Barry Bonds y su club solitario de jonroneros estafadores

Barry Bonds es conocido por su prestigioso poder que lo convirtió en el Rey del jonrón. Sin embargo, Bonds no era un “perro” de un solo truco y proporcionaba valor en muchas otras áreas. Una de esas áreas fue su habilidad de correr las bases que lo colocó en su propia compañía de élite.

Contra el rival de la división, Los Ángeles Dodgers, el 23 de junio de 2003, Bonds robó su base número 500, lo que lo convirtió en el único miembro del club de 500 jonrones / 500 bases robadas. Tal como está, Bonds sigue siendo el único miembro de ese club y puede muy bien ser el único miembro que haya estado en ese solitario club.

No todo era poder

Al mirar hacia atrás en este hito, es increíble pensar que podría decirse que el mejor bateador de todos los tiempos también fue un corredor de base prolífico. De hecho, la combinación de potencia / velocidad de Bonds no tiene comparación con ningún otro jugador y la brecha entre los siguientes concursantes más cercanos es bastante grande.

Entre los 27 jugadores en el club de 500 jonrones, las 514 bases robadas de Bonds son 176 más que el siguiente jugador más cercano: el padrino de Bonds y la leyenda de los Gigantes Willie Mays (338). Entre los 39 miembros del club base robado 500, nadie se acerca a la potencia de Bonds (Rickey Henderson con 297 jonrones).

Es que la carrera de Barry Bonds tiene muchas formas de enfocarlas. Entre 1990 y 1998 estafó 328 almohadillas. Solo ese periodo le bastó para conseguir una gran cantidad de bases robadas. Para los siguientes cursos fue decayendo las bases robadas por temporada y en cambio, los jonrones eran más recurrentes.

Como era de esperar, Bonds acumuló un montón de 20/20 (Cuadrangulares / base robadas), logrando la hazaña diez veces, que está empatado en la mayor cantidad de todos los tiempos. ¿El otro jugador para lograr esta hazaña? El padre de Barry, Bobby Bonds. Tanto Barry como Bobby también son jugadores que alcanzaron la marca de 30/30 en cinco temporadas diferentes.

Barry Bonds será recordado para siempre como el hombre que bateó jonrones dantescos, pero también proporcionó toneladas de valor en otros lugares, es decir, su fantástica manera de correr las bases. Era realmente un talento único en su tipo que cautivó a los fanáticos con su notable poder y su velocidad vertiginosa.

Botón volver arriba