fbpx
Columnistas

El colón de la fama del beisbol venezolano

Salón de la fama beisbol venezolano
Salón de la Fama del Beisbol venezolano / Museo Beisbol

El trombo que se formó en la boleta de votación para el Salón de la Fama del Beisbol Venezolano amenaza con causarle un ACV a los electores. Se represaron tantos nombres que el dique de las planillas se fracturó y el listado de aspirantes a la eternidad se anegó. Se puede identificar hasta 16 aspirantes legítimos al templo de Valencia ¡Y solo caben seis opciones en el tarjetón!

Es el colón de la fama del beisbol venezolano.

El retardo procesal del cual han sido víctimas algunos jugadores con pleno merecimiento para subir a los altares está bloqueando el aluvión de nuevos aspirantes. Ahora hay un colosal embotellamiento sin visos de solución.

En la clase correspondiente a 2021 convergen aristócratas como Roberto Zambrano, retirado en 2004, con Bob Abreu, quien se marchó en 2015. Los sufragantes deben elegir un sexteto entre personajes de sangre azul como Zambrano, Abreu, Edgardo Alfonzo, Melvin Mora, Richard Garcés, Magglio Ordóñez, Juan Carlos Pulido, Alexander Ramírez, Luis Raven, Omar Daal, Tom Evans, Carlos Guillén, Johan Santana, Robert Pérez, Ramón Hernández, Ugueth Urbina, Marco Scutaro y Tomás Pérez.

Como verán, la boleta no se da abasto.

En esta entrega de Con Los Ganchos, la idea es compartir con los lectores los escogidos por el columnista para caminar por la nave central de la catedral de Valencia. Advertencia: no hay casillas suficientes para incluir a todos los que merecen entrar. De hecho, no cabe la totalidad de quienes pueden ser considerados, por su hoja de servicio, miembros natos, indiscutibles. De nuevo, una aclaratoria: tomen en cuenta que este ni es el Salón de la Fama de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional ni tampoco el country club de los bigleaguers criollos. Se busca reconocer a los hombres que más han aportado al acervo histórico de este deporte en el país.


Lea también:


Justicia para El Matador

Para hacer justicia, las primeras selecciones irán para los rezagados. Es inexplicable que Richard Garcés, el mejor cerrador que ha tenido la LVBP, siga penando en las planillas. Inadmisible. Garcés salvó 124 partidos en el circuito nacional. Su más inmediato perseguidor, Francisco Buttó, lleva 88. Cuatro veces Cerrador del Año, dos veces Regreso del Año, Pitcher del Año y por añadidura bigleaguer durante diez temporadas, “El Matador” Garcés no debería estar ocupando un óvalo del tarjetón en 2021. Ciertamente este no es el Salón de la Fama de la LVBP, pero no queda duda de que alguien con un currículo de tal blindaje en la liga local merece su poltrona en la posteridad.

Richard Garcés será el nuevo coach de pitcheo de Leones

Ese salón no está Pulido

El Salón de la Fama del Beisbol Venezolano está incompleto sin Juan Carlos Pulido, el pitcher zurdo con más juegos ganados en los archivos de la LVBP. Doce años después de pedir la baja, el caraqueño se mantiene sexto en el ranking vitalicio de triunfos dentro del circuito, con 72.

Los méritos de Pulido trascienden las victorias, hoy tan devaluadas como instrumento de medición para catar la calidad de un monticulista. Entre los tiradores con al menos un millar de innings en el campeonato nacional, Pulido ostenta la cuarta entre las mejores efectividades: 3,15, cifra que solo aventajan Diego Seguí (2.76), Roberto Muñoz (3.04) y Luis Peñalver (3.07). Por cierto, estos tres ya fueron inmortalizados.

Por si no fuera suficiente, Pulido forma parte de la realeza del ponche en la LVBP. Sus 619 abanicados lo sitúan noveno de todos los tiempos y forma parte de una selecta sociedad de serpentineros con una tasa de al menos cinco ajusticiados por cada nueve innings y al menos 900 tramos laborados en el circuito ¿Ven porqué la insistencia en canonizar a Juan Carlos Pulido? No se entiende que todavía sea un ánima del purgatorio.  

Un slugger en el olvido

Luis Raven no se merece continuar como población flotante, sin cupo en el pabellón de los héroes del beisbol venezolano. Casi quince años después de su retiro, el cañonero derecho se ubica sexto en el escalafón de los jonroneros de todas las épocas en la LVBP, con 94 cimbronazos. Cuando lo retiraron (nadie se interesó en sus servicios luego de culminar la zafra 2006-2007), solo Antonio Armas y Robert Pérez habían sacado más pelotas que él. Desde siempre, el beisbol les ha dedicado jaculatorias a los jonroneros, pues ellos le ofrendan al juego su clímax. Bueno, este aporreador en particular puede ufanarse de mantenerse entre los diez primeros en slugging (.431) entre bateadores con al menos dos mil turnos en la liga.  

