Tres años exactos del debut de Ronald Acuña Jr. en MLB: ¿Dónde está y a dónde va?

No es un número redondo, ni tampoco se trata de un pelotero que ha alcanzado el rango de leyenda (todavía), pero no hay nada que impida recordar que hace exactamente tres años, Ronald Acuña Jr. debutó en Grandes Ligas. Su caso es particular. A diferencia de otras estrellas de hoy como Mike Trout, Bryce Harper, Vladimir Guerrero Jr., Fernando Tatis Jr., etc, él no impresionó mucho siendo un adolescente.

Sí, viene de una estirpe guerrera de los diamantes. La Sabana tiene algo especial. Es un lugar en el que algunos niños parecen aprender a caminar a la par que toman una pelota de beisbol. Tiene familia grandeliga como Kelvim Escobar, José Escobar, Alcides Escobar, Vicente Campos… Su papá fue un pelotero rendidor en la LVBP.


Lee también: Aníbal Sánchez va por lo que nunca ha podido lograr ningún venezolano en Grandes Ligas


Pero aún así, al momento de firmar con Bravos de Atlanta, no parecía que Ronald Acuña Jr. iba a impactar tanto las Grandes Ligas como lo hace ahora. A medida que se fue desarrollando fue cuando las cosas comenzaron a cambiar. En 2017, con 19 años, entró por primera vez en los ránkings de grandes prospectos, y un año después ya los lideraba. Y eso, aunque usted no lo crea o no le dé importancia, es un salto enorme.

La llegada de Ronald Acuña a Grandes Ligas

Fue tan rápido su ascenso después de ser un adolescente un poco por encima del promedio, que pasó de la Arizona Fall League en 2017 y unos 23 juegos en Triple A en 2018, al equipo grande de Bravos de Atlanta y a ser el Novato del Año de la Liga Nacional. Y después de allí “que alguien lo detenga”, para frasear la frase en modo Máscara de Stanley Ipkiss.

El primer gran día de Ronald Acuña Jr. en Grandes Ligas fue el miércoles 25 de abril de 2018, hace exactamente tres años. Fue colocado de sexto bate, entre Johan Camargo y Dansby Swanson. No se puede decir que fue un debut apoteósico, el clímax de una lucha. Pero sí quedó en la memoria. Dio su primer hit en el cuarto turno de la noche, contra Kevin Shackelford; fue un rodado por el medio del campo.

Han pasado más de 330 juegos desde ese momento. ¿Dónde está Ronald Acuña Jr. en este momento? Pues ningún otro venezolano en el pasado había estado tan bien posicionado y proyectado como el jardinero de Bravos de Atlanta en este momento, en diversos aspectos.

Por ejemplo: los jonrones. Los cuadrangulares son espectaculares y ocupan nuestra atención siempre, por eso es un reglón estadístico favorito y conocido hasta entre los que no son duchos del beisbol. Y tomemos solo los 325 primeros juegos de Ronald Acuña Jr. en Grandes Ligas. Bueno: el sabanero logró 87 vuelacercas en sus 325 primeros encuentros en el máximo nivel, solo es superado en la historia por los 100 de Ryan Howard en la misma muestra de 325, así como por Gary Sánchez (94), Aaron Judge (92) y Bob Horner (91).

Comparado con los grandes de Venezuela

Pero vamos más allá: vamos a mezclar las dos grandes armas ofensivas de Ronald Acuña Jr., algo que casi lo convierte en 40-40 en 2019. El poder y la velocidad son los elementos. Bueno, en los primeros 325 juegos de su carrera, el varguense dio 87 tablazos y estafó 64 almohadillas. Es uno de los tres jugadores en la historia con 60 o más jonrones y al menos 60 bases robadas. Los otros son: Eric Davis (325, 72 cuadrangulares y 140 hurtos) y Darryl Strawberry (64 y 61).

Si se le compara con sus paisanos, Ronald Acuña Jr. tiene un inicio de carrera más explosivo en Grandes Ligas que otras joyas. Miguel Cabrera en sus primeros 325 juegos tenía 61 cuadrangulares, Andrés Galarraga 36, Magglio Ordóñez 48, Bob Abreu 35 y Antonio Armas 32. Y no hablamos de “señores nadie”. Son algunos de los mejores bateadores en la historia de Venezuela en las Mayores.

En esa muestra de los primeros 325 juegos su mayor rival entre los venezolanos es Miguel Cabrera –nada más y nada menos-. Algunos departamentos, como los jonrones, los controla Ronald Acuña Jr., pero en otros gana Miggy. El sabanero tiene más OPS que Cabrera: .931 contra .880, y eso se debe al buen embasado y slugging que logró en la muestra (.376 y .555, contra .363 y .516). Pero Miggy lo aventaja en average (.298 a .287), carreras remolcadas (233 a 206) y cortitamente en hits (364 a 363). Pero solo son guarismos.

Quizás esta nota, de celebración del aniversario de la llegada a Grandes Ligas de Ronald Acuña Jr., se convierta en el futuro en una tradición por la fecha. O quizás no. Quién sabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba