fbpx
Beisbol

¿Miguel Cabrera robando señas? “No me presto para eso”

Miguel Cabrera-Robo-Señas
Miguel Cabrera se defendió de las acusaciones de los White Sox. Foto AFP

A Miguel Cabrera no le hizo nada de gracia cuando Nick Madrigal acusó a los Tigers de robar señas. Lo señaló, le hizo gesto de “basta” y le dejó claro que terminara. Cuando finalizó el encuentro y, se paró al frente de un micrófono, volvió a exigirle respeto a todo aquel que osara a poner su integridad en cuestionamiento.

¿Un poco de contexto? Cabrera estaba en la caja de bateo en la parte del sexto episodio. Eran un tiempo importante, porque los Medias Blancas tenían una ventaja mínima y la carrera de la igualdad estaba en posición anotadora. Tras un foul que abandonó el madero del venezolano con mucha contundencia, Madrigal alertó al lanzador y receptor de su equipo que el corredor le estaba indicando a Miguel Cabrera hacia dónde iban los pitcheos.

“No me presto para esos juegos”, afirmó el pelotero durante la rueda de prensa tras el compromiso. “Hay que demostrar respeto, ¿me explico? No tienes que hacerme quedar mal, ni al corredor en segunda, insinuando que estamos pasando señas desde la segunda base”.

Dentro de las Grandes Ligas hay mucha sensibilidad por el robo de señas durante los encuentros. Desde el escándalo de 2017, que se confirmó que los Astros hurtaron las señales de los rivales usando tecnología, el beisbol cuida cada mínima sospecha. Por cierto, A.J. Hinch, quien fue el mánager de aquel conjunto de Houston que terminó repudiado, ahora es el capataz de los Tigers.

“Por favor. No me importa por qué lo hagan”, siguió Miguel Cabrera, quien no entiende la razón de la acusación de Madrigal. “Tienen que parar porque nosotros no nos prestamos para esas cosas. Por eso le dije algo en ese momento”.

La Russa creyó en Miguel Cabrera

Nick Madrigal, quien fue el que detonó la molestia de Miguel Cabrera. no habló con los medios. Pero sí lo hizo el mánager de los White Sox, Tony La Russa. El experimentado técnico estuvo suficiente tiempo en el juego para saber que el robo de señas es una práctica incómoda para el rival, pero presente en el juego. También sabe del recorrido del venezolano por las Grandes Ligas.

“Me di cuenta brevemente durante el juego. El juego dominó todo por lo que a mí respecta”, dijo La Russa. “Miguel es un Salón de la Fama garantizado, se ha ganado el respeto; si él dice que no está recibiendo ayuda de la segunda base, entonces no la está recibiendo”.

Sin embargo, La Russa recordó que hurtarle señas al rival es una preocupación y Madrigal es uno de los encargados de descubrir a los posibles casos. Por lo que sí detectó algo, estuvo bien decirlo y ayudar a su lanzador.

Column: Tony La Russa's decision cost Chicago White Sox - Chicago Tribune
La Russa habló sobre el tema

“Le pedimos a nuestros infielders del medio del cuadro que estén activamente cuidando [las señas], porque es algo ridículamente popular que hay que hacer hoy en día. Ya se trate de señas que te has aprendido estudiando o telegrafiando la localización – que es algo aceptable, porque es parte del juego. Mi punto es que, si Nick estaba defendiéndonos activamente de eso, estoy de acuerdo. Pero le doy a Miguel el respeto que se merece. Si él dice que no recibe señas es porque no las recibe”.

Actualmente, todos los equipos tratan de evitar al máximo que el rival descubre sus señales. Por eso las cambian constantemente y, regularmente, cuando el contrario tiene corredor en la segunda base se cambia el juego de señas. Sin embargo, siempre queda el espacio de que un equipo aproveche un desliz del contrario.

Hinch vio todo desde lejos

Quizás por los antecedentes que tiene sobre su espalda, A.J. Hinch vio todo el problema de lejos. Nunca entró al campo para dejar clara su postura o defender a Miguel Cabrera. Mucho menos para atacar a Madrigal por hacer tal acusación a los Tigers.

Es necesario recordar, que Hinch fue suspendido por Major League Baseball (MLB) la temporada de 2020 por ser el mánager de un equipo que robó señales usando tecnología en 2017. El piloto negó que la idea viniera de él, sin embargo, cargó con la responsabilidad por ser el mandamás de los Astros aquella temporada.

Miguel Cabrera-Hinch-Detroit
Miguel Cabrera tiene confianza en las habilidades de Hinch- Foto AFP

Para 2021 regresó a las Grandes Ligas como estratega de Detroit. Algunos consideraron su vuelta al beisbol como algo negativo, por lo que el técnico siempre habló sobre el tema. Sobre esta secuencia en específico, se mantuvo alejado. “Creo que los jugadores deben de encargarse de arreglar ese tipo de cosas”, manifestó Hinch.

Miguel Cabrera ya le había comentado al resto de las Grandes Ligas que pasara la página. Lo que sucedió en 2017 no se puede borrar y mantener a todos los miembros de esos Astros como enemigos no tendría sentido.

Uno de los más señalados es A.J. Hinch, quien llevó las riendas de esos Astros y ahora lo hace con los Tigers de Cabrera. “Eso es mierda. Eso no me importa”, declaró el venezolano durante una entrevista con ESPN. “Hay que tratar de seguir adelante y hacerlo como lo hicieron esos tipos”.

Pero el beisbol sigue sensible con el tema. Ahora señalaron a Cabrera, quien rápidamente se defendió y todo terminó ahí.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.