fbpx
Columnistas

El béisbol en Portugal le da una mano a los venezolanos

El Loulé Ravens está repleto de venezolanos

Daniel Palma nació en Portugal, pero desde sus primeros días de vida su entorno ha estado ligado muy de cerca con Venezuela. Su padre vivió y trabajó por 14 años en nuestro país y a los 12 años Daniel se topó sin querer con el béisbol en tierras lusitanas.

La pelota, sin duda, se convirtió para Daniel Palma en una pasión y en un estilo de vida. Actualmente, es el presidente y jugador del equipo Loulé Ravens, uno de las principales novenas que disputan la Primera División en Portugal, equipo -que dicho sea de paso- está conformado en un 95% por jugadores de la patria de Simón Bolívar.

El final de su niñez y su adolescencia las vivió entre el estudio y los guantes y pelotas. Aprendió cada día más del pasatiempo de batear y correr en un país y un continente donde cualquier especialidad es solapada abismalmente por el fútbol. Su perseverancia y amor al béisbol lo llevó años después a reflotar la disciplina en su natal Algarbe, al sur del país, e impulsar cambios positivos en el ente federativo nacional, para contribuir con el desarrollo de su pasión a nivel nacional.

Daniel Palma es el artífice del resurgir de la pelota en su localidad.

Apoyo a los criollos

Pero la labor de Daniel Palma va más allá de los deportivo. Mediante la organización de su equipo, le brinda invalorables oportunidades a muchos venezolanos para trabajar en el país de la península ibérica, a la par de jugar pelota. Con una gorra con la bandera de Venezuela y un español matizado con el idioma portugués, Palma se conecta a la videollamada para compartir con los lectores de Triángulo Deportivo su historia y la actualidad del béisbol en su país.

“El traer jugadores de Latinoamérica, además de su calidad, tiene una parte humana, porque se traduce en una oportunidad única para mucha gente. Así como le pasó a mi papá cuando llegó a Venezuela en tiempos de muchos problemas económicos acá en Portugal. Allá le dieron la mano como a muchos extranjeros llegados de Europa. Yo me sentí obligado a hacer algo similar desde acá cuando en Venezuela hay tantas dificultades”, explicó Palma.

Palma es presidente y lanzador de su equipo.

“Mi papá y mamá vivieron 14 años en Caracas. Yo soy portugués, pero casi nací allá. Desde muy pequeño estuve rodeado de muchos amiguitos venezolanos o portugueses que vivieron unos años allá. En el séptimo año del colegio, cuando contaba con 12 años, tenía un buen pana llamado Carlos Hernández, quien practicaba atletismo, y que un día me comentó que su papá era vicepresidente de un equipo de béisbol. Él me preguntó si quería experimentar con ese deporte, el cuál desconocía. Yo fui a ver cómo era eso y me gustó mucho. Había nivel y organización”.

La gran pasión de Daniel Palma

El flechazo de Cupido con el béisbol fue certero y definitivo. “Entre 2003 y 2010 jugué con un equipo de esta ciudad que se llamaba Tigres de Loule. Fuimos campeones siete años seguidos, pero por diversas circunstancia se disolvió y desapareció. Yo tenía 18 años cuando cerró y dejé el béisbol. Pero tiempo después un amigo que jugó muchos años conmigo se mudó a Canadá y regresó de vacaciones en 2018. Recuerdo que días antes de llegar me mandó un mensaje que decía: ´Daniel Prepárate que tú y yo vamos a organizar un equipo de béisbol allá´”, recordó.

“Yo le dije que estaba loco ya que no tenía peloteros, ni contactos con los entes regionales. Así nació la idea de Loulé Ravens, montamos el proyecto y se lo presentamos a la Alcaldía y lo aprobaron. De ahí en adelante comenzamos a reunir a peloteros de la zona y a contactar a otros fuera del país”.  

El oulé Ravens

Ocho equipos en play

El pasado 5 de septiembre se inició la temporada 2021 de la Primera División del Béisbol de Portugal en la cual compiten por el cetro nacional ocho equipos divididos en dos grupos.

Liga Norte:

  • Feirense.
  • Piratas.
  • Highlanders.
  • Rivers.

Liga Sur

  • Ravens.
  • Capitals.
  • White Sharks.
  • Crusaders.

Acá en Portugal hay una Federación organizada y ocho equipos en la Primera División, que es la única que hay por los momentos, con un buen nivel. El equipo Ravens tiene un nivel un poco más alto, ya que desde finales de 2019 logré hacer contacto con varios jugadores de Venezuela, que estaban en Florida (Estados Unidos), así como otros que permanecían en República Dominicana”, detalla Palma de 33 años, quien comparte el fuerte y agotador trabajo directivo-peloteril, dentro y fuera del terreno, con la Apicultura.

“Por el tema de la pandemia, las organizaciones de Grandes Ligas han venido cesanteando desde el año pasado a muchos peloteros y yo decidí abrirles las puertas para que vengan a jugar acá, como una segunda oportunidad, para que puedan reconstruir su vida y ganar su dinero bajo otras condiciones, ya que aquí el béisbol no es profesional. Acá en Portugal hay muchas oportunidades de trabajo en diversas áreas para los jugadores emigrantes que vienen a reforzar la liga”.

“Cada equipo juega dos veces contra sus rivales de grupo. Además, por sorteo, hay algunos juegos de interligas. Se compite los días domingos de este mes de septiembre, generalmente con con una doble jornada el mismo día ante el rival en turno. Los dos mejores equipos de cada grupo se medirán en una una postemporada cruzada al mejor de tres juegos. Los finalistas competirán por el título bajo el mismo formato cerrando el mes de octubre. Además, se jugará otro torneo corto llamado la Tasa de Portugal, como la Copa del Rey en España”.

