fbpx
Beisbol

Atlanta esquivó el peor panorama posible con el tobillo de Ronald Acuña Jr.

Ronald Acuña Jr.-Atlanta-Lesion
Ronald Acuña Jr. no tiene ninguna lesión en el tobillo

La respiración dentro del dugout de los Bravos se cortó por unos minutos. Ver a Ronald Acuña Jr. cojear, gritar por el dolor que sintió en el tobillo izquierdo, desplomarse sobre el terreno de juego y solicitar ayudar del cuerpo médico. Fue una imagen que despertó las peores pesadillas en todo aficionado del beisbol, especialmente los que sienten atracción por Atlanta.

Pero hubo un primer buen indicio, a pesar de que tuvo que salir del encuentro ante los Azulejos: salió caminando por sus propios medios. Sin embargo, eso no permitió que regresara la tranquilidad al equipo. Se necesitaban de pruebas médicas para confirmar que su pelotero no tenía una lesión de gravedad.

Porque una fractura o un esguince provocaría que Acuña no estuviera en la alineación de los Bravos por un tiempo considerable. En cambio, si solo fue una torcedura, con descanso y tratamiento el patrullero volverá a plenitud de condiciones en poco tiempo.

Cuando Brian Snitker salió a conversar con los reporteros con una sonrisa en el rostro y sus hombros libres de tensión, era fácil comprender que el segundo escenario fue el que llegó. Una prueba de rayos-x demostraron que no existió fractura o una lesión grave en el tobillo izquierdo de Ronald Acuña Jr. De hecho, ni siquiera será necesario una inscripción en la lista de lesionados.

“Estaba tratando con mucha intensidad vencer el lanzamiento y probablemente pisó mal el saco”, dijo Snitker. “Esos son momentos aterradores para los jugadores, especialmente cuando tienen el torque y la fuerza con los que corre. Así que me alegro de que las radiografías fueran negativas”.

Es un final positivo tras una imagen bastante preocupante. Acuña aterrizó de forma incómoda y su pierna izquierda pareció bloquearse luego de cruzar la primera base. El joven de 23 años saltó al césped de los jardines y cayó al suelo, aparentemente con una gran incomodidad. Pero después de ser evaluado brevemente, se puso de pie, sacudió su pierna izquierda y caminó hacia el dugout sin ayuda.

A la par de Barry Bonds

El encuentro entre los Bravos y los Azulejos tuvo un final alarmante por la potencial lesión. Sin embargo, todo arrancó de la mejor posible con el mismo protagonista: Ronald Acuña conectó otro cuadrangular y consiguió una marca que lo colocó al lado de Barry Bonds.

El venezolano conectó en la jornada del día jueves su jonrón número 12 de la temporada, donde vuelve a recuperar el liderato en las Grandes Ligas en ese departamento. Además, tiene ahora 50 vuelacercas y 42 bases robadas en los últimos 162 juegos en que ha visto acción el criollo.

De acuerdo a ESPN, el otro jugador en la historia de la liga con 50 jonrones y 40 bases estafadas en un lapso de 162 juegos es Barry Bonds en el período de 1993 hasta 1995.

“Quiero decir, este chico tuvo algún tipo de inicio de campaña y ha tenido algún tipo de comienzo desde todos los extremos”, dijo el mánager de los Braves, Brian Snitker. “Te ha mostrado las cinco herramientas desde que empezamos a jugar. La parte aterradora es que seguirá mejorando. Es muy especial lo que ha estado haciendo”.

Ronald Acuña Jr. pagó el precio del alto esfuerzo

Si algo confirmó Ronald Acuña Jr. en 2021 es que no dará ninguna jugada por sentada. Se esforzará al máximo para intentar sacar provecho a sus habilidades e intentar ayudar a los Bravos a fabricar más carreras.

Ya durante una acción en el comienzo de la zafra se convirtió en viral por algo similar. En aquella ocasión Didi Gregorius terminó expuesto por la intensidad del venezolano, pero a diferencia de los Azulejos, en aquella ocasión no terminó lastimado.

¿Cómo consiguió terminar a salvo en la inicial? Acuña alcanzó una velocidad máxima de 34.01 kilómetros por hora (km/h) durante su recorrido a la inicial. Se trató de una medición sorpresiva, porque llegar a 32 km/hya sería considerado “élite” en las Grandes Ligas. El promedio entre los peloteros de Major League Baseball (MLB) es de 29.62 km/h.

“Sé que se esfuerza mucho todo el tiempo, así que en realidad tomé el rodado limpiamente, di un paso y lancé perfecto; él lo superó, a pesar de que golpeó la pelota con fuerza”, dijo Gregorius durante una entrevista a MLB. “Eso significa que necesito mejorar, básicamente”.

Pero que alguien le diga que no corre con toda la intensidad con un roletazo. En esta ocasión se lastimó, no obstante, es la forma de jugar. Afortunadamente todo quedó en un susto y se evitaron males mayores.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.