Las peleas más sonadas del baloncesto venezolano

Axiers Sucre y José Ascanio protagonizaron el, hasta ahora, momento más lamentable en la Superliga de Baloncesto. El encontronazo que tuvieron en el juego entre Guaiqueríes y Gigantes dista mucho de la deportividad de ambos atletas. Una de las primeras peleas en el nuevo circuito.

Todo comenzó con el golpe propinado por la nuca de parte de Ascanio a la humanidad de Sucre, en la disputa de un balón. Axiers quedó tendido en el piso y la jugada siguió. El de Anzoátegui se levantó y embistió al jugador de Guaiqueríes con tacleo propio de la NFL.

Esta pelea revivió aquellas grescas del baloncesto venezolano que dejaban imágenes dantescas con sillas volando y compañeros de selección en el piso dándose golpes sin parar.

https://www.instagram.com/p/CN8oxGzA4DI/

La pelea entre Ascanio y Sucre culminó con una suspensión para ambos jugadores, una multa para el ala-pívot de Gigantes y la suspensión de tres juegos a la terna arbitral que lideró Roberto Oliveros.


Lee también:


Aún no se ha dado un conato de tangana como los de otrora, pero el momento fue deplorable para el espectáculo y sobre todo porque la transmisión llegó a todos los rincones del mundo.

La pelea en Maracaibo

Una de las imágenes más recordadas de los noventa fue aquella pelea entre Gaiteros del Zulia y Guaiqueríes de Margarita. El Pedro Elías Belisario Aponte de Maracaibo fue el ring de una gresca en la que volaron las sillas, el público se metió y Sam Shepherd molió a golpes en el piso a su compañero de selección Gabriel Estaba.

Marinos y Cocodrilos fue una saga

No solo en la cancha Cocodrilos de Caracas y Marinos de Anzoátegui tuvieron una gran rivalidad deportiva. Las peleas estuvieron a la orden del día, tanto en Puerto La Cruz como en Caracas.

Los equipos más dominantes de la primera década del 2000 dejaron imágenes que no sirven de ejemplo para nadie. Hasta con el público tuvieron careos que casi terminan en desgracia.

El golpe al que no era

Bucaneros y Marinos protagonizaron una gresca en la que llevó golpes hasta el que no estaba en el problema. El pívot Jarrid Famous le propinó un codazo que dejó noqueado a Miguel Marriaga. Acto seguido el propio Famous se encaró con Juan Herrera y le conectó una derecha al rostro.

Había pasado un rato cuando Marriaga golpeó con alevosía a Jordan Hamilton en una clara confusión y siguió la gresca.

Guaros y sus peleas

En el último lustro de la segunda década del 2000, Guaros de Lara fue el equipo más dominante del baloncesto venezolano. Eso llevó a muchas actitudes que no gustaban en los rivales.

Contra Marinos en una final pude palpar desde el pasillo de Luis Ramos de Puerto La Cruz como el NBA Nate Robinson lanzaba una patada voladora, pero la pelea más icónica con Guaros fue ante Trotamundos, cuando en plena final en el Forum de Valencia se desató el apocalipsis y más de uno enloqueció en lo que pudo haber sido una desgracia de grandes proporciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba