fbpx
Columnistas

Andrea Saba, un ejemplo de constancia infinita por llegar a los Juegos Olímpicos

Andrea Saba no se rinde. Aunque ya cumplió cinco ciclos olímpicos intentándolo, no pierde las esperanzas de un día estar en los JJOO.
Andrea Saba / Archivo

La vida es parádójica. Andrea Saba, durante su juventud, sufrió un accidente muy fuerte en una lancha. Aquel mal momento no la alejó del mar, por el contrario, la terminó acercándo aún más al descubrir la vela, un deporte que le ha dado muchas alegrías y una eterna esperanza: ir por primera vez a unos Juegos Olímpicos.

“Nuestra lancha explotó literalmente en la playa. Al quedarnos sin ella, empezamos a ir a la playa, donde conocimos a un argentino quien nos dio clases de windsurf, a los tres a la misma vez, también mi mamá. Empezamos a hacer grupos y cuando nos dimos cuenta estábamos metidos en todo esto”, dice Andrea Saba, quien desde el año 2007 brega por un cupo olímpico.

En la vela las posibilidades de cumplir el sueño olímpico se dan con el tiempo, si no miren el caso del argentino Santiago Lange, quien logró el oro en Río 2016. Ahora, con 58 años, irá a sus séptimos Juegos Olímpicos, en busca de su cuarta medalla. Participa desde Seúl 1988.

La primera posibilidad de Andrea fue Beijing 2008. Para ese entonces, ya se corría la categoría Laser y ya se acercaba la posibilidad de que el barco femenino fuera a los Juegos Olímpicos. En ese momento trabajaba y decía que podía llegar al máximo evento del deporte mundial.

“Tuve todo para llegar. Fui al clasificatorio y, en 2006, fue un momento en el que tuve que decidir. Tuve que retirarme del trabajo, con el fin de lograrlo, pero no pude. Estuve muy cerca, tan cerca que no entré a pelear mi cupo por una descalificación por un error”, contó Andrea Saba.

Pasó el tiempo y llegó el ciclo olímpico para Londres 2012. Sin embargo, desde 2008, ya Andrea estaba decidida a no competir para esas Olimpiadas, aun cuando se encontraba en su mejor momento. Ahora tenía un nuevo trabajo: el madre. Su prioridad era esa.


Lee también:


“Mis padres me ayudaron mucho. Pero me dijeron que tenía que ocuparme 100 por ciento de mi hijo. Fue muy duro. No es culpa de ellos, fue mi decisión. Quedé en un buen momento, tuve la posibilidad de viajar mucho y fue una posibilidad grande, pero me retiré”, recordó.

Sin embargo, el sueño no terminó ahí. Su hermano, el olímpico Yamil Saba, siempre le asomó la posibilidad de dar continuidad a esas aspiraciones de formar parte de los inmortales de los cinco aros.

Andrea Saba, Juegos Olímpicos, JJOO, Yamil Saba, Vela, Velarista

“Ser la hermana de Yamil me ayudó mucho cuando empecé a viajar, porque lo hice grande. Esto fue una especie de lobby porque él tenía muchos años en el ciclo olímpico, nunca me molestó eso. Hoy en día, cuando competimos juntos, me fijo en ese ejemplo para superarme. Soy la hermana de Yamil, pero tengo mi nombre dentro del entorno de la vela. Somos los hermanos Saba. La familia Saba es importante”, precisó Andrea.

Para Río 2016 volvió la historia. Andrea Saba intentaba llegar a ese preciado lugar donde solo unos pocos pueden estar. Sin embargo, las posibilidades nuevamente se esfumaron.

“Recuerdo cuando trataba de intentar para Río 2016. Tenía otro semblante. Iba a regresar a la vela en otro nivel, con mi hijo grande, con más oportunidad. Además, con mi hermano, que era lo más difícil. No es fácil navegar un barco siendo capitanes los dos y yo no conocía ese barco catamarán. Peleabamos mucho y eso terminaba en situaciones personales. Sin embargo hicimos los cuatro años, hicimos regatas en Europa y en los Juegos Suramericanos fuimos medalla de Plata. 

¿Hubo alguna posibilidad de estar en Tokio? Pues sí, esta vez mucho más cerca. Sin embargo, las dificultades con la embarcación en los Juegos Panamericanos de Lima le impidieron nuevamente estar en los Juegos Olímpicos. Cualquiera habría renunciado, pero del otro lado del teléfono se escucha con determinación a una atleta que se ha prohibido a sí misma dejar de soñar. Sin duda, para París 2024, Aandre Saba lo volverá a intentar.

“Yo creo que sí lo voy a lograr, solo tengo que hacer las cosas bien y tratar de ponerme de acuerdo con mi hermano para hacer un ciclo nuevo. Debo llegar a lo que tanto he querido, hay muchas posibilidades”, cerró.

Andrea Saba, Juegos Olímpicos, JJOO, Yamil Saba, Vela, Velarista

Acerca del autor

Juan José Sayago

Periodista deportivo especializado en eventos del Ciclo Olímpico. He cubierto cuatro Juegos Panamericanos y tres Juegos Olímpicos. Soy comentarista de diferentes disciplinas y asesor de comunicaciones de atletas de alto rendimiento.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.