Importante esfuerzo en Portugal

Pese a que hay registros que indican que el béisbol en Portugal se jugó por primera vez en el lejano año de 1917, en el Campo de Salesias localizado en la capital Lisboa entre los oficiales de la capitanía de navío de Estados Unidos, por décadas la disciplina ha estado marginada del acontecer deportivo de ese país, y en los últimos años había caído en un hueco profundo, en parte por malas políticas federativas. Sin embargo, el parón mundial del Covid-19 propició un cambio en las estructuras gerenciales.

“El béisbol había perdido fuerza en todo el país, en especial con los apoyos de los gobiernos locales, pero al seguir nuestro equipo la cosa cambió para bien. Entramos oficialmente a jugar en 2019, con el equipo completo, patrocinadores, equipamiento, etc. Fue un año de aprendizaje, estuvimos apunto de llegar a la final pero caímos en los últimos juegos por el buen nivel que se estaba disputando. En 2020 estábamos bien preparados, con varios refuerzos importantes, pero lamentablemente llegó la pandemia y todo paró”, explicó Palma,

Revolución saludable

“Sin embargo, en ese periodo de inactividad logramos mejorar a la federación, que prácticamente estaba parada. Yo inicié una revolución ´saludable’ ya que el béisbol estaba muriendo. La anterior presidenta de la Federación ya tenía 18 años en el cargo y se necesitaban nuevos aires para reflotar a la institución. Los demás equipos me apoyaron y logramos que se volviera a contar una Federación organizada, ya está preparada nuevamente para tener el apoyo necesario del gobierno y trabajar por el crecimientos del béisbol en Portugal”, agregó

Poder venezolano en Portugal

La meta de Daniel Palma y sus Loulé Ravens es clara: pasar a la final y ganarla. Ese trofeo les permitiría incursionar por primera vez, en su corto historial, en competencias europea de clubes. Arrancaron con buen pie, lo que alimenta ese objetivo.

“A finales de agosto, tuvimos una muy buena pretemporada con un torneo relámpago. Ganamos dos de tres juegos y quedamos en el primer lugar. El equipo está sólido, con los refuerzos que añadimos, como el venezolano Wilmer Alvarado, quien le da un gran balance al equipo, posee mucha experiencia. Estamos muy concentrado, se ha mejorado muchos aspectos de la ofensiva y la defensa. Tenemos cuatro peloteros profesionales, todos venezolanos: Alvarado, Johnson Rojas, Luis Torres y Anthony Torres”.

Wilmer Alvarado a la cabeza

De los 25 peloteros en el roster de Loulé Ravens hay dos cubanos, tres portugueses y todos los demás son criollos. “Los peloteros, en su mayoría venezolanos, son jugadores que no llegaron a firmar, pero estuvieron muy cerca y tienen mucha experiencia en la pelota, y van a llegar más peloteros en los próximos días. Tenemos un trabuco, los muchachos están bien concentrados y preparados”, agregó Palma de su equipo dirigido por el manager-jugador venezolano Cristian Amaro.

Wilmer Alvarado encabeza al cuartero de refuerzos venezolanos del Loulé Ravens. Firmado en el 2006 al profesional con la organización de los Cardenales de San Luis, el receptor posee una larga experiencia en ligas de países como Colombia, Guatemala y El Salvador. En está último país vivió temporadas de ensueño llevándose un premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional de Béisbol (LNB) y la Triple Corona ofensiva en 2017. En esa ocasión, fue el líder de bateo del circuito del país centroamericano con .437 (71 VB-31 HC), comandó los renglones de cuadrangulares con nueve y carreras impulsadas con 19, para completar la gesta de bateo.

Otro de las piezas con las que cuenta el equipo es Alejandro Rivero, quien tomó notoriedad hace unos meses, luego que el grandeliga Ronald Acuña Jr. le comprará el pasaje aéreo al joven larense de 18 años, quien trabajaba como chichero en Barquisimeto, para procurarse su sustento.

Inicio prometedor

“El equipo empezó con dos victorias en la temporada. Por ahora solo estaré como lanzador (para esta campaña se está jugando con bateador designado), abrí el primer juego y después lo relevó Roger Caliso, quien es el vicepresidente del equipo. Esos dos partidos prácticamente los ganamos por nocaut. Este domingo vamos contra el campeón nacional de 2019, el Fereinse. Estos dos juegos son súper importantes, ya que es ante el mejor equipo del otro grupo y de ganar será un gran paso con rumbo a la semifinal”.

La pelota en Portugal se ha convertido en los últimos tiempos como un destino ideal para muchos jugadores venezolanos con experiencia en el profesional o no. Así como en el Loulé Ravens, en los otros siete conjuntos hay varios compatriotas que no solo han podido mantenerse activos, sino que han logrado enviar dinero a sus familias en Venezuela a través de muchos sacrificios como migrantes.

Acerca del autor

Carlos Jesús Hernández

Soy un periodista venezolano graduado en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela en 1998. Inicié mi carrera en el mundo periodístico en el Diario El Nuevo País, luego pasé a Últimas Noticias, para dar el gran salto al Diario Líder en Deportes, del cual fui fundador y llegué a ser Coordinador de la Sección Béisbol. Desde 2015 resido en San Salvador, donde he trabajado como jefe de comunicaciones de la Federación Salvadoreña de Béisbol, así como de la Liga Nacional de Béisbol de El Salvador, además de colaborar con varios diarios locales y ser columnista de la revista digital Bengoa.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.