fbpx
Columnistas

Los tres bigleaguers venezolanos más sorprendentes de la primera mitad

mitad Ranger Suárez Grandes Ligas

No se suponía que los escuchásemos porque caminarían de puntillas este año sobre la explanada de las Grandes Ligas.

Y sin embargo se oyen.

Sí, suenan. Oímos sus pasos, serenos a la par de firmes. Son ellos el triunvirato de los peloteros venezolanos más sorpresivos de esta mitad de campaña en las mayores, los que nadie vio venir, los preteridos que dejaron de ser invisibles y nos han agarrado fuera de base.  

Todos sabíamos que en 2021 Ronald Acuña iba a calcinar el césped de la Gran Carpa, como un Atila de La Sabana. Sospechábamos que José Altuve recobraría el sentido y que Salvador Pérez se pondría aperos dorados. De estos hombres poco o nada esperábamos. Y ahí están. Son el sonido del silencio.

Yonathan Daza (Rockies de Colorado)

Este jardinero de los Tiburones de La Guaira permaneció casi una década almacenado en los depósitos de los Rockies de Colorado sin que nadie advirtiera su existencia ni volteara a echarle un vistazo. En 2019 al fin se acordaron de él y le programaron una visita guiada por el Coors Field que se limitó a 97 turnos bajo un calendario de 162 juegos.  

En 2021, a los 27 años de edad, su carrera ha tomado otro cariz.

El otrora jugador subutilizado aparece ahora con mayor frecuencia en las alineaciones que diseña el mánager Bud Black, quien progresivamente ha venido demandando la presencia de este chocador de .300, el único con ese promedio entre reclutas de la Liga Nacional con al menos 200 apariciones en el home durante este hemisferio inicial del certamen. Además, entre los novicios que reúnen el parámetro de las 200 comparecencias al pentágono es sexto en carreras creadas ponderadas (WRC+), con 88. “Ha jugado bien, sin duda”, dijo a la prensa estadounidense el piloto Black. “La velocidad en el bate y la fuerza del swing han mejorado mucho con respecto a años anteriores”. Además, su patrullaje por los bosques es apreciada y ha descollado como centinela central.

Ranger Suárez (Filis de Filadelfia)

Este zurdo caroreño de 25 años de edad, reserva en Venezuela de Cardenales de Lara, fue uno más en el lote de tiradores de los Filis de Filadelfia durante los tres torneos previos. En 2020 solo lanzó cuatro innings y lo sonaron sabroso. Ahora es él quien paladea el éxito como uno de los mejores relevistas de las Grandes Ligas. Sí, así como lo lee.

¿Quiere pruebas? Aquí están.

Suárez se yergue tercero entre los taponeros que menos corredores embasan por inning. Su WHIP es 0.69, solo superado por Kendall Graverman (Marineros de Seattle) y Craig Kimbrel (Cachorros de Chicago). Contra sus dardos tranquilizantes, la respuesta de los artilleros se limita a .130 de promedio, el sexto entre los más bajos concedidos por los apagafuegos del Big Show en 2021. Diestro anestesiólogo es este siniestro. Aparte es tercero en efectividad, con 0.85.

Ante semejante demostración, el mánager de los Filis, Joe Girardi, lo añadió a la lista de opciones para cerrar partidos en su equipo, una misión imposible desde hace varias campañas en la Ciudad del Amor Fraternal. En el caso de Suárez, la combinación de sinker (su plato principal), cambio, recta de cuatro costuras y slider ha resultado ilegible para los maderos contrarios. “La clave es atacar a los bateadores todo el tiempo”, dijo Suárez al portal The Athletic. Es un monticulista dominante sin pedradas a cien millas por hora que desintegren la mascota del catcher. Eso lo vuelve todavía más interesante. Y desconcertante.   

Luis Heibardo García (Astros de Houston)

El lanzador derecho, que en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional es un bien de las Águilas del Zulia, nunca posó para los listados de alumnos aventajados en los pupitres del Big Show. Nada sobre él en Baseball America, nada acerca de él en MLB Pipeline. Cuando más escaló en el ranking interno de los Astros de Houston alcanzó la casilla 13.  Llegó a las mayores en 2020 por la coyuntura de la pandemia, sin demasiadas pretensiones. Un año más tarde, con 24 abriles, el bolivarense anda enseñoreado por el Circo Máximo.

Su recta cortada,  la más efectiva de la Gran Carpa, reduce al enemigo a una mínima expresión: solo le batean para .139 de promedio, el más bajo average contra ese lanzamiento en 2021; y abanican a la brisa 46,1% de las veces que la usa, la tasa más alta para ambas ligas. Es un cutter invisible. Su autor, ya no. Es un pitcheo tirano, que ha hecho de Luis Heibardo García un legítimo aspirante a ser tomado en cuenta para el Novato del Año en la Liga Americana. Esto, claro, si sigue como va.

Apuntalado por la recta cortada, García presenta una convincente efectividad de 3.06 en 85.1 innings, sexta entre las mejores de la Americana para tiradores con al menos ocho decenas de entradas transitadas. Su efectividad ajustada se eleva muy por encima de la media: 143.  Y su WHIP de 1.10 lo ubica entre los nueve de arriba entre lanzadores del Nuevo Circuito con un mínimo de 80 actos.

García no es solo uno de los mejores pitchers novatos de su conferencia; es que está entre los punteros sin distinción de etiquetas.  “Ha estado impresionante todo el año y merece un puesto en el Juego de las Estrellas”, lo ha encomiado nada menos que Carlos Correa, el estelar campocorto de los Astros.   

Y pensar que los siderales lo firmaron para el campo rentado a los 20 años de edad, cuando lucía destinado a vestir santos. Solo le dieron veinte mil dólares para estampar su rúbrica. El bono no hace al pelotero.  

Otros casos

Hay otros  casos interesantes, como el del derecho de los Navegantes del Magallanes y los Medias Blancas de Chicago José Ruiz, quien con 34 innings a cuestas presenta atractivo WHIP de 1.02 y 2.91 de efectividad. Expediente llamativo el de este carabobeño de 26 almanaques, quien firmó un bono millonario con los Padres de San Diego como receptor y subió a las Grandes Ligas escalando la lomita.

También ha sorprendido Martín Pérez, el portugueseño magallanero y de los Medias Rojas de Boston que marca una sobresaliente efectividad de 3.89 y quien en los últimos 19.1 innings solo ha aceptado cuatro carreras limpias, para EFE de 1.86.

Pero no queda duda de que Yonathan Daza, Ranger Suárez y Luis Heibardo García están grabando un demo de Nuestro Insólito Universo y están recorriendo nuestro mundo sorprendente.  

Acerca del autor

Carlos Valmore Rodríguez

Periodista deportivo, especializado en la fuente de beisbol. Graduado en la UCAB en 1999. He trabajado en El Nacional, Líder, Meridiano, Unión Radio, IVC, Beisbolplay.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.