Son 38 años de vida para Miguel Cabrera: ¿En dónde lo queremos ver en el futuro?

Siéntete viejo o vieja con tu edad: Miguel Cabrera es casi un cuarentón.

Tranqui… No hay problema con sentirse así. Puedes verlo como algo privilegiado. Si eres fanático del beisbol, sobre todo del venezolano, quiere decir que has visto toda o casi toda la carrera de Miguel Cabrera tanto en Venezuela como en Grandes Ligas. Y no es nada corta. Parece mentira que hace 22 años el maracayero fue firmado siendo un adolescente de 16 primaveras. Marlins de Florida contrataron a un muchacho que ha desplegado una carrera digna del Salón de la Fama.

¿Dónde queremos ver a Miguel Cabrera cuando la edad lo supere y le llegue el tiempo de retirarse? La respuesta es sencilla e imaginable: dentro de los muros de Cooperstown, al lado de otros que, como él, han dominado las Grandes Ligas como muy pocos. Es allí en donde Venezuela espera tenerlo en unos cuantos calendarios. Y, por todo lo que ha hecho, es muy posible que eso ocurra tan pronto como tenga su primer año en la boleta.

Lee también: 17 de abril de 1956, el día que Luis Aparicio comenzó el camino a la inmortalidad

Miguel Cabrera siempre estuvo rodeado de beisbol. Sus padres conocen el juego y fueron destacados atletas. Él mismo siempre demostró haber nacido para pegarle a una pelota. Un predestinado le dicen. Lo que no logran todos esos predestinados es una trayectoria como la que ha desarrollado el aragüeño.

Lo que ha logrado Miguel Cabrera a su edad

Y no es que en Venezuela no haya jugado. Claro, Miguel Cabrera estuvo en los diamantes de la LVBP antes de los 25 años de edad. Debutó con 16 en la temporada 1999-00 con Tigres de Aragua. Un juego le bastó para dar su primer hit en Venezuela. Con 18 años disputó 52 juegos en la 2001-02, con .294 de average, y una zafra después, con solo 19, ligó para .321 en 38 encuentros con los bengalíes. Luego fue campeón cuatro veces con los Tigres de Buddy Bailey. Destrozó cada instancia de la postemporada en el circuito.

Pero Grandes Ligas es lo que le va a valer a Miguel Cabrera para verlo en Cooperstown con unos cuantos años más en edad. Dos veces Jugador Más Valioso de la Liga Americana, anillo de la Serie Mundial de 2003 con Marlins de Miami y ese jonronazo a Roger Clemens. Siete Bates de Plata. Y cuatro títulos de bateo: 2011, 2012, 2013 y 2015. Esto último es una muestra del dominio que ha tenido en su época, y eso sin mencionar sus .313 de average vitalicio y .930 de OPS (sumatoria de embasado y slugging).

Las tres coronas

Uno de sus grandes conquistas fue la Triple Corona de 2012. Lideró los jonrones (44) de la Liga Americana, las carreras remolcadas (139) y el campeonato de bateo (.330). Fue el primero que lo logró en grandes Ligas desde 1967, cuando lo hizo Carl Yastrzemski. Y es que solo 14 peloteros en la historia han logrado la Triple Corona del bateo en las Mayores, y apenas tres de ellos no están en el Salón de la Fama: Paul Hines (en 1878), Tip O’Neil (1887) y Heinie Zimmerman (1912). De resto son tótems del beisbol como Frank Robinson, Mickey Mantle, Ted Williams, Joe Medwick, Lou Gehrig Jimmie Foxx, Chuck Klein, Rogers Hornsby, Ty Cobb y Nap Lajoie.

Es verdad que cuando la edad ya no lo deje jugar más, queremos ver a Miguel Cabrera en Cooperstown. Pero antes queremos verlo en otro lugar, uno que se le ha complicado por las diversas lesiones que ha sufrido durante cuatro años. Deseamos verlo junto a Hank Aaron, Alex Rodríguez, Albert Pujols, Willie Mays, Rafael Palmeiro y Eddie Murray. Ese es el club de los 500 jonrones y 3.000 hits. Miggy puede ser el séptimo miembro de la cofradía.

Una bonita canción de cumpleaños

La lista de lesionados, y una magulladura leve en el bíceps izquierdo lo han limitado, pero Cabrera está lo suficientemente cerca para soñar, y también lo necesariamente lejos para ser cautos. En este momento suma 488 jonrones y 2.869 imparables. Y ya tiene 38 años. Su contrato con Tigres de Detroit tiene vigencia hasta el final de la Serie Mundial de 2023, cuando ya tenga 40 años. Hay opciones para 2024 y 2025, pero hay que tener prudencia con eso.

Y aunque lo queremos ver en ese club de los 500 cuadrangulares y 3.000 hits, la edad nos dice que Miguel Cabrera no necesita de eso. Si todo sale bien hasta su retiro y en los cinco años que tendrá que esperar para entrar a las boletas, tiene su puesto en el Olimpo asegurado. Saberse inmortal de alguna manera, debe sazonar bien las canciones de cumpleaños, ¿no?

65 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba