fbpx
Columnistas

Gracias Miggy, Maracay te aplaude

Miggy Maracay
/ Tigers

Desde hace mucho tiempo que ser de Maracay y seguidor del béisbol o del deporte en general es igual a sentir un orgullo increíble por los nuestros. Y es que ¿cómo no?, cuando contamos con nombres como el de José Altuve, Juan Arango o Deyna Castellanos y por supuesto el grande, Miguel Cabrera.

Miggy, como le dicen en el béisbol norteamericano, caló en los corazones de los aragüeños hace muchos años; cuando siendo apenas un chamo llegó a los Tigres, los de Aragua, a empezar a regalar alegrías, y ser parte fundamental del inicio de la conocida “Dinastía”.

Ver a Miguel en el José Pérez Colmenares de Maracay era un espectáculo, contábamos los días para su debut cada temporada y ni hablar con los Marlins, el de la Pedrera era el rey del Dolphin Stadium sin lugar a dudas.

Hablar con él en esa época era reconocer a primera vista su humildad y sus ganas de hacer las cosas bien. Desde esos tiempos a los de ahora mucho ha cambiado, pero “El muchacho de la película” sigue derrochando humildad, sin contar la emoción que nos ha contagiado con su conteo para llegar a cifras emblemáticas en estos últimos años.

Una anecdota para la historia

Recuerdo siempre que en el Juego de Estrellas de MLB de San Diego en 2016 un periodista de Detroit me preguntó qué tan grande era Cabrera en Venezuela, me quedé pensando y durante mi silencio el mismo periodista me volvió a preguntar “podríamos decir que es el Michael Jordan de su país” y allí supe la respuesta, “por supuesto que sí” dije emocionada.

Y es que las emociones que nos hace sentir el maracayero solo pocos nos las han hecho sentir.

Yulimar Rojas, Daniel Dhers y Antonio Díaz nos hicieron sentir nervios y emoción desde el inicio de Tokio 2020, nunca antes habíamos llegado tan seguros a unos JJOO, esa misma sensación la sentimos a principios de siglo con Miggy y no nos equivocamos, había que ponerle el ojo a ese jovencito que derrochaba talento desde los 15 años y no nos defraudó.

Hoy después de llegar a su cuadrangular 500 sólo puedo darle las gracias a Miguelito, por hacernos vibrar con cada batazo, por recordarnos que lo más importante en esta vida es hacer las cosas con humildad, gracias por trabajar tan duro, porque 19 temporadas y 500 jonrones se dicen fácil, pero, sin lugar a dudas, sin trabajo duro no existe una carrera tan excepcional y vaya que la tuya es una con dirección a Cooperstown.

Acerca del autor

Coquito Santoro

Periodista deportiva. Orgullosamente venezolana y de los atletas que dejan en alto el nombre de nuestro país, razón por la que nació este Triángulo. Amante de conocer el lado humano de los deportistas y aprender de cada una de sus historias. Además, me apasiona hablar de cocina, vida sana y, sí, también de súper héroes #TeamMarvel. Disfruto cuando logro con mis textos motivar a los demás y mi lema siempre es #GoCoquitoGo.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.