fbpx
Beisbol LVBP

La LVBP se mueve y desvela pistas sobre el futuro

LVBP-
La LVBP aspira a empezar a jugar a finales de octubre

Durante la última semana de agosto, en las oficinas de los equipos de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) hubo movimientos. Se escucharon conversaciones, entablaron negociaciones y se concretaron algunas operaciones que invitaron a pensar que la temporada 2021-2022 está cerca de iniciar, aunque todavía con un panorama poco despejado.

Porque el anuncio de los Navegantes del Magallanes que Wilfredo Romero será su mánager y luego el cambio que realizaron con los Cardenales de Lara, dieron pistas sobre el estatus actual de la liga. Especialmente sobre el caso de Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) que sigue sin resolverse.

Que Magallanes se haya decantado por un técnico sin vinculación con Major League Baseball (MLB) y renunciado a la opción de Omar López—favorito de la directiva para el puesto— dio pistas. Sin embargo, cuando enviaron a Cardenales de Lara un lanzador grandeliga a cambio de un relevista sin actualidad en MLB, invitaron a pensar que ese optimismo que había por una posible aprobación de la OFAC se diluyó.

De momento, en la LVBP siguen sin recibir una respuesta del Departamento del Tesoro estadounidense y, aunque Magallanes pensó que iba a estar en la lista de aprobados, se llegó a un punto del calendario en el que no podían esperar más. De momento, el equipo turco solo tomará decisiones deportivas que no dependan del veredicto de la OFAC. Ya sea que entreguen o no el plácet, Wilfredo Romero podrá dirigir y Wilking Rodríguez lanzar desde el bullpen.

No es solo un problema de Tigres y Magallanes

Aunque muchos piensan que los trámites con la OFAC solo atañen a los Navegantes del Magallanes y los Tigres de Aragua, la realidad es otra. La licencia que le dio la institución a los otros equipos vence el 21 de noviembre, por lo que es necesario que la “bendición” sea para la gran mayoría de los conjuntos de la LVBP.

Con la “bendición” del Departameto del Tesoro, se facilitaría el permiso de MLB para los estadios en Venezuela. Además, los conjuntos tendrían la libertad para comenzar a negociar con los peloteros y estructurar sus plantillas. Después de todo, con tantos temas por definir, “no podemos conversar con los jugadores”, porque desconocen cuándo, cómo y dónde se jugará. También desconocen si los peloteros del beisbol organizado estarán hasta noviembre o todo el año.

“Todos estamos esperando alguna respuesta que venga desde los Estados Unidos”, comentó el gerente de un equipo. “El proceso está lento. Mucho más de lo que esperábamos o deseábamos. La realidad es que muchas cosas están paradas por eso: jugadores, estadios y demás”.

El directivo señaló que, por eso, todavía no hay un calendario de la LVBP estructurado en su totalidad. En la liga ven como fundamental que Maracay y Valencia sean partes de las sedes. ¿El problema? En esos dos parques juegan los clubes que no tienen licencia en este momento. El año pasado estuvieron en la rotación de recintos, aunque se requirió de una aprobación de MLB que, en caso de mantenerse la negativa de la OFAC, se tendrá que tramitar nuevamente.

Próximos pasos en la LVBP

Todavía sin una llamada oficial desde los Estados Unidos, en la LVBP piensan que no pueden perder más tiempo. Se espera que durante los próximos días se realice una reunión entre los presidentes de los equipos para empezar a definir la mayor cantidad de detalles posibles.

Todo lo que se pueda concretar y que no dependa de la sentencia de la OFAC se hará. Hay ideas sobre formatos, fechas de inicio y demás, sin embargo, esos tópicos que necesitarán de la respuesta del Departamento del Tesoro.

Y la misión de Giuseppe Palmisano, presidente de la LVBP, es bastante clara: que la OFAC les dé la bendición a los ocho equipos. El mandatario confirmó que el procedimiento debería estar en la parte final y, que los recaudos para que Magallanes y Tigres, fueron entregados desde finales de marzo.

“No se trata de tener las relaciones con funcionarios de OFAC buena o mala”, siguió Palmisano. “Se trata de que los lobistas presenten a los funcionarios adecuados la información correcta y que pueda ser verificada. Es un trabajo de equipo que busca defender el buen funcionamiento de nuestra pelota”.

Lo cierto es que en agosto se realizaron operaciones en la LVBP y de una forma particular mandaron un mensaje. La OFAC sigue sin pronunciarse y el tiempo se acaba.

Acerca del autor

César Sequera

Comunicador Social venezolano, egresado de las Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) en 2013, enfocado en la fuente deportiva. He cubierto las últimas seis temporadas de la LVBP. Atento a las estadísticas, encariñado con el juego y creyente que todo protagonista tiene una historia por contar.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.