fbpx
Columnistas

¿Endulzar saludablemente con edulcorantes?

edulcorantes

La necesidad por dulce es uno de los hábitos más difíciles de manejar cuando empezamos un cambio saludable en nuestras vidas. Cuando exponemos al cuerpo día tras día a este sabor, no solo lo adaptamos al mismo sino que generamos la ansiedad; lo cual podemos notar apenas intentamos desligarnos de él, por esto así como también por la preocupación de reducir las calorías que consumimos en el día para el control de peso es que las personas han iniciado un mayor consumo de edulcorantes no calóricos, sin embargo,  ¿realmente es una forma de endulzar saludablemente?

Cuando hablamos de edulcorantes, debemos recapitular todo desde el inicio, ya que por definición los edulcorantes son todas aquellas sustancias químicas que añadimos a un alimento para sumarle el sabor dulce. Dentro de este gran grupo podemos encontrar los llamados edulcorantes no calóricos, que si bien es cierto han sido una buena solución en el control de peso para aquellos que dependen mucho de este sabor y a su vez, han sido una estrategia para las personas con diabetes que no pueden disfrutar del sabor dulce con tranquilidad, así como para otras condiciones que restringen el uso del azúcar.

Edulcorantes y obesidad Jorge Roig (2015) - Jorge Roig

Los edulcorantes y sus contradicciones

Como muchos otros alimentos, los edulcorantes son una herramienta aprobada para el control glicémico en diabéticos; en el manejo del peso en personas con sobrepeso, obesidad; en personas con historia de caries dentales severa, entre otros. Pero como todo, al pasar los años e ir estudiando este alimento, se descubrió que no pasa tan desapercibido como pensamos. Aunque actualmente existen muchas contradicciones de como el cuerpo responde a estos a nivel metabólico, la recomendación ha sido no exceder en su uso. Ya que sin un consenso o con falta de información, resulta mejor prevenir que correr riesgos, es por ello que la FDA (food and drugs administration) indica limites máximso de consumo por tipo de edulcorante, lo que podemos resumir a no mas de 3 de sobres al día. 

A pesar de que son edulcorantes que no aporten calorías, de igual forma generan la satisfacción del sabor dulce; por lo cual seguimos creando dependencia por el mismo, entonces te invito a pensar ¿qué tan saludable es mantener la dependencia por este? Y es ahí donde entramos en la polémica de que el cuerpo lo sigue percibiendo como una adicción, por así decirlo. De tal forma, que a pesar de que estemos creyendo hábitos nuevos, seguiremos necesitando de este si no controlamos el uso de estos.

Ahora, ¿cual seria la mejor elección si decidimos incluir este tipo de alimento?

Resulta que una de las mejores elecciones son los edulcorantes naturales a base de plantas, muchas veces considerados como de alta intensidad. Con poca cantidad se ve un dulzor mayor que con el uso de la misma azúcar, en este grupo podemos incluir el monk fruit (fruto del monje) o la Stevia, pero atención con la compra de estos, debes verificar que realmente sean el único ingrediente, ya que la combinación con otros puede no ser de tu gusto o en algunas ocasiones tu intestino no te lo agradecerá porque pueden caerte mal. 


Lea también:


Principal error

Un error muy común que rodea el uso de los edulcorantes en los productos comerciales, es pensar que porque cierto alimento contenga un tipo de edulcorante no calórico el alimento pasa a ser saludable y por ende de forma inmediata incrementamos el consumo de este, cosa que, aunque no lo crean pasa muy seguido con los postres saludables, bebidas gasificadas y muchos otros.

En este caso, lo importante es pensar detenidamente y recordar que aun cuando el alimento tenga menor proporción de calorías que la versión original sigue ofreciendo calorías adicionales que debemos cuantificar y evaluar si sinceramente nos contribuye a conseguir nuestro objetivo nutricional, así como en el caso en donde los alimentos no aporten calorías, donde realmente debemos considerar si dicho producto nos ofrece nutrientes de calidad o solo es un producto procesado que no contribuye de ninguna forma a nuestra alimentación. 

En conclusión, no porque un edulcorante no aporte calorías significa que podemos exceder su consumo o incluirlo diariamente. Recuerda que lo importante es aprender a no depender de la sensación de un sabor dulce en el cuerpo y aprender a controlar la ansiedad por este, sin necesidad de ingerir un edulcorante. 

Estos son una ayuda, pero no son la solución mágica, por eso la clave es usarlos con moderación. 

Obtén más información:

https://www.fda.gov/consumers/articulos-en-espanol/que-dulzura-todo-sobre-los-sustitutos-del-azucar

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0120563319302190

Acerca del autor

Sofia Olivares

Soy nutricionista egresado de la UCV, con casi 6 años de experiencia en el fútbol profesional, me apasiona como los alimentos pueden mejorar el rendimiento deportivo, y aunque me encanta trabajar con atletas de alta competencia, me fascina enseñar y formar a los atletas jóvenes. Además, me gusta enseñar sobre los nutrientes y la calidad de los alimentos, y no simplemente sobre contar las calorías que consumimos.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.