fbpx
Columnistas Nutrición

¿Puedo comer fruta de noche?

Frutas
/ Youtube

El debate más grande en la alimentación es si la fruta puede o no comerse de noche, y no es para menos, debido a las creencias de que los carbohidratos engordan, las cuales han perjudicado arduamente a este grupo de alimentos, porque al contener fructosa, mal llamado “azúcar”, comprometen el pensamiento de muchas personas sobre si comer o no este grupo de alimento resulta beneficioso en la reducción de peso o en una vida saludable.

Te has planteado la pregunta de si, ¿un producto procesado dulce o salado, es más beneficioso que un alimento natural?, recuerda que las frutas son alimentos cargados de fibra, vitaminas, minerales y agua, así como de otros nutrientes beneficiosos como fitoesteroles, flavonoides y antioxidantes, todos componentes vitales para una salud optima, y si, es verdad que contienen carbohidratos. Sin embargo, estos carbohidratos son propios del alimento, en otras palabras, están presentes de forma natural y no como en otros productos, que son añadidos por la industria de alimentos.

La fruta ayuda a la prevención de enfermedades

Tanto las frutas como los vegetales forman parte de una alimentación saludable, de tal forma que su consumo diario contribuye a la prevención de enfermedades crónicas como cardiovasculares, cáncer, diabetes, obesidad, así como la prevención y disminución de carencias de micronutrientes.

Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud, planteo el consumo mínimo de 400 gramos de vegetales y frutas, que se traducen en cinco porciones de 80 gramos al día. Usualmente una fruta que cabe en la mano, o una porción de vegetales ya sean crudos o cocidos del tamaño del puño, puede ser considerado una ración de 80 gramos.

Para darle respuesta a nuestra interrogante debemos partir de la primicia de que todos los alimentos aportan las mismas calorías en el transcurso del día, es decir, el aporte calórico y de nutrientes de un alimento será el mismo si lo consumimos a primera hora de la mañana o previo a dormirnos. La única condición que aumenta o disminuye calorías en un alimento de forma significativa es el tamaño de la porción que consumamos.

También te puede interesar:

Sal común, sal marina o sal de himalaya: ¿cuál es la mejor opción?

¿Comer o no comer antes de entrenar?

Mito o realidad

Es correcta la teoría de que algunas frutas son más bajas en carbohidratos que otras, debido a que algunas contienen más agua que otras, pero, si agrandamos la porción de esta fruta baja en carbohidrato, podemos llegar al mismo aporte de la fruta que suele ser más alta en ellos. Por lo que debemos recordar como siempre que lo importante es cuidar la cantidad del alimento a consumir.

Es razonable que muchas personas piensen que algunas frutas son muy dulces y que por ello deben evitarlas o que aportan muchísimas calorías, siendo este pensar resultado de un mito que surgió por las personas con diabetes, donde se creía que debían eliminar ciertas frutas de su alimentación, sin embargo, hoy en día se conoce que si se respeta la porción de fruta el efecto sobre la glucosa en sangre será la misma.

La cantidad de fruta es clave

La Asociación Americana de Diabetes, creo una estrategia nutricional basándose en los grupos de alimentos que indican las cantidades de éstos, para que de esta forma las personas en condición de diabetes tuviesen un mejor manejo de las porciones y de su glicemia.

Te preguntaras que relación tiene esto con el consumo de fruta, y es que gracias a estas listas podemos acordar el tamaño de una porción regular de frutas, donde el aporte de carbohidratos promedio por una porción es de 15 gramos de carbohidratos, representando aproximadamente 60 calorías, en otras palabras, si respetamos estas porciones, no importa que tipo de fruta vayamos a consumir, el aporte calórico será similar, algunos ejemplos de estas raciones son:

  • Media manzana o plátano de tamaño mediano
  • Una taza de moras
  • 3/4 taza de arándanos azules
  • Una taza de frambuesas
  • Un cuarto de taza de fresas enteras
  • Una taza de melón cantalupo o melón dulce en cubos

Ahora bien, teniendo en cuenta que una alimentación debe ser variada, para así aprovechar la versatilidad de nutrientes en los diferentes alimentos, la fruta no pasa a ser una excepción de la regla, mientras más variada sea la selección de frutas que consumamos, mayor será la disponibilidad de nutrientes.

¿En qué aspecto debemos poner atención?

Más allá de pensar que comer la fruta en un horario sería perjudicial para nuestros objetivos, la compra de las frutas debe ser nuestra prioridad, ya que siempre como en los hábitos saludables indican, las frutas deben ser naturales y frescas.

Comprar alimentos como jugos de fruta pasteurizados, pulpa de fruta congelada o frutas congeladas, dejan de ser una buena elección debido a que es allí donde los conservantes e ingredientes extras hacen que la fruta pase de ser un alimento natural a uno procesado.

En conclusión, elegir una fruta natural y fresca ante un bocadillo o snack a cualquier hora, será siempre una mejor opción para el cuidado de la salud, solo recuerda cuidar las cantidades consumidas.

Acerca del autor

Sofia Olivares

Soy nutricionista egresado de la UCV, con casi 6 años de experiencia en el fútbol profesional, me apasiona como los alimentos pueden mejorar el rendimiento deportivo, y aunque me encanta trabajar con atletas de alta competencia, me fascina enseñar y formar a los atletas jóvenes. Además, me gusta enseñar sobre los nutrientes y la calidad de los alimentos, y no simplemente sobre contar las calorías que consumimos.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.