Pau Gasol explicó el motivo por el que Kobe Bryant le apodó Pablo Escobar

La relación entre Kobe Bryant y Pau Gasol es una de las más icónicas en la historia de la NBA. Con personalidades diametralmente opuestas, tuvieron que congeniar para ayudar a los Lakers de Los Ángeles a ganar campeonatos.

Bryant, un competidor feroz, no tenía muchos inconvenientes para ser agresivo en la cancha. Miraba a los ojos al rival y no le tenía miedo a la confrontación. Gasol, por su parte, es más pasivo, conciliador y son pocas las palabras que le dice al rival.

Pero solo era el empaque de un agresor. Dentro del español hay un “asesino” en el tabloncillo, algo que detectó Bryant y que consiguió el apodo perfecto para sacar ese instinto más a menudo: “Pablo Escobar”.

“Soy una persona calmada, pausada. El ‘pacificador’. Entonces, para sacarme un poco esa llama de adentro, me llamaba Pablo, por Pablo Escobar”, dijo Pau Gasol en una entrevista para La Resistencia. “No porque fuera un narcotraficante o tuviese algo que ver con ese mundo, sino por mi instinto asesino, de conquistar, de querer ser uno de los grandes. Para sacar ese instinto y esa fuerza, me comparaba con Pablo Escobar”.

Más allá de la creatividad para seleccionar motes, era solamente una forma que tenía Bryant de mantener a todos enfocados en ganar. Entendía que no todo el mundo contaba con esa fiereza por ser mejor que el rival, por lo que debía encontrar otras modalidades para que sus compañeros elevaran su intensidad en la cancha.

“Quería sacar la chispa de la capacidad competitiva de sus compañeros. Quería sacar la garra de ganador que él tenía en todos. Cuando nos encontrábamos a los Celtics de 2010, que estuviéramos preparados para esa batalla. Él lo entendía como tal y me ayudó a crecer mi nivel en esos días”, cerró sobre Gasol sobre el tema.

Pau Gasol, el gladiador

Kobe Bryant no fue el único que le dio un apodo a Pau Gasol en su exitosa época con los Lakers. Los aficionados, que continuamente llenaron el Staples Center, también bautizaron al pívot de una particular forma.

Debido a su poblada barba y dominio sobre el rival, el español alimentó su imagen de ser un luchador. Como esos del coliseo romano o que se ganan la admiración de las personas en las películas.

“Era El Hispano, por la película ‘Gladiador’. Ponían la música de la película e imágenes mías antes de los partidos y el público me cantaba”, recordó Gasol con una sonrisa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba