Phoenix Suns: un visitante nada grato

Phoenix Suns se ha convertido en una verdadera pesadilla cuando visita a otros equipos en la NBA. El elenco de Arizona que se ubica segundo en la Conferencia del Oeste, es el mejor equipo en la carretera con balance de 13-5.

Es una sorpresa que Phoenix esté en la segunda posición del Oeste, sobre todo como escolta del Utah Jazz, pero lo realmente impresionante es su rendimiento fuera de casa con victorias ante el propio Jazz y Lakers.

Hace algunos años, al menos tres, se hablaba de Phoenix como el equipo del futuro. Con jugadores como Devin Booker y DeAndre Ayton la franquicia del sol soñaba. Ahora con la llegada de Chris Paul parecen haber conseguido equilibrio y hacer realidad las expectativas que se tenía en ellos.

Gran parte del éxito de Phoenix esta temporada pasa por su entrenador, Monty Williams. El exjugador sabe muy bien trabajar con equipos que mezclan mucha juventud y un par de jugadores de experiencia. Ya lo hizo en New Orleans donde tuvo dos temporadas ganadoras de cuatro con un equipo plagado de jóvenes.

Williams ha podido cohesionar a un equipo que había tenido infinidad de problemas en las temporadas pasadas y que no sabía rodear bien a su estrella Devin Booker. Ahora que le ha colocado un buen entorno se ven los resultados inmediatos.

Phoenix vuelve a ser ardiente

Han pasado casi diez años desde la última clasificación de Phoenix Suns a una postemporada. Fue la temporada 2009-2010 y Steve Nash, ahora entrenador de Brooklyn, era el capitán del equipo. En esa ocasión contaba con Amar´e Stoudmire como su principal arma ofensiva.

Aunque el sol realmente ardió a inicio de los noventa. El equipo tenía un líder indiscutible: Charles Barkley. “Sir Charles” llevó al equipo a su única final en la temporada 1992-1993, por supuesto perdieron al encontrarse con Michael Jordan y sus Chicago Bulls.

Llegaron a hilvanar trece temporadas seguidas con un pase a la postemporada, pero el equipo se vino abajo en la segunda década del 2000 y ahora en la tercera con Booker y Ayton como estandartes esperan emular lo hecho por “The Prince of Pizza” y devolver el calor de Phoenix a la final de la NBA.

Parece lejano, pero el trabajo de Phoenix Suns da frutos rápidos y no sería extraño que pelearan el título en el próximo lustro con jugadores que ya se han formado que han contado con buena mentoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba