fbpx
Beisbol

¿No hitter con 27 ponches? Existió y aquí las pruebas

No Hitter-Ponches-Ron Necciai
Ron Necciai completó un no hitter con 27 ponches

El mito se convirtió en una realidad. Sí existió un no hitter en el que un lanzador consiguió todos los outs por la vía del ponche. Un encuentro que, sin ser perfecto, tiene un aura de inmaculado. Después de todo, completar los nueve episodios, sin conceder inatrapables o carreras y abanicar a 27 rivales luce como un escenario poco factible, ¿no?

Pero sí sucedió. Lo consiguió Ron Necciai, ahora con 88 años de edad y con pocos recuerdos de aquella jornada. Tampoco existe mucho material audiovisual sobre aquel evento que, al no suceder en las Grandes Ligas, no contó con el impacto mediático que requería. Afortunadamente sí se conservó una tarjeta de anotación para tener pruebas de aquel choque.

“Todavía tengo cartas, tarjetas y fotos que me piden firmar”, afirmó el estadounidense, desde su hogar en Miami, alejado de los focos de Major League Baseball (MLB). “La verdad, fue algo increíble. Es impensado que las personas me pregunten todavía por eso. No he jugado en 70 años”.

¿Y quién no lo haría? Necciai protagonizó una de las actuaciones más ridículas en la historia del beisbol. Un no hitter de 27 ponches, un escenario que continuamente los aficionados preguntan sobre su existencia porque, además de lucir como algo imposible, ningún motor estadístico tiene prueba de la existencia de alguno.

Ron Necciai, con 19 años de edad en 1952, como miembro de las categorías inferiores de los Pittsburgh Pirates, lo consiguió. De hecho, en MLB se atrevieron a asegurar que “fue la única vez que se concretó un no hitter de 27 ponches en nueve innings durante una liga profesional”. Y el encargado es un completo extraño que nunca se atreverá de colocarse al lado de leyendas como Bo Gibson o Greg Maddux.

“Me llamé siempre como un tirador”, declaró Necciai a MLB. “Tenía una “P” (de pitcher) al lado de mi nombre en los rósters, pero nunca fui un pitcher”. Esa autodefinición lo afirmó por su descontrol y centellante recta. “O me negociaban boleto o los ponchaba. Era así de sencillo”, continuó riendo.

Ron Neeciai antes del no hitter

Absolutamente nadie dentro de los Pirates dudó del talento que tenía Ron Neeciai para lanzar. Tenía una velocidad en sus lanzamientos pocas veces vista, sin embargo, no la podía controlar. Pero el potencial estaba ahí, por lo que su equipo hizo de todo para ayudarlo.

En 1951, un año antes de su gloriosa apertura, concedió 129 bases por bolas luego de 139 episodios. Ese descontrol le habría costado el trabajo a cualquier otro serpentinero, sin embargo, alguien con la potencia de Neeciai merecía la pena ayudarlo a mejorar.

Ron Necciai tiene 88 años actualmente

Necciai fue invitado a los Pirates al Spring Training en San Bernardino en 1952, pero los problemas de úlcera de estómago, algo con lo que había lidiado toda su vida, se estaban convirtiendo en un gran tema. Fue a ver a un médico, estuvo fuera por un tiempo, y luego los jefes, teniendo en cuenta los problemas de salud, le preguntaron dónde se sentía cómodo jugando esa temporada. Necciai quería jugar con su manager desde su época en Salisbury, George Detore, por lo que fue enviado al nuevo equipo de Detore en la Appalachian League en Bristol, Virginia.

De esa forma arrancó una campaña espectacular, seguramente la mejor de su efímera carrera. Ponchó a 20 rivales durante su debut y solamente concedió cuatro pasaportes, símbolo de mejoría. Luego, en otra presentación, guillotinó a 19 contrincantes. Hubo otra presentación en la que ponchó a 11 de los 12 toleteros que enfrentó como relevista.

El no hitter olvidado

Hasta que llegó el 13 de mayo de 1952. Para ese día tenía otra apertura en las ligas menores y su estómago se retorcía como pocas veces. “Estaba tomándome todos mis medicamentos para los calambres. Mi estómago me estaba molestando esa noche, lo crean o no”, aseguró el exjugador.

Necciai lanzó esa noche de mayo como si fuera de otro planeta. Los Welch Miners negociaron una base por bolas, un pelotazo y llegaron a la primera base luego de un error del receptor, pero recibieron 27 ponches. Necciai todavía tiene la tarjeta de anotación para demostrar que no fue un sueño, porque es poco lo que recuerda de aquella noche. Tampoco estaba al tanto de lo que hilvanaba durante ese momento.

La tarjeta de anotación del no hitter de 27 ponches en 1952

“Cuando le pegas a un bateador y le das una base por bolas y hay un error, hay mucha acción”, relató Necciai. “Realmente no estaba prestando atención a lo que estaba pasando. Presté más atención para intentar lanzar strikes”.

El receptor de aquel día, sí tiene una memoria más fresca. Harry Dunlop, quien fue receptor por 14 años en las ligas menores e instructor de las Grandes Ligas, no tiene muchos problemas para recordar el sonido que hacía su guante cuando la pelota arrojada por Necciai. Además, será imposible que un cátcher olvide un no hitter de 27 ponches.

“Estuvo impresionante esa noche. Los rivales simplemente no podían batearle”, explicó Dunlop. “No teníamos pistolas—para medir la velocidad—pero lanzaba más fuerte que cualquiera al que le haya atrapado a lo largo de los años. Tenía una curva que parecía una recta de dedos separados. Era un quiebre muy a lo anticuado”.

Dunlop dijo que Necciai debió haber hecho cerca de 200 lanzamientos, y también confirmó que el lado salvaje de su compañero de batería todavía era parte de la actuación épica. “Fue… fue trabajo”, dijo entre risas. “Estuve bloqueando pelotas toda la noche, como puedes imaginar… Muchos conteos de 3-1, 3-2. No demasiados 1-2-3 y estás fuera”.

Cuando todo el juego terminó, no hubo muchas preguntas en la rueda de prensa. Tampoco lo sucedido salió reseñado en la prensa al día siguiente. Un no hitter de 27 ponches en el beisbol profesional pasó desapercibido.

“No fue gran cosa. Sucedió en las ligas menores. Así que…sí”, cerró Necciai.

Contexto para la hazaña

Que haya sucedido en un juego de las menores no quiere decir que carezca de dificultad. Dentro de las Grandes Ligas el encuentro más cercano a un no hitter de 27 ponches lo consiguió Kerry Woods en 1998. Y No se quedó tan cerca.

Woods durante aquella presentación ponchó a 20 rivales, estableciendo un récord de las Grandes Ligas que sigue vigente. Sí, lanzó completo y no consiguió carreras, pero le conectaron un hit. Además, necesitó ayuda de su defensiva en siete lances, algo que Ron Neciai no necesitó.

Wood es parte de un exclusivo club de lanzadores por sumar 20 ponches en nueve entradas, junto con Roger Clemens (18 de septiembre de 1996 y 29 de abril de 1986), Randy Johnson (8 de mayo de 2001) y Max Scherzer (11 de mayo, 2016).

Hasta la fecha de hace 22 años, no ha habido mejor presentación para un abridor de los Cachorros de Chicago, como la de esa tarde de Wood. O sí, pero sucedió en las ligas menores y el beisbol no lo dio la importancia que mereció.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.