La pesadilla de los jugadores de la NBA no es el coronavirus

Así como las conmociones cerebrales es el fantasma que acecha a los jugadores del fútbol americano, la NBA también lucha con sus problemas.

Un artículo que publicó ESPN, reveló uno de los principales problemas que afrontan los basquetbolistas durante su carrera. De acuerdo a la información que recopilaron, las dificultades para conciliar el sueño se transformaron en un problema que empezó a generar mucha atención. Tanto, que no solo afectó la vida deportiva, sino la personal.

Algunos jugadores denunciaron que les cuesta mucho dormir durante las temporadas en la NBA. Los continuos viajes y pasar cada noche en un hotel diferente es una gran dificultad. Además, atletas con físicos completamente diferentes al ser humano promedio, es complicado encontrar las facilidades para descansar.

“Dormir bien puede marcar la diferencia entre hacer uno de los mejores partidos de tu carrera o hacer uno horrible”, explicó Hassan Whiteside, interno de los Portland Trail Blazers, al periodista Baxter Holmes. “Es imposible”.

Durante un calendario de la NBA, los equipos realizan 82 encuentros y viajan 80.000 kilómetros en avión. En promedio, tienen juegos en días consecutivos en 13 oportunidades y eso genera un problema en el descanso. No precisamente por el desgaste de un partido, sino por las largas giras y continuos desplazamientos.

NBA, hace oídos sordos al problema

Incluso, algunos jugadores expresan que la privación del sueño se convertirá en algo similar a las conmociones en la NFL. Sin embargo, en la NBA todavía no le tienen la misma atención.

“Es el pequeño y feo secreto que en realidad todo el mundo conoce”. Tobias Harris, alero de los Filadelfia Sixers. “Creo que un par de años la privación de sueño será un problema del que hablaremos igual que se habla de las conmociones cerebrales en la NFL”.

Timothy Royer, especialista en rendimiento deportivo y neuropsicólogo habló de los estragos de la interrupción en el sueño. El médico afirmó en el mismo artículo que los constantes cambios en los turnos de trabajo puede convertirse en algo fatal.

“Creo que no es sólo un obstáculo para el rendimiento de los jugadores. Estamos hablando de algo que provoca lesiones y acorta sus vidas”, finalizó Royer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba