“Me importa una mi***a lo que hizo Jordan”: la última frase hostil de los Bad Boys de Detroit

Los “Bad Boys”, ese grupo agresivo, dominante y exitoso de los Detroit Pistons de finales de los 80’s y principios de los 90’s, sabía muy bien qué hacer con el talento de Michael Jordan. La idea era ser tan hostiles y salvajes como fuese posible, siempre jugando al borde de la legalidad. La meta era que si el legendario 23 de los Chicago Bulls se salvara de la marcación al menos quedara loco, como quien dice. Y tuvieron muchísimo éxito en eso.

Más que heroico, el grupo del entrenador Chuck Daly y de la gran estrella Isiah Thomas era visto como una organización de villanos por el resto de la NBA. En Detroit eran considerados antihéroes. Eran jugadores que sabían cómo defender y también cómo golpear. Se trataba de tipos duros y peligrosos, y ese era la esencia de la Ciudad Motor de los 80’s y 90’s.

Lee también: Ibrahimovic tendrá un nuevo reto en su carrera, cantar en San Remo

Michael Jordan se salvó al final de esos Bad Boys, pero de cierta manera quedó herido para siempre. Todavía admite que sencillamente no los pasa, no le caen bien aquellos tipos, con excepción de Dennis Rodman, que luego unió fuerzas a él. Es lógico. Su Majestad se cansó de recibir duras marcas y, sobre todo, golpes, empujones y los más ponzoñosos insultos en la cancha. Fue vapuleado y vencido tres veces.

La última frase de los Bad Boys contra Michael Jordan

30 años después de que los Chicago Bulls y MJ por fin superaron a los Pistons, y acabaron con la era de uno de equipos más icónicos de la NBA, los enfrentamientos continúan. El exala-pívot Rick Mahorn, quien jugó dos de las tres finales sucesivas de Detroit, y ganó un anillo, le mandó un mensajito a Jordan.

Hace unos días Mahorn, quien es considerado uno de los peores y más rudos de los “Bad Boys”, habló con medios de comunicación en Estados Unidos sobre baloncesto y Michael Jordan. Como era de esperarse, le preguntaron por The Last Dance, el documental de Netflix sobre MJ que salió hace un año. Mahorn dio una respuesta muy del ADN de aquellos Pistons.

“No he visto el documental porque no me importan una mierda lo que hizo Jordan. Nosotros les pateamos el culo y eso es todo lo que me importa”, dijo Mahorn. “Nunca fuimos reconocidos entre los mejores equipos de la liga. Siempre se habla de Celtics, Lakers y Bulls, y se olvidan de dos equipos que ganamos un ‘back to back’, como somos los Pistons y los Rockets. Pero al final estamos recibiendo el reconocimiento y respeto que merecemos”.

Tres victorias para Detroit, una para Chicago

Si bien puede ser que las palabras de Mahorn sean muy agresivas, es cierto que los Bad Boys de Detroit lograron parar a Michael Jordan y sus Bulls, que luego se convirtieron en casi invencibles. Con Chuck Daly detrás de las estrategias, en 1988, los Pistons vencieron a Chicago en las semifinales de la Conferencia Este 4-1. Esa vez llegaron a la final contra Lakers, que se llevaron el triunfo 4-3.

Detroit volvió a superar a Jordan y Chicago en las Finales de Conferencia 1989. Esa vez Isiah Thomas pasó a la final con la serie 4-2 a favor. Los Pistons barrieron a Los Ángeles en la final 4-0. En 1990 MJ y los Bulls volvieron a toparse con Detroit para definir al monarca de la Conferencia Este. Los Pistons volvieron a ganar, esa vez 4-3, y se titularon 4-1 contra los Portland Trail Blazers de Clyde Drexler.

Michael Jordan estaba hasta la coronilla de los Bad Boys de Detroit y sus “Jordan Rules”, estrategias agresivas para que el escolta no tocara la pintura y se convirtiera en amenaza. “Los odiaba”, llegó a decir el 23 en The Last Dance. “Y todavía los sigo odiando”. En las Finales de Conferencia de 1991 Jordan se volvió a topar con los Pistons. La historia fue diferente. Chicago se llegó la victoria 4-0 y luego se coronó contra Los Ángeles Lakers 4-1. La era de los Bad Boys había terminado.

Ese enfrentamiento es legendario, y todavía denota hostilidades de vez en cuando. Aunque él lo ha negado, se cree que la animadversión de Michael contra Isiah Thomas provocó que este último no fuese parte del Dream Team de 1992, a pesar de que ya era considerado uno de los mejores pilotos de la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba