fbpx
Otros deportes

Rubén Limardo ya tiene la vista en París 2024

Limardo-esgrima-tokio
Limardo no gana un combate olímpico desde 2012 / cortesía Rubén Limardo

Rubén Limardo hace días aseguró en un Twitter Spaces que estaría en el próximo ciclo olímpico y tras su eliminación de los Juegos de Tokio, ahora es su meta. “No se me va a acabar el mundo por perder una competencia. Así es el deporte”, comentó tras su participación en la magna cita.

Y es que el campeón olímpico de Londres 2012 llegó a Tokio con la misión de conseguir un éxito similar al de la justa británica. Su rival en primera ronda fue el sorpresivo francés Romain Cannone. Limardo, un hombre que siempre se la juega en el ataque, esta vez replanteo la estrategia y la basó más en defensa, algo que, el mismo reconoce, fue un error.

“La falla fue en la estrategia. En este momento soy más defensivo y no podía descifrarlo al inicio, cuando lo conseguí pude acercarme, pero no fue suficiente. El era muy escurridizo”. El comienzo fue lo que le costó el combate a Rubén Limardo. Un 3-8 en la primera manga determinó que el camino sería un tanto complicado ante un Cannone que uso su baja estatura y su complexión delgada como armas muy letales.

Limardo salió con todo a buscar el combate y llegó a colocarse 10-12, con su casta de campeón, pero no le bastó y cedió al final por un 12-15. Se repitió así la historia de 2016 cuando cayó en primera ronda en la defensa de su corona olímpica.

Al final Cannone fue el campeón olímpico. Eliminó a los grandes favoritos y todo esto tras llegar de carambola al equipo francés, los pioneros de la esgrima mundial.

Limardo y un camino “largo” a París

París 2024 está a la vuelta de la esquina. El camino irónicamente será “largo” para Rubén Limardo aunque corto para la justa en sí. El bolivarense tiene que allanar el camino a sus quintos Juegos Olímpicos y convertirse en el atleta masculino con más justas deportivas de este estilo. Ya el momento pasó y se enfoca en lo que viene.

“Quedan muchas cosas por hacer en la esgrima. Mundiales, Copas del Mundo, clasificar a París 2024. Gracias a todos por el apoyo, así es el deporte y hay que seguir”, esbozó un Limardo que se notaba tranquilo tras su caída. Un semblante distinto al que tuvo durante la eliminación en Rio 2016.

La primera Copa del Mundo de la espada adulta será en el mes de noviembre en la ciudad de Tallin, Estonia. Ese podría ser el punto de partida de Rubén Limardo para comenzar los cimientos de cara a la prueba contrarreloj que tiene de cara a París y volver a los Juegos en individual y quizás con sus hermanos en el torneo por equipo.

Acerca del autor

Rowerth Goncalves

Mi pasión el deporte, mi vida el cine. Periodista y crítico cinemátográfico. Baloncesto, boxeo y olimpismo son mi carta de presentación

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.