en los semilleros chapines es cambiar la mentalidad tanto de directivos, padres, representantes y peloteros. Que se adapten a los nuevos tiempos y retomen la pasión que se amerita para practicar el béisbol.

“Lo primero que hay que hacer es cambiar la mentalidad, haciendo muchas reuniones con los padres. Acá la mayoría de los niños que juegan béisbol son de familias de buena posición económica. No entienden que parte de la enseñanza es en ocasiones exigirle un poco más para que sean más competitivos, de vez en cuando un regaño oportuno. A ellos no les gusta eso y siempre argumentan que ellos ponen a jugar a sus niños como hobbie, no para competir”.

“De pronto no tienen esa visión que a través del béisbol sus hijos podrían optar futuro por una firma al profesional o por una beca de estudios. Muchas veces, perdemos 20-0 y no les importa, porque para ellos lo más importante es el viaje a otro país que el mismo torneo. Hay que enfocarlos a ellos y a sus niños que el béisbol es un deporte muy bonito. Que con constancia, pasión y humildad se obtienen muchos éxitos y beneficios”.

Blanco, a la derecha, destacó en los cursos dictados por MLB

Trabajo de los dirigentes de Guatemala

Además, en el diagnóstico de Blanco la otra variable importante a transformar es la relativa a la parte dirigencial. “Pienso que la directiva de los equipos y la propia federación tienen una visión muy antigua de trabajar, no se adaptan a los nuevos tiempos, hay que ponerse al día en las nuevas técnicas y formas de ver el béisbol. Hoy en día el béisbol menor se trabaja modificado, ya los rollings no se trabajan con el fongo sino con la mano; así como los flys, se busca trabajar mucho con la motricidad. Por ejemplo, acá todavía los entrenadores deben lanzarle a los niños de ocho años, mientras que en otros países más beisboleros ya los propios chicos lanzan. Por eso, cuando vamos a competencias internacionales en esas categorías nos va mal ya que no hemos formado pitchers”.

Formador de peloteros

El entrenador venezolano es parte de la Academia Playball, en la que cuentan con unos 200 alumnos. Parte de ese trabajo con mística y dedicación ha permitido que de su academia tenga en estos momentos entre 15 y 17 en Estados Unidos, en División 1, 2 y 3, estudiando y jugando. “Nuestra academia es la que tiene más peloteros guatemaltecos en el béisbol americano, incluso tenemos uno que está becado en Japón”.

La pelota mayor

A nivel adulto la situación es un tanto distinta ya que aunque ha decaído en los últimos años por el tema económico. El circuito gozaba de un gran nivel competitivo. Actualmente en Guatemala se disputan dos torneos al año, la llamada Liga Mayor, campeonato largo; y la BIG, o invernal, más corta y a finales de año.

Ha sido coach y manager de Lobos

“Hace cinco años yo era visor de la Liga Mayor, aún no dirigía, y había un nivel muy bueno, con respecto a cómo está hoy en 2021. Había mejores extranjeros, los guatemaltecos jugaban con ansias de ganar encuentros. Hoy en día se ha perdido un poco ese amor al juego por problemas salariales”, contó el aragüeño.

“Desde hace tres años atrás se está jugado además un torneo corto semi profesional llamada BIG, en el primer año estuve como coach de tercera y fui subcampeón con el equipo Lobos, con el manager Mauricio Montenegro; el siguiente año el piloto fue el señor Samayoa y estuve en la caja de coach de primera, también fuimos subcampeones. El año pasado arrancó en octubre debido a la pandemia. Originalmente era de tres meses, pero fue recortado al salir un jugador positivo. El manager tuvo problemas con la directiva y me dieron la oportunidad de dirigir, tuvimos muchos problemas ya que teníamos tres estadounidenses, uno de ellos se lesionó y se tuvo que marchar y los otros dos decidieron acompañarlo. Me quedé jugando solo con nacionales, clasifiqué a la final y nos titulamos campeón ante los Marineros”.

El año pasado quedó campeón como manager de Lobos

Por esas tierras han militado en los últimos años varios venezolanos conocidos por su andar en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP) y otros por su palmares amateur. Entre ellos están los receptores Emisión Soto, Abraham Silva, Carlos Parra, Oswaldo Montero y Wilmer Alvarado, así como los lanzadores Danny Hernández, Danny Rondon y José Camacaro.

Acerca del autor

Carlos Jesús Hernández

Soy un periodista venezolano graduado en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela en 1998. Inicié mi carrera en el mundo periodístico en el Diario El Nuevo País, luego pasé a Últimas Noticias, para dar el gran salto al Diario Líder en Deportes, del cual fui fundador y llegué a ser Coordinador de la Sección Béisbol. Desde 2015 resido en San Salvador, donde he trabajado como jefe de comunicaciones de la Federación Salvadoreña de Béisbol, así como de la Liga Nacional de Béisbol de El Salvador, además de colaborar con varios diarios locales y ser columnista de la revista digital Bengoa.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.