fbpx
Beisbol LVBP

Un importado con paso por las mayores suena en Cardenales

Luis Escobar, serpentinero colombiano de 25 años y con brevísima escala en las Grandes Ligas, ha sido contactado por la gerencia de Cardenales de Lara
Luis Escobar / Cortesía MLB.com

El pitcher más efectivo del beisbol veraniego mexicano, un circuito donde los lanzadores son Nazarenos y los montículos Calvarios, escucha un tamunangue a lo lejos. Luis Escobar, serpentinero colombiano de 25 años y con brevísima escala en las Grandes Ligas, ha sido contactado por la gerencia de Cardenales de Lara para que forme parte de su bandada de aves migratorias durante la campaña 2021-2022 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

En las oficinas del estadio Antonio Herrera Gutiérrez admiten el acercamiento, aunque aseguran que las conversaciones están en fase exploratoria.

“Con ninguno se ha concretado nada hasta tanto no tener claro lo de la temporada”, apuntó un directivo de Cardenales, la novena subcampeona del torneo nacional en la edición anterior.

El cartagenero Escobar hizo cumbre en las mayores hace dos años con los Piratas de Pittsburgh, pero no le dio chance de clavar una bandera. Solo permaneció cuatro juegos con los bucaneros y completó 5.2 innings, con efectividad de 7.94. Los corsarios lo echaron por la borda y ahora, cuando defiende los intereses de los Olmecas de Tabasco, se ha vuelto todo un cacique. Comanda la columna de efectividad de la Liga Mexicana de Beisbol con 2.54, es tercero en WHIP (1.17) y la batean para un desnutrido promedio de .204, el average más bajo contra los escopeteros habituales del campeonato.


Lee también:


Ser bigleaguer y dominar desde el morrito en un circuito complaciente con los bateadores y severo con los tiradores deberían ser suficientes atributos para que un elenco de la LVBP se interese en sus servicios. Hay que añadir uno más: conoce la liga. Por aquí pasó Luis Escobar en la función 2018-2019 con las Águilas del Zulia. En 15.1 tramos admitió 4.70 carreras limpias por cada nueve actos. Le costó tirar strikes, pero ya sabe cómo se bate el cobre en Venezuela.  

El aleteo de Cardenales ha sido un estruendo en medio del silencio reinante en la LVBP. En el interregno entre los cursos 2020-2021 y 2021-2022, Lara ha hecho cambios de jugadores, firmado peloteros y cambiado su logo, mientras su estadio es rejuvenecido. También persiguen importados y han admitido pláticas con el artillero derecho estadounidense Nick Torres y su compatriota Jackson Stephens, monticulista diestro. Ellos, al igual que Escobar, fueron a veranear a México.

A Luis Escobar le atribuyen pretendientes en el beisbol asiático. Se menciona Japón como posible destino. Sushi o pepitos guaros. Ese pudiera ser el dilema gastronómico del pitcher neogranadino.

En general, los ocho clubes de la LVBP rastrean el mapamundi del beisbol buscando trotamundos que vengan a este país a jugar pelota.

En Caribes de Anzoátegui asoman que, una vez más, reforzarán su pitcheo con fuerza laboral venida del Caribe. Navegantes del Magallanes ya anunció la renovación con el lanzador Brandon Quintero y siguen pesquisando. El problema es que faltan definiciones básicas, como la cuota de extranjeros, por más que haya propuestas sobre la mesa. Faltan respuestas de las autoridades venezolanas y también de las estadounidenses.

Esas contestaciones tienen a la LVBP en vilo, una LVBP que pretende comenzar a finales de octubre, clasificar a cinco a un round robin del cual saldrán los dos finalistas que se retarán a duelo por el pasaje a la Serie del Caribe.  

Acerca del autor

Carlos Valmore Rodríguez

Periodista deportivo, especializado en la fuente de beisbol. Graduado en la UCAB en 1999. He trabajado en El Nacional, Líder, Meridiano, Unión Radio, IVC, Beisbolplay.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.