fbpx
Beisbol

José Altuve es un conquistador del Monstruo Verde

José Altuve-Boston-Houston
José Altuve conectó dos jonrones en la serie ante Boston- Foto MLB

José Altuve abandonó Boston, nuevamente, con la satisfacción de que respondió como los Astros esperan. Fue un sentimiento que percibió en cada ocasión que salió del Fenway Park, casa de los Medias Rojas y coso en el que normalmente bateó con efectividad. El Monstruo Verde nunca intimidó al venezolano.

De hecho, Altuve lastimó esa elevada pared del jardín izquierdo que se convirtió en un símbolo para Boston y también para las Grandes Ligas. Conectó tres indiscutible, uno se estrelló con toda la potencia contra la verja y otros dos pasaron por encima con facilidad.

Ahora, ¿fue una actuación de solo una semana? No. José Altuve históricamente fue un bateador productivo en el Fenway Park, recinto que, por sus dimensiones, no le faccilitó el trabajo a muchos toleteros talentosos, sin embargo, el criollo nuca mostró mayores inconvenientes para rendir ahí.

De por vida, Altuve tiene promedio de .318, con OBP de .359 y OPS de .817 en la casa de los Medias Rojas. Además, golpeó con un slugging de .458 durante las 107 apariciones legales desde que llegó a las mayores. A toda esa línea estadística añadió cuatro jonrones y hasta tres bases robadas.

“Siento que puedo hacer buenas cosas para mi equipo. Creo que todavía es temprano para hablar de números”, declaró, muy a su estilo, José Altuve sobre su reciente actuación. El criollo restó importancia a las estadísticas, por más que estén sobre sus estándares habituales y que reaparecieron luego de una zafra para el olvido.

El poder nunca fue ni será parte del repertorio ofensivo de José Altuve. No será un candidato para una campaña de 30 cuadrangulares o competir con Giancarlo Stanton por los jonrones de mayor recorrido. Sin embargo, sí es un chocador que hace contacto con reciedumbre, algo que no logró en 2020 y lo hace actualmente. En Boston, Nueva York, Houston o cualquier otro lugar.

¿Por qué no es tan sencillo batear en Fenway Park?

Una vez Miguel Cabrera declaró que jugar en Boston era una tentación grande para dar cuadrangulares. Ver la pared del jardín izquierda, por muy alta que sea, está lo suficientemente cerca que motiva a los toleteros a modificar su swing por los encuentros que esté ahí e intente elevar la pelota.

Ese pensamiento lo tienen la mayoría de los jugadores que visitan a los Medias Rojas, especialmente en las Grandes Ligas actual. Es por eso que llegan muchos elevados y malas actuaciones. Aparentemente, José Altuve nunca ha tenido inconvenientes para rendir en un nivel elevado en Fenway Park.

“Se siente un poco diferente. A veces debes salir y hacer swing al primer pitcheo, pero otras veces siento que debo ser paciente para que mis compañeros vean lo que el lanzador tiene”, dijo Altuve sobre jugar en Boston. “Lo principal es tratar de llegar a las bases. Tengo muy buenos bateadores atrás. En estos momentos siento que no tengo que hacer mucho, solo embasarme y ellos harán el resto”.

José Altuve limpia su imagen

El 2020 terminó y todos los detractores mantienen a José Altuve como villano. Ahora hay una diferencia: está preparado mentalmente para eso y mucho más. Así como en Houston lo vieron cabizbajo durante gran parte de la última campaña, ahora lo ven seguro y dispuesto a tener una actuación brillante.

“El año pasado fue difícil para él”, dijo a MLB.com Dusty Baker, mánager de los Astros. “Hay cosas en la vida que la gente cree que no nos afecta. No lo conocía (antes del año pasado). Lo respetaba desde el otro lado del terreno. Ahora lo veo cantando y con una forma de caminar con la que refleja felicidad. Va a tener un buen año”. 

Y los scouts están de acuerdo: se ha visto bien esta primavera. De hecho, puede estar arreglado. Pero no lo sabremos con certeza hasta que los juegos cuenten.

“Todos los que quieren hacer su trabajo, quieren hacerlo bien. Entonces, cuando algo sale mal, no se siente realmente bien, pero creo que la clave para mí es seguir adelante”, declaró Altuve. “Cada año, no importa si juego muy bien o muy mal, intento llegar a los entrenamientos primaverales con la mente despejada y creo que eso es lo que me ha funcionado. Por eso es difícil recordar exactamente cómo me sentí y qué estaba pasando en ese momento”.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.