fbpx
Beisbol

Inspecciones a lanzadores provocó un circo en MLB

MLB-Sustancia-Circo
Max Scherzer no quedó contento por las revisiones de los árbitros

Solo tardó dos días en aparecer los primeros conflictos de los lanzadores por los chequeos de los árbitros para encontrar sustancias prohibidas. Apenas durante la segunda jornada en la que Major League Baseball (MLB) aumentó el monitoreo de los lanzadores, los improperios, malos gestos y actitudes disconformes y hasta desencuentros entre los equipos.

El más notorio, que casi provocó una reyerta en Filadelfia, llegó en el encuentro entre Phillies ante los Nationals. Joe Girardi, mánager de los cuáqueros, le solicitó al umpire principal que chequeara por segunda oportunidad a Max Scherzer porque, de acuerdo al piloto, el lanzador constantemente se llevó la mano derecha a su cabello y eso provocó suspicacia.

Scherzer, incrédulo, soltó su guante y la gorra también. Luego camino hacia el dogout con una mirada retadora hacia Girardi que, sin achicarse hacia el jugador, hizo un aspaviento que provocó que fuera botado del encuentro. El procedimiento para detectar a los lanzadores que utilizan sustancias prohibidas convirtió en un circo la jornada de las Grandes Ligas.

“He visto a Max (Scherzer) por mucho tiempo, desde 2010”, dijo Girardi a MLB. “Obviamente, irá al Salón de la Fama. Pero nunca lo había visto pasar su mano por la cabeza como lo estaba haciendo. Nunca. Fue sospechoso para mí. Lo hizo cuatro veces. No quería ofender a nadie. Solo estaba haciendo lo correcto para mi equipo”.

Desde el pasado 21 de junio, MLB modificó su reglamento para que los árbitros tuvieran más libertades para revisar a los pitchers. Actualmente no hará falta sospecha o una información, cada lanzador podría ser examinado de forma esporádica y por varias ocasiones durante un encuentro, lo que parece que incomodó a Scherzer y a otros jugadores.

“No estaba molesto, solo estaba tratando de mostrar que no tenía nada”, declaró el serpentinero de los Nationals. “No utilizo nada, revisen lo que quieran. Me quitaré toda la ropa si me quieren verme. Tendría que ser un tonto para utilizar alguna sustancia cuando todos están pendiente de este tema”.

¿Qué busca MLB con esas inspecciones?

El lunes, las Grandes Ligas comenzaron a hacer cumplir las Reglas 3.01 y 6.02 (c) y (d) con respecto a sustancias extrañas en el béisbol, ya que los lanzadores dominaron durante los primeros dos meses de la temporada.

De esta forma, esperan terminar con una práctica que está terminante prohibida. Y no por “códigos no escritos”, sino de una violación al reglamento de MLB. Específicamente se incumple la norma 6.02 de las Reglas Oficiales del Beisbol, en la que se deja claro que no está permitido “aplicar una sustancia extraña de ningún tipo a la pelota” o “tener en su posesión, cualquier sustancia extraña o adhiera algo a su mano, cualquier dedo o muñeca”.

El promedio de bateo de la liga (.236) estaba en camino de ser el más bajo en la historia del béisbol, un punto menos que en 1968, lo que llevó a la liga a cambiar la altura del montículo. Los continuos juegos sin hit ni carreras, ponches a un ritmo histórico y que abril cerró como el peor mes ofensivo dentro de los registros de las Grandes Ligas. Los cambios que realizó Major League Baseball (MLB) a la pelota es el principal sospechoso, pero los bateadores tienen otro motivo: el uso de sustancias ilegales.

“Es un poco confuso”, dijo Scherzer en su videoconferencia posterior al juego. “Si miras el turno al bate de Bohm, casi pongo una recta de 95 millas por hora en su cabeza porque la pelota se me escapó de la mano. Toda la noche estuve harto de lamerme los dedos y saborear colofonia toda la noche. Ni siquiera podía sudar de la parte de atrás de mi cabeza porque en realidad no era una noche cálida. La única parte que estaba sudada en mí era en realidad mi cabello. Así que tuve que quitarme la gorra para tratar de conseguir algún tipo de humedad en mi mano para mezclarla con la colofonia. Entonces, para mí, esa es la parte confusa. Solo estoy tratando de controlar la pelota”.

Lo que estaba haciendo Scherzer es legal. La colofonia es una sustancia permitida para los lanzadores. En esta noche en particular, la temperatura del primer lanzamiento fue de 66 grados después de que lloviera más temprano en la noche. Hizo que la colofonia fuera casi inútil para Scherzer. Así que en repetidas ocasiones se metió debajo del sombrero para juntar todo el sudor que pudo para conseguir algo de agarre.

Seguramente MLB tendrá que ajustar sus métodos. Lo que iba a provocar un juego más atractivos y justo, desencadenó una serie de eventos que trajo resultados contrarios.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.