Del 18 de Luis Raven al 18 de Mario Lissón - LOS ETERNOS RIVALES

En tiempo presente

Saldar la deuda con el pasado nos ha tomado tres de las seis casillas de la boleta. Y ni siquiera las seis alcanzan para homenajear a todos los legítimos aspirantes de la nueva promoción, la cual contiene nombres que deben ingresar al templo sin dilaciones.

Es insoslayable la presencia del mejor pitcher que ha tenido Venezuela en toda su existencia: Johan Santana. Su efectividad ajustada de 136 en las mayores, la más destacada entre los escopeteros nativos en el Big Show, le valió postulantes al Salón de la Fama de Cooperstown. Santana es un doble ganador del premio Cy Young, un ganador de veinte juegos en una temporada, un triplecoronado. Ningún otro lanzador criollo que haya llegado a las mayores puede presumir de estos atributos.   

Con doce temporadas en las mayores, Santana es tercero entre los grandeligas locales en triunfos (139), primero en efectividad entre los que abarcaron al menos mil entradas (3.20) y segundo en ponches (1.988). Para el que le guste el WAR como métrica, Santana tiene el mejor entre sus compatriotas (51,08 contra 50,34 de Félix Hernández). Los enemigos solo le batearon para .228. El cambio de velocidad de Santana hizo época en las Grandes Ligas. Sería un sacrilegio no incluirlo en la planilla.

Como herético sería ignorar a Robert Pérez. Solo Víctor Davalillo puede rebatirle el título de Jugador Más Valioso de todos los tiempos en el beisbol profesional venezolano.

Una pared de récords

El exjardinero guayanés es el santo patrono de los impulsores de la LVBP, con 739 remolques. Nadie ha acumulado más dobles que él (222) ni alcanzado tantas bases (2.039) ni coleccionado tantos extrabases (382). Robert Pérez es segundo en hits (1.372), tercero en anotadas (625), tercero en jonrones (125). Todo esto viene aderezado con un prominente promedio de .282 y 82 robos.  

Robert Pérez "La Pared Negra" ahora luce el eterno 51 de su dorsal

“La Pared Negra” es un acumulador compulsivo de récords en postemporada, al punto de que es el epónimo del premio al Más Valioso de las finales en la LVBP. Ganó cinco Guantes de Oro, dos galardones al mejor jugador de la temporada y otros tantos al Productor del Año. Fue Novato y Regreso del Año. Ganó todos los reconocimientos que puede ambicionar un bateador en este circuito. No votar por él en su primera comparecencia en las boletas sería un acto profano.

Tranquilo, Bobby, tranquilo

Acaso el pelotero venezolano más completo de todos los tiempos, Bob Abreu tiene que entrar de inmediato, y en andas, a la basílica del beisbol venezolano.

El 30-30 y ganador del Guante de Oro en las Grandes Ligas es también el out más difícil de todos los tiempos entre los bigleaguers criollos. Su porcentaje de embasado de .395 en 18 temporadas arriba lo corroboran.

Mas Bob Abreu es mucho más que boletos, disciplina en el plato y viajes frecuentes a las almohadillas.

Solo Miguel Cabrera ha pisado un home de MLB más veces que Bob Abreu con sus 1.453 anotadas; además es cuarto en hits (2.470), segundo en dobles (574), cuarto en triples (59), cuarto en jonrones (288), tercero en empujadas (1.363), tercero en robos (400), quinto en promedio (.291, para un mínimo de seis mil apariciones), cuarto en slugging (.475), segundo en OPS (.870) y segundo en WAR (60,17). Este compendio estadístico está alimentando la opción de Abreu para Cooperstown y lo ayudó a ser un ladrillo en el Muro de la Fama de los Filis de Filadelfia.

Abreu, por añadidura, bateó para .304 de promedio y .467 de slugging en 16 campañas con los Leones del Caracas en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Le sale Salón de la Fama por los cuatro puntos cardinales.

Como le corresponde también a Magglio Ordóñez, Edgardo Alfonzo, Melvin Mora y Ramón Hernández, jugadores que debieron ser escogencias de primera aparición en las boletas. También a Roberto Zambrano. Pero siguen aquí, en el colón de la fama y, en la próxima elección, habrá que hacerles la justicia que no han recibido hasta ahora. Por ahora, la planilla de quien suscribe contendrá a Richard Garcés, Juan Carlos Pulido, Luis Raven, Johan Santana, Bob Abreu y Robert Pérez.

Imagen

  

Acerca del autor

Carlos Valmore Rodríguez

Periodista deportivo, especializado en la fuente de beisbol. Graduado en la UCAB en 1999. He trabajado en El Nacional, Líder, Meridiano, Unión Radio, IVC, Beisbolplay.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.