El bullpen de Leones crece como su melena

Una de las mejores cosas que ha mostrado el conjunto de los Leones del Caracas, además de las victorias, ha sido el pitcheo. Los abridores han lucido sin titubeos, pero en el bullpen está la verdadera razón de sus conquistas.

Carlos Quevedo mostró un gran repertorio en el día inaugural. Aunque duró cuatro entradas y el cansancio fue la principal razón de su salida, se vio muy sobresaliente. Luego, en el segundo cotejo de temporada, el importado Eduard Reyes se lució con joya de cuatro imparables y una carrera permitida en cinco tramos lanzados. Alvis Herrera trató con cautela a Caribes, pero no fue el derrotado de ese compromiso. Ahora, en el cuarto encuentro de la campaña, Víctor Gárate colocó a Aliangel López al frente y, este respondió con categoría.

“Nos dio más de lo que esperábamos”, aseguró el mánager de los melenudos al final del encuentro del martes.

Aliangel López / Alejandro van Schermbeek

El zurdo trabajó cinco tramos, en los que pintó de blanco a los orientales. Pero el verdadero plus del pitcheo capitalino emerge desde el bullpen. Daniel Hurtado y Yoimer Camacho ya han resuelto los problemas del curso.

Loiger Padrón, quien ingresó el día martes al roster melenudo, llegó listo sin tener que entrenar con la manada capitalina.

“Las gracias a Dios que llegué tranquilo y sano. La clave fue trabajar en México. Gracias a eso hice mucho entrenamiento para llegar ready y allí están los resultados en el juego de hoy (martes)”, relató el derecho.


Tal vez te interese:


Padrón se ha caracterizado por ser uno de los mejores relevistas de los Leones, en las últimas campañas. En la zafra 2017/18 fue elegido el setup del año, cuando el mánager dese momento, Mike Rojas, lo utilizó en casi todas las ocasiones, que lo ameritaba.

“Me mantuve entrenando y jugando en México. Salieron muchos juegos que me ayudaron a tener situaciones parecidas a las que he tenido con Leones, por eso me mantuve listo a pesar de la pandemia”, explicó el serpentinero de 29 años de edad.

Loiger Padrón / Alejandro van Schermbeek

La joya recién descubierta para Leones

El conjunto capitalino cuenta con el segundo porcentaje de carreras limpias admitidas (2.55) más bajo del campeonato. Solo Caribes se muestra por encima con su minúsculo 1.74 de efectividad colectiva. Sin embargo, cuando se separan los abridores a los relevistas, se consigue que el bullpen mantiene una efectividad de 2.08, todo gracias a esos brazos conocidos en la LVBP y uno no tan visto por muchos en el pasado.

Luis Amaya es el relevista que más innings ha consumido en el bullpen caraquista. El nativo de Punto Fijo, cuenta con 4.2 tramos cubiertos en tres compromisos, en los que ha aceptado apenas dos incogibles, cinco ponches recetados y hasta su primer salvado en su novel carrera.

“La confianza en Amaya está, pues lo ha demostrado en los dos últimos juegos. No contábamos con (José) Torres, así que Amaya hizo su trabajo nuevamente”, reconoció Gárate.

El zurdo de 22 primaveras cumplidas es un diamante en bruto, pero como todo joven, le toca salir a relucir, para destacar.

“No lo tenía pensado desde pretemporada, se ha venido ganando la confianza”, aseveró el piloto melenudo.

Luis Amaya / Alejandro van Schermbeek

El gran logro conseguido este martes podría ser el salvamento y asegurar la complicada conquista ante un equipo tan fuerte como Caribes. Sin embargo, Amaya consiguió ponchar a Willians Astudillo, quien conocido en el mundo del béisbol, como un bateado difícil de ponchar.

Astudillo tiene ese don de no dejarse ponchar en la mayoría de sus presentaciones en el plato, pero el joven Amaya puede darse el gusto de que entró en ese pequeño grupo, de serpentineros que han conseguido hacer abanicar a “La Tortuga”.

“En su primer año de temporada ha hecho grandes cosas y sus lanzamientos están allí. Él mismo se ha ganado su puesto”, sentenció Gárate sobre el ponche de Luis Amaya ante Astudillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba