fbpx
Beisbol

Wilfredo Romero: mánager magallanero y discípulo de Carlos Subero

Wilfredo Romero
/ Prensa LVBP

Romero, Subero y magallanero hacen rima consonante en el cancionero del nuevo timonero.

Romero es su apellido; Subero, su mentor; magallanero su “gentilicio” en el venezolano beisbol. Romero encabezará al equipo pionero de la pelota profesional de este país beisbolero.  

Wilfredo Romero no es un pasajero cualquiera en la LVBP. Con él son apenas 27 los peloteros que acumularon al menos veinte temporadas de experiencia en el circuito nacional. Sola una fue con Magallanes, por cierto. “Les di mucho palo cuando jugaba”, dice sonriente. “Todo ese tiempo jugando me dejó mucha pasión, entrega y respeto por lo que hacemos. Queremos darle a Magallanes lo que le ha hecho falta en los últimos años”, expone convencido el piloto de los Navegantes para la temporada 2021-2022.

Este martes, 12 de octubre, Wilfredo Romero empezó a recorrer su sendero como estratega en este circuito. Sus vivencias como mandamás las ha acumulado Romero en el extranjero. México ha sido su escuela como dirigente y de allá trae excelentes calificaciones en el fichero. Aún así, admitió sentirse ansioso porque llegara el día de presentarse en el estadio José Bernardo Pérez a conducir su primera práctica como instructor de marineros.       

“Es un reto emocionante dirigir a Magallanes”, afirma sentado en una silla de la tribuna lateral que se extiende por la izquierda del parque de La Michelena. “No es cualquier equipo. Es el de más fanaticada en Venezuela, con una afición que es exigente. No todo el mundo tiene este privilegio”, sostiene mientras se toca el jersey de práctica de la novena. “Sé manejar la presión porque si en algún lugar ponen presión es en México. De todos modos, sentía mucha ansiedad porque llegara el momento de estar acá”.

Wilfredo Romero no es un hombre altanero. Lo primero que hizo al llegar al estadio fue dar las gracias por la oportunidad de estrenarse como mánager en su país. “Hoy no di un mitin”, aclaró. “Espero hacerlo mañana, cuando estarán presentes varios jugadores más”. Se refería al lote encabezado por los zulianos Alberto González, Engelb Vielma, Wilfredo Boscán y Arcenio León, quienes tienen previsto uniformarse este miércoles.

Cuando llega la hora de la autodefinición, Romero es enfático. “Versátil”, dice mientras lo abrasa el valenciano sol, que en breve se batirá en retirada ante el aguacero que acabaría abruptamente con su primer entrenamiento. “Tienes que provocar cosas. No puedes quedarte de brazos cruzados. No todo es computadoras, ni hojas de papel, que son importantes y también las uso. Pero hay que tener instinto”. Es su manifiesto como comandante de terreno.    

Se le pregunta por los posibles titulares del Magallanes y es entonces cuando revela sus coordenadas.  Romero es discípulo de Carlos Subero, mánager campeón del Caribe y quien ahora trabaja en Corea del Sur. “Ese es mi papá en la pelota, mi consejero. Subero fue mi escuela”, revela. “De Subero aprendí que no debo tener miedo de usar lo que tengo a disposición, que no debo limitarme. Que todo hombre de la banca puede ser un titular”.

Claro que tiene la idea general de qué sobra y falta en su Magallanes, el de la 2021-2022. “La fortaleza será el pitcheo”, subraya Romero. Y cuando se le pregunta si Erick Leal, Pitcher del Año la campaña anterior, recibirá la pelota para la jornada inaugural asoma sin comprometerse: “Se ha ganado ese estatus, pero hay que esperar un poco. En todo caso, está preparado para eso”.

Opciones para abrir juegos tendrá varias. Está Leal, sí, pero también el exgrandeliga Wilfredo Boscán, el tirador con experiencia en las mayores Yohander Méndez (quien apareció este martes en el José Bernardo Pérez), Wilkerman García y Luis Ojeda, ambos campeones del mundo en la categoría Sub23. También Gabriel García -quien acumula ceros en México mientras desembarca en Venezuela- y Robert Zárate, el zurdo quien este martes hizo bullpen. “Y podríamos tener otro abridor extranjero”, adiciona Romero el jefe de a bordo.  

“También la receptoría la tenemos cubierta”, desgrana Romero. Y claro, ahí despunta Carlos Pérez, quien tiene previsto sumarse en noviembre, según la gerencia. A Wilfredo Romero le complace la línea central, en la cual despuntan personajes como Cade Gotta, Engelb Vielma y Rayder Ascanio (que ya está practicando con el club). “Es posible que tengamos otro bateador importado, además de Gotta y Leonardo Reginatto, a quienes conozco bien de México. Sería bueno si nos encontramos un bate zurdo”.

Romero no anduvo “pajareando” en su primer día de trabajo. Cada cuanto iba al bullpen a ver las sesiones de los pitchers, a familiarizarse con ellos. “Ese es Iván Andueza”, le refiere Luis Blasini, miembro del tren ejecutivo. “Ese fue el que te dije que aprendió a lanzar el cambio en Italia. Le va a ir bien. Y ese es Jervic Chávez” (contratado luego de ser dejado libre por los Leones del Caracas).

Wilfredo Romero no se cree milagrero. “Magallanes es un compromiso”, insiste. “Es un equipo de historia y sabemos qué es lo que necesitamos para obtener lo que queremos: el campeonato. Para eso necesitamos responsabilidad, entrega, amor por esta camisa”. Wilfredo Romero ya está en el embarcadero y como buen bucanero espera eludir el viento traicionero.   

Acerca del autor

Carlos Valmore Rodríguez

Periodista deportivo, especializado en la fuente de beisbol. Graduado en la UCAB en 1999. He trabajado en El Nacional, Líder, Meridiano, Unión Radio, IVC, Beisbolplay.

Agregar comentario

Click aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.