Jugadores de la NBA recibirán un anillo para casarse con la seguridad

La NBA se prepara para volver, aunque lo que llama la atención es la propuesta de que los jugadores de baloncesto lleven “anillos inteligentes” de cara a prevenir contagios.

El sindicato de jugadores (NBPA) hizo público que se hallaban estableciendo los detalles de la vuelta a la competición de cara a preservar las medidas necesarias para salvaguardar, aunque por ahora sin dar muchos detalles. Pero en The Athletic dicen haberse hecho con una publicación interna que describiría todos los protocolos a seguir en ese reinicio de la temporada y entre ellos está la detección precoz de síntomas mediante este curioso wearable.

El anillo Oura no es ni mucho menos estrictamente nuevo. Orientado a ser un dispositivo de registro de actividades y poder realizar un control del ciclo de sueño, ha tenido una segunda generación y ha sido de elección para personalidades como Larry Page (Google), Will Smith, Steve Chen (Youtube), Kevin Lin (Twitch) o precisamente deportistas como Shaquille O’Neal.

El fundamento tecnológico de este anillo, que logra tener un aspecto muy discreto teniendo en cuenta que es un wearable y no un complemento habitual de joyería. Son dos LEDs infrarrojos que miden el pulso de las arterias del dedo, un acelerómetro, un giroscopio que detecta la dirección e intensidad y un sensor NTC de temperatura, como describe la propia compañía tildándolo en su momento de “tecnología de monitorización de sueño más precisa”.

Lo que llama la atención de la NBA

¿Qué interesa aparentemente de todo esto a la organización de la NBA? Que al medir la temperatura puede resultar de interés para detectar el padecimiento o recuperación del COVID 19. Según matizan ahora en la web de Oura citando a “investigadores de la Universidad Católica de San Francisco”.

Según la información a la que mencionan en The Athletic, el uso de Oura por parte de los miembros de la NBA será opcional. De hecho, hay dos aspectos que llaman la atención de esta recomendación. No es un producto barato, yendo desde los 314 euros hasta los 1.049 euros (con diamantes), y se trata de un registro de datos personales.

Un anillo inteligente que no fue hecho contra el Covid-19

Según GQ, el anillo no se diseñó inicialmente para ayudar a prevenir la enfermedad, pero los datos que recopila podrían ser útiles para detectar los síntomas de COVID-19. Un estudio reciente realizado por el Instituto de Neurociencia Rockefeller de la Universidad de West Virginia sugiere que los números pueden ayudar a dar tres días de advertencia por síntomas relacionados con el coronavirus con una tasa de éxito del 95 por ciento.

«Si podemos proporcionar información sobre las personas asintomáticas que pueden estar propagando el virus y ayudar con la detección temprana con esta tecnología. Puede informar una mejor toma de decisiones, facilitar la seguridad y priorizar quién se somete a pruebas y otras estrategias de contención de la salud», dijo el presidente ejecutivo de la Instituto Dr. Ali Rezai a GQ.

En términos de reanudar la temporada, hay bastantes factores que deben clasificarse desde el punto de vista de la salud. Zach Lowe de ESPN informa que los equipos no tendrán acceso exclusivo a los datos del jugador si un jugador decide usar el anillo. El equipo solo tendría acceso a los datos del anillo si el jugador está en peligro de contraer COVID-19.

Sin duda valdrá la pena controlar la cantidad de jugadores que deciden usar el anillo. Incluso sin los fanáticos que asisten a los juegos, los jugadores y entrenadores que se encuentran muy cerca unos de otros pueden tomar precauciones adicionales. El anillo es sin duda una opción para rastrear la posible propagación del virus en la burbuja de la NBA en Orlando.